Secciones
Gran hermano

Sexo a la vista de todos, desprecio y manipulación: la transformación de Thiago en Gran Hermano

¿Cambió su juego o cambió él? 

Los días pasan en el reality show de Gran Hermano y el próximo domingo se define quién se va entre Agustín Guardis, Nacho Castañares, María Laura "Cata" Álvarez y Juliana Díaz, luego de que ayer Thiago Agustín Medina salve a Romina Uhrig de la placa de nominación, por haberse ganado el lugar de líder en la prueba de la semana.

Eso significa que, más allá de la decisión del público, a partir del lunes quedarán 12 participantes en la casa más famosa del país, dos tercios de los 18 jugadores originales. Y si bien está la teoría de que se están yendo los participantes más conflictivos del programa, es un hecho que los problemas no paran en la convivencia entre los hermanitos, lo que estimula que surjan nuevos poderes grupales e individuales.

Y que haya más espacio y menos nombres en disputa por los 15 millones de pesos y una casa, permite comenzar a identificar más fácilmente a los posibles ganadores. Una apuesta nada fácil, pero bastante identificable a partir de la lectura que se lee de los fanáticos y fanáticas en las redes sociales.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Esto fue así desde el principio, cuando todos creían que Thiago iba a ser el ganador por su historia personal de pobreza, sacrificio y humildad, una concepción que se fue desarmando debate a debate, donde los panelistas de Telefe aclaraban que con eso sólo no alcanzaba. Y si bien fue cierto, su postura de buena persona le permitió no sumar odios entre sus competidores, algo que ninguno de sus rivales puede decir después de más de un mes de convivencia.

En esta última semana, el joven cartonero comenzó a cosechar su buena predisposición con los demás y a mejorar su posición. Además, cuando ganó la prueba de liderazgo se encontró con la felicidad de sus pares y nadie de los que tuvo que dejar en la placa, pero que tiene buena relación, quedó resentido -al menos evidentemente-.

Al mismo tiempo, su relación con Daniela Celis pasó de lo potencial, de los mimos y el histeriqueo, a besarse como adolescentes y a concretar a la vista de todos en el cuarto de los hombres. Pero, ¿es esto el plus que le faltaba para colocarse como posible ganador o sólo sigue siendo una historia de origen fuerte?

Lo que también es un hecho es que Thiago debe convivir con la subestimación de sus compañeros y compañeras, quienes muchas veces muestran posiciones de condescendencia con él por haberse criado en un barrio popular y pobre, algo que se traslada en el juego cuando creen que por su condición no podrá elaborar estrategias más refinadas y complicadas.

Este análisis erróneo fue el que pagó ayer Agustín, quien creyó que por la buena relación docente que mantiene con el joven, a quien hasta le enseña a leer, iba a ser salvado por él. Pero toda esa relación como muchas otras de los demás jugadores con él, fueron basadas en la concepción de creerse superiores y desestimarlo como jugador.

En cambio, la salvada de Thiago a Romina tiene una explicación que pudieron ver todos los televidentes del programa durante la primera semana: fue la única que le habló como un par en el sentido social, que no lo subestimó por ser pobre y que le ayudó a que abra los ojos para estar atento de quienes querían aprovecharse de él. Que a más de un mes de esa situación, el chico de La Matanza recuerde esa actitud y la elija, demuestra que no es una persona fácil de manipular como muchos y muchas creen.

Párrafo aparte merece su relación con Daniela y ese amorío que se desató entre ambos. Si bien allí también se ve la subestimación de sus pares, quienes expresan en secreto que ella lo usa y que él es muy ingenuo, la realidad de las cámaras viene exponiendo otra cosa. Primero durante la charla que la mujer tuvo con el cordobés Maxi Giudici, cuando le confesó que lo que temía era que él juegue con ella y no al revés como todos a sus espaldas suponían, y segundo en el lenguaje físico que muestra cuando está cerca de él.

Hay cosas que no se pueden disimular ni actuar demasiado tiempo. Es un hecho comprobable que ella se enganchó. El episodio sexual que registró Telefe y que los mostró tapados y en acción también es un ejemplo de esta fogosidad de los hermanitos.

El nuevo escenario de liderazgo semanal, su historia con Daniela y su posición de querido por los demás, de cara a que sólo le quedarán 11 rivales a partir del lunes, es probable que le hayan aportado como personaje mucho de los condimentos que le faltaban en las primeras semanas. Aunque esto es algo que se verá con el correr del tiempo

Y si bien puede ser que la "jugada inteligente" hubiera sido salvar a Juliana para que se vaya alguien más competitivo que ella, este nuevo Thiago que se impone otra vez como posible candidato a ganar Gran Hermano, ya demostró que todo lo que consiguió fue porque juega con el cerebro, pero elige con el corazón. Algo que sirve -y mucho- en esta edición del reality.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!