Secciones
Más pinas que las gallutas

4 tips para no desesperar si descubrís que la tiene chiquita

Ya pasaron a segunda base, es decir, ya te invitó a comer por segunda (o tercera vez). Está cerca el momento de sacarse la ropa. Puede pasar cualquier cosa, entre ellas que se baje los pantalones y... ¡Oh, no! ¡Traigan una lupa! ¡No lo ves! Si sos de las que pensás que el tamaño no importa y que hay hombres que con un pene chiquito pueden hacer maravillas del espacio exterior, esta nota es para vos. Primero que nada, obviamente, no estalles en una carcajada ruidosa. Por que así no lográs nada. Después, seguí leyendo.


Digámoslo como es: cuando llega el momento de quitarse la ropa por primera vez un pene chiquito no pasa desapercibido por ninguna. Según datos científicos, en erección mide en promedio unos 13, 5 cm. Y se estipula que si mide menos de 6 cm, es... micro. Mínimo, chiquito. bebé. No vas a andar con una regla, pero más o menos podés darte cuenta. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
¿Dónde ta? ¡Acá taaa!

Los hombres que son dueños de un micropene se comportan más o menos igual, casi siempre: son engatusadores, cariñosos por demás y se pasan el día hablando de cuando llegue el momento. Son gauchitos en el trato, porque saben que tienen que remontarla de mil maneras que no sea la sexual.   

Hacen durar las preliminares una eternidad, y cuando ya querés ya bajarle el cierre del pantalón, te juega, te saca la mano, te dice que disfrutes. Hasta acá, un romántico... ¿O un micropene se acerca? supongamos que es el caso, y que el señor en cuestión realmente te sigue gustando y queres que el tamaño no te importe, te dejamos estos tips para que no se sienta una cucaracha deforme y pueda complacerte. Prestá atención:

Este gesto, mejor no.

#1 No le digas que es grande:

No seas mala. Los hombres saben si lo tienen chico y a muchos les conflictúa menos de lo que imaginamos, así que no le mientas para que se sienta bien. Mejor hablale de que se siente lindo, y lo mucho que te gusta, si te gusta.

A veces pasa...

#2  No le pongas sobrenombres:

Ni le digas que es "lindo", "cute" como si fuera una tacita miniatura. Que él sepa que lo tiene más chico que el promedio no significa que le guste que se lo estén recordando, y menos poniéndole un sobrenombre como “mi cosita” o “el minimi”. Ubicate.

¡Vamos! No todo pasa por el tamaño.

#3  No hagas chistes al respecto, por más que te parezca simpático:

Tampoco vale usarlo de pretexto para reírte. Y si están en una reunión y alguien hace un chiste sobre esto, no trates de abrazarlo para hacerlo sentir bien. Él está acostumbrado a vivir rodeado de hombres y se sabe todos los chistes sobre el tema, ya bastante tiene con el vestuario del club. 

No seas mala, nena.

#4  No lo uses como pretexto para una pelea:

No concentres la atención en el hecho de que es chiquito. Es un hecho y ya está. No puede cambiarlo, así que ni modo. Mejor concentrate en sacar el mejor partido del asunto, si lo aceptatse como es, no te queda otro remedio.

Así no vas a lograr tu propósito placentero.

Conclusión: La mayoría de las mujeres coinciden en que en el término medio está la virtud. Entre micros y macros, en general las preferencia apunta a que haya muy buena química. Y mucha creatividad, claro.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!