Secciones
La
Mundo

La "explicación" de Facebook después de transmitir la masacre en Nueva Zelanda

La red social le permitió al terrorista Brenton Tarrant compartir en tiempo real el atentado en la mezquita Al Noor.

La

La "explicación" de Facebook después de transmitir la masacre en Nueva Zelanda

La masacre en la mezquita Al Noor, en Nueva Zelanda, que dejó varias decenas de muertos, fue emitida en vivo por Facebook Live -que luego eliminó el envío- mediante una cámara GoPro por uno de los atacantes, que colocó el artefacto adosado a su frente.


La secuencia de 17 minutos que se reprodujo profusamente en otras redes sociales, como Instagram, comienza cuando el agresor, identificado como Brenton Tarrant, abre el baúl de un auto de color blanco y extrae fusiles automáticos, pistolas y cargadores.

El  atacantes de Christchurch.

Las armas tenían inscriptas los nombres de antiguos asesinos en masa y ciudades donde esas masacres habían ocurrido y el casco del asesino tenía la inscripción "Comencemos esta fiesta". Tras tomar las armas y mientras escucha música del estilo militar, el hombre caminó hacia la puerta principal del templo e inició la masacre inspirada en el racismo y odio religioso.

Por la posición de la cámara, las imágenes son similares a las de los videojuegos del tipo shooters, donde en la pantalla aparecen los cañones de las armas e innumerables víctimas cayendo. Tras asesinar de ocho balazos por la espalda a un hombre que se encontraba en la puerta, el asesino ingresó en la mezquita, donde inició la siniestra secuencia de disparos a mansalva.

Los cargadores del atacantes de las mezquitas en Nueva Zelanda.

Una persona que resultó herida en la primera ráfaga y se arrastraba gritando por las verdes alfombras de la mezquita, fue rematado segundos después. Otra que intentó escapar y pasó huyendo por su lado recibió un balazo, aparentemente en el cuello, y se desplomó.

Cuando con inusitada calma el criminal carga su arma o la cambia por otra, se escucha cómo se multiplican los gritos y las súplicas en el interior del templo. Luego Tarrant vuelve al auto, recarga el fusil y regresa a la mezquita para rematar a quienes pudieron haber quedado vivos.

Minutos después sube al coche y conduce a toda velocidad por las calles de Christchurch, en la costa este de la Isla Sur, y sólo se detiene para realizar nuevos disparos, mientras parece charlar con alguien en su teléfono celular, colgado a modo de GPS en el vehículo.

El tirador, supremacista confeso y admirador del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, compartió en Twitter un manifiesto en el que declara su identificación con otros tiradores, entre ellos el noruego Anders Breivik, quien mató a 77 personas en julio de 2011.

Ataque terrorista en Nueva Zelanda: al menos 49 muertos en atentados transmitidos por Facebook

También dijo que originalmente quería atacar una mezquita en Dunedin, al sur de Christchurch. "Pero después de visitar las mezquitas en Christchurch y Linwood y ver la profanación de la iglesia que se había convertido en una mezquita en Ashburton, mis planes cambiaron", escribió.

Facebook anunció que eliminó "rápidamente" el video del ataque y ofreció sus condolencias a las víctimas. "La policía nos alertó sobre un video en Facebook poco después del inicio de la transmisión en vivo y eliminamos rápidamente las cuentas de Facebook e Instagram del tirador, así como el video", dijo la empresa que lidera Mark Zuckerberg en Twitter.

Y agregó: "Nuestros pensamientos están con las víctimas, sus familias y la comunidad afectada por los horrendos tiroteos en Nueva Zelanda". Si bien las políticas de seguridad de Facebook suelen ser estrictas, a veces resultan ser vulnerables. Como en este último caso.

A diario se analizan fotos, vídeos, perfiles y grupos denunciados por otros usuarios o por un algoritmo -basado en inteligencia artificial- y pasan los filtros de Facebook. Después, un equipo de 20.000 moderadores son los encargados de garantizar que se cumplan las normas de seguridad.

En el ataque terrorista murieron más de 49 personas.

La jefa de Facebook en Australia y Nueva Zelanda, Mia Garlick, señaló en un comunicado oficial que están eliminando cualquier tipo de “elogio y/o apoyo” al crimen de Tarrant. “Estamos eliminando cualquier elogio o apoyo para el crimen y el tirador o probables tiradores tan pronto como estemos conscientes”, dijo la empresaria.

Y sentenció: “Continuaremos trabajando directamente con la policía de Nueva Zelanda a medida que su respuesta e investigación continúen ". Según advirtieron desde Facebook, el video fue eliminado rápidamente cuando la policía  alertó sobre la existencia del mismo. Sin embargo, para entonces el mismo ya se había convertido en todo un fenómeno viral.

Temas

  • Facebook
  • Instagram
  • Nueva Zelanda
  • Atentado
  • Masacre

Comentarios