Secciones
Un ex marine fue el autor de la masacre en un bar de California: mató a 12 personas y se suicidó
Mundo

Un ex marine fue el autor de la masacre en un bar de California: mató a 12 personas y se suicidó

Ian David Long tenía antecedentes de violencia y estaba registrado por la policía. Llegó al bar vestido de negro y comenzó a disparar.

El autor de la masacre de anoche en un bar de California es un ex marine estadounidense de 28 años y se suicidó tras cometer el ataque y matar a doce personas, informó el sheriff Geoff Dean


Ian David Long utilizó una arma Glock de calibre 45 durante el tiroteo, agregó el sheriff del condado de Ventura, que relató que la Policía lo tenía registrado por una serie de episodios menores. 

Según Dean, Long tuvo contacto con la Policía luego de un accidente automovilístico y también fue víctima de un episodio de violencia en un bar, en 2015.

Más tarde, en abril de este año, la policía acudió a su hogar por un llamado telefónico y lo encontraron actuando de manera "iracunda e irracional".

Un equipo de crisis con especialistas en salud mental habló con él y lo tranquilizó, por lo que consideraron que no era necesario arrestarlo, explicó el sheriff en declaraciones a la cadena de noticias CNN. 

El atacante llegó al bar vestido de negro y comenzó a disparar.

Long fue encontrado muerto esta madrugada luego del tiroteo en el bar Borderline, en la localidad de Thousand Oaks, en el sur de California. 
Según el diario Los Ángeles Times, que cita a una fuente de seguridad, el agresor llegó al bar manejando el auto de su madre, y en su ataque también usó un "dispositivo de humo", aunque esto no fue confirmado por Dean.

Autoridades dijeron que el hombre estaba todo vestido de negro y que no dijo nada mientras disparaba dentro del bar. Cientos de personas, en su mayoría estudiantes universitarios, huyeron, algunos rompiendo ventanas y saltando desde un segundo piso. Los muertos fueron 11 clientes, un sargento de policía y el atacante.

Desesperación en el bar

Erika Sigman, de 19 años, dijo al diario Los Angeles Times que empezó a correr hacia la salida del Borderline Bar de la localidad de Thousand Oaks apenas escuchó los disparos y el griterío.

“Soy residente de Thousand Oaks. Este es un lugar seguro. Mis padres me dejan venir, es un lugar confiable. Saber que esto pasó en un lugar en el que me siento segura me da mucho miedo. No me esperaba que pase esto en Thousand Oaks", señaló.

"La gente gritaba y se escondía o parapetaba donde podía, en el baño, en los rincones o debajo de las mesas de pool. Algunos usaron barras y sillas para romper ventanas y ayudar a decenas de chicos a escapar", agregó.

california tiroteo
El bar donde se produjo la masacre estaba repleto de estudiantes.

La joven Teylor Whittler dijo que fue al bar para celebrar su cumpleaños número 21. Estaba bailando con amigas cuando escuchó un sonido que parecía de fuegos artificiales, pero cuando se dio vuelta se encontró con un hombre que blandía un arma.

"Escuché gritos de '¡abajo, abajo!'. Fue muy, muy perturbador. Parecía que el atacante sabía lo que hacía", dijo la joven al canal KABC-TV, parada junto a su padre en el estacionamiento del bar.

Nellie Wong, quien también celebraba su cumpleaños de 21, dijo que se lastimó las rodillas al tirarse al suelo cuando oyó los tiros.
Wong dijo que creyó que el atacante, que tenía una capucha negra, camisa y pantalones negros con una bufanda que tapaba su cara, tiró bombas de humo cuando irrumpió.

“Gracias a Dios que no me vio para nada. Me quedé helada, dejé de respirar", dijo Wong, estudiante de la universidad California State University Channel Islands en Camarillo. “Mi corazón latía rápido", agregó.

california tiroteo
Algunos de los estudiantes rompieron las ventas y escaparon.

Cole Knapp, un estudiante de la universidad Moorpark College, dijo que estaba en el bar cuando comenzaron los disparos, pero que al principio pensó que era "sólo alguien con un lanzacohetes M-80, haciendo una broma".  Pero luego vio al atacante, vestido con gorra y capucha negra y blandiendo un arma de puño. "Traté de cubrir a cuantas personas pude", relató.

"Había una salida justo a mi lado, así que pasé por ahí. Esa salida da a un patio donde la gente fuma. La gente que estaba ahí no sabía lo que estaba pasando. Ahí hay una cerca, así que dije 'salten todos la cerca rápido', y yo los seguí", prosiguió.

Agregó que en la calle se encontró a un policía de tránsito. "Le grité, '¡hay un tirador ahí adentro!’ Al principio pareció no creerme, pero después vio que era en serio", dijo.

Temas

  • Policía
  • Glock
  • estadounidense
  • CNN
  • Los Ángeles Times
  • Los Angeles Times
  • Borderline Bar

Comentarios