Secciones
Gran hermano

"No se animaron a probar los dientes": conflictos, nuevas estrategias y el desquicio de Frodo en GH

La Tora abandonó la casa con el 65,38% de los votos y Alfa se salvó con el 4,45%.

De los 13 integrantes que quedan en la casa de Gran Hermano, Nacho Castañares podría ser interpretado como un sobreviviente, ya que integró desde el día uno el grupo de "los monitos" y aún sigue en pie, con el resto de sus compañeros de armas caídos. Aunque también se lo puede analizar en otro tipo de figura, la del ángel exterminador.

Semana a semana, el rubio estuvo muy cerca de todos y cada uno de los anteriores participantes que abandonaron la edición 2022 del reality show. Con Tomás Holder primero, con quien realizaron las primeras estrategias de juego. Luego con Martina Stewart Usher, con quien hasta lo vinculaban afectivamente. Más tarde con Mora Jabornisky, y luego con el llanto a mares cuando la figura paterna de su grupo, Juan Reverdito, tuvo que abandonar el programa. No sólo no hubo excepción con Lucila Belén "la Tora" Villar, sino que con ella estuvo a los besos durante la semana previa a su salida ayer con el 65,38 por ciento de los votos.

Sin dudas, la mala suerte que transmite a sus compañeros a la hora de la placa de nominaciones no es con la que cuenta en lo personal, de acuerdo a las experiencias que tuvo en placa, donde nunca tuvo muchos votos negativos encima. Cinco participantes que se fueron de la casa más famosa del país y los cinco eran muy cercanos a él. En términos competitivos su amistad es de lo más eficiente.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Habrá que ver de acuerdo a cómo se den los resultados de la placa de nominación del próximo miércoles, si se puede utilizar "el índice Nacho", que implica adelantar la próxima salida de acuerdo a la cercanía de los nominados con el rubio.

Y la verdad es que la casa no está para especulaciones, luego de que las últimas internas despertaran la bestia interior en quienes, a la sombra de "los monitos", no mostraban su lado más oscuro al resto de los contrincantes. Pero mientras más se van "los malos" y más quedan "los buenos", se puede discernir que ni muy-muy ni tan-tan, ya que quienes parecían paladines de la justicia hoy ya mostraron la hilacha.

La santafesina Juliana Díaz salió de placa con el 34.62%. Ciertamente no fue un número tan abultado respecto a lo que se percibía en el hate hacia la Tora en las redes sociales. Y es que la Juliana de los últimos días, la que peleó con todas y acusó de mala madre a la diputada Romina Uhrig, generó rispideces que le hicieron perder su volúmen tanto dentro como fuera de la casa, donde nunca fue una de las favoritas, pero con la experiencia de los últimos días comenzó a ganarse el repudio de los anónimos de la Internet.

Otra de las que tendrá una semana complicada es María Laura "la Cata" Álvarez, quien fue salvada por los líderes Nacho y Alexis "el Conejo" Quiroga en la última placa, pero que tiene todas las fichas puestas de acuerdo a lo vivido por los hermanitos en el último tiempo y por tener el antecedente de haber sido nominada, algo que siempre miran quienes quieren mantenerse con los pies dentro del programa.

Párrafo aparte se merece Walter "Alfa" Santiago, el mayor de la casa que parece haber pasado con fuerza la prueba del olvido, luego de que su inaceptable chiste contra la correntina Coti Romero generara un torbellino de críticas y reclamos en su contra, al punto de ser utilizado por sus compañeros para facilitar su salida. Que sólo haya recibido un 4,45 por ciento de los votos pidiendo su salida confirma dos cosas: que la memoria de ciertos hechos dura como máximo una semana y media, y que placa a placa el sexagenario suma apoyos.

La continuidad pacífica de la casa es bastante incierta por las nuevas modificaciones en las actitudes de los participantes, fundamentalmente Coti y Daniela Celis, quienes ya salieron a jugar con sus intrigas y "lleva y trae" y están cosechando bastantes éxitos luego de hacer estallar a Díaz y, en parte, a la despedida Tora.

Quien parece estar cayendo en la misma maldición que sus rivales es Agustín Guardis, alias Frodo, alias "el León". Es que este último apodo que adoptó en sus momentos más psicóticos frente a la pantalla, cuando le habla a sus seguidores y les promete nuevos conflictos en la casa, si bien todavía no significa nada explícito, puede llegar a ser su sentencia de muerte. Es que lo que mejor venían manejando Guardis era su comprensión de que ciertas actitudes no caían bien en el afuera, lo que le daba seguridad a la hora de pensar sus estrategias.

Pero, al igual que el Anillo Único que lleva su personaje homónimo en El Señor de los Anillos, el poder de sentirse favorito lo está corrompiendo. En las redes sociales se puede ver cómo ya se leen a los primeros usuarios que lo critican por su cambio de actitud, calificándolo de soberbio o expresando que les genera cringe (antes conocido como vergüenza ajena) que se autodenomine como "el León".

"Mañana empieza una nueva semana, así que hay un nuevo informe semanal. Prepárense, para todos los leones, las leonas que están esperando", anunció, en vivo pero en silencio, a las cámaras de Gran Hermano.

Habrá que ver cuánto perdió con los últimos cambios en su actitud de cara al supremo, el público que domingo a domingo elige quién se queda y quién se va del programa. Mientras tanto, con los elementos que otorgaron las últimas placas, se puede asegurar que la actitud resta más de lo que suma. Aunque todavía no debería ser preocupante, ya que el ángel exterminador Nachito todavía no le anda cerca. Por ahora.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!