Secciones
Bromas

Remeras mojadas en GH: los hermanitos empaparon a Antonella en su cama

Los juegos con agua son los favoritos de los participantes de esta edición de Gran Hermano, y si además tienen un balde en mano mucho mejor. En esta oportunidad, y otra vez, se armó la batalla a baldazo limpio y quien recibió la peor parte fue una de las nuevas integrantes de la casa: Antonella Roseti.


Momento en el que Patricio ingresó a la fuerza en la habitación. 

En primer lugar, Luifa y Mauricio discutían sí volver a caer en la broma del agua o recapacitar ante las sanciones que impartió Gran Hermano en la gala del miércoles. “12.500 me deben, me debes diez vos y dos Luifa”, les recriminó Matías P. a los hermanitos. “Que te voy a deber yo a vos, si a mí casi me descuentan por mear en la ducha”, ironizó el cordobés.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
La lucha de los hermanitos por no ser mojados. 

Sin embargo, a quien no le importó los duros castigos que repartió Gran Hermano fue a Patricio, quien entró a la fuerza en la habitación donde se encontraban los participantes e intentó mojarlos. Pese a esto, y a causa del forcejeo, la única perjudicada fue Antonella.

La nueva hermanita vio como el agua caía sobre su cama, la ropa y las distintas cosas que se encontraban en su armario. “Mi cama, la con... de la lora. No, hijo de p…”, gritó la sensual morocha mientras observaba de manera impotente como le mojaban sus pertenencias.

Patricio con el balde lleno a punto de mojar la cama de Antonella. 

Mientras que Antonella se quejaba por lo sucedido, el resto de los hermanitos en la habitación quisieron impulsar una eventual venganza que ella se negó a hacer, o a medias: “Mañana les voy a dar un mate con sal”, aseguró sin querer participar en la guerra de agua.

Antecedentes de las batallas con agua

La guerra del balde les ha traído infinidad de problemas a los hermanitos. La primera vez terminó en la expulsión de Lucas Tisera, quien desató su furia luego de recibir un baldazo de agua mientras dormía. El ex de Lizy Tagliani insultó a todos sus compañeros, o a casi todos, rompió un vidrio y golpeó un cuadro.

El pasado lunes a la madrugada, un grupo decidió comenzar nuevamente con la batalla de baldes. Esto provocó una dura sanción por parte de Gran Hermano, que consistió en la quita del 25% del premio para el ganador.

Parece que los chicos no aprenden y otra vez volvieron a caer en la típica batalla de agua, aunque en esta oportunidad la única perjudicada fue Antonella. ¿Habrá nuevamente una sanción para los hermanitos?

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!