Secciones
A 80 años de la terrorífica noche que dio inicio oficial al Holocausto nazi
Mundo Historia

A 80 años de la terrorífica noche que dio inicio oficial al Holocausto nazi

La Noche de los Cristales Rotos, cuando comercios y sinagogas fueron destrozados, fue el punto de partida de la progresiva exterminación de ese pueblo. 

80 años atrás, la acción desesperada de un adolescente terminó desatando la excusa perfecta para que el régimen de Adolf Hitler diera el primer gran paso en su escalada de odio contra el pueblo judío en Alemania. 


Un comercio vandalizado luego de la Noche de los Cristales Rotos.

En noviembre de 1938, Herschel Grynszpan, un judío polaco de 17 años residente en París, le disparó a Ernst vom Rath, un diplomático adjunto de la embajada alemana en París.

El aparente motivo del joven fue la frustración por el destino de sus padres, varados en su intento de huir de Polonia. Sin embargo, ese ataque le cayó a Hitler -ya canciller y jefe supremo del Ejército- como anillo al dedo para armar una teoría a medida asegurando que el atentado estaba motivado por una gran conspiración judía contra Alemania.

Destrucción programada

Sólo dos días después del asesinato de Vom Rath, el todopoderoso ministro de propaganda nazi Joseph Goebbels ofreció un violento discurso antisemita en una reunión del partido en Munich.

Casi inmediatamente después de la alocución, las SA (tropas de asalto del régimen) encararon una acción sistemática de tal brutalidad que quedará para siempre en la memoria mundial, bautizada como La Noche de los Cristales Rotos.

Así, desde las últimas horas de la tarde del 9 de noviembre hasta la mañana del 10, comercios, hogares y templos judíos fueron destruidos y saqueados. Más de 400 de judíos murieron y miles fueron detenidos y enviados a campos de concentración.

alt title noche de los cristales rotos
Casi todas las sinagogas de Alemania fueron destruidas.

En la ciudad de Düsseldorf, un testigo relató que los judíos fueron "sacados y arrastrados de sus camas en pijamas y camisones de dormir" y obligados "a caminar descalzos sobre los cristales rotos".

En total, quedaron devastadas alrededor de 1.570 sinagogas (prácticamente todas las que había en Alemania), más de 7.000 comercios y 29 almacenes.

Vedados de solicitar pólizas de seguro, los judíos fueron forzados en una decisión cruelmente cínica a pagar una multa de mil millones de marcos por los daños producidos. 

alt title noche de los cristales rotos
Los judíos fueron obligados a pagar los daños.

La violencia de esas horas de terror no se cerró, obviamente, sobre sí mismas: significaron el punto de partida de la persecución abierta y total contra el pueblo judío y del exterminio de seis millones de personas durante el Holocausto. 

Comentarios