Secciones
En texas

Asfixiados, sin agua y con temperaturas de más de 46 grados: 51 inmigrantes murieron en un camión

Las autoridades de Estados Unidos apuntan a un posible caso de "trata de personas". 

Una nueva tragedia tiene en vilo a todo Estados Unidos: un total de 51 personas fueron halladas sin vida durante la tarde de ayer dentro de un remolque de un camión abandonado al suroeste de San Antonio, Texas.  “Uno no viene a trabajar esperando abrir la puerta de un tráiler y toparse con una pila de personas muertas”, sostuvo Charles Hood, el jefe de bomberos a cargo del procedimiento de rescate.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que 22 de las víctimas mortales eran mexicanas y, según el último corte, también se tiene registro de dos hospitalizados provenientes de Chiapas y Oaxaca. “Una tremenda desgracia (...) Estos hechos lamentables tienen que ver con la situación de pobreza y desesperación”, manifestó el presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), al confirmar la actualización de la cancillería.

Hood aseguró que las personas encerradas en el remolque no tenían agua ni aire acondicionado, y en la zona se había registrado una intensa ola de calor a lo largo del fin de semana. Los servicios de emergencia rescataron a 16 personas, 12 adultos y cuatro menores, quienes estaban conscientes a la hora de ser trasladados a hospitales de la ciudad, a 250 kilómetros de la frontera con México.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

De los fallecidos, 39 personas eran hombres y 12 mujeres. La mayoría, 22 han sido identificados como mexicanos, siete guatemaltecos y dos hondureños. “Los pacientes estaban muy calientes al tacto, habían sufrido un golpe de calor, ya que no había indicios de que había agua en el vehículo”, informó el jefe de bomberos al ser consultado sobre los inmigrantes enviados a los hospitales University, Methodist, Baptiste y Santa Rosa West Overhills.

El terrorífico hallazgo se dio luego de un llamado a los servicios de emergencia estadounidenses alrededor de las 17.55 del lunes. En ese momento, una persona que circulaba por la zona dio aviso a las autoridades de  de un cuerpo en las calles de Cassin y Quintana, cerca de la base de la Fuerza Aérea de Lackland, a solo 16 kilómetros del centro de la ciudad. Ese mismo testigo sostuvo que escuchó gritos que provenían del interior del remolque del camión.

El vehículo estaba estacionado de forma paralelo a unas vías de tren. Cuando la policía llegó, se encontró con un cuerpo afuera del vehículo. “Había otros visibles en cuanto abrieron la puerta del camión”, declaró Hood. Del rescate participaron 20 unidades con 65 bomberos y una decena de ambulancias. Los que tenían vida, aún dentro del remolque, estaban demasiado débiles como para abrirse paso entre los cadáveres.

Por esta razón, primero tuvieron que quitar a las personas fallecidas y recién la primera víctima rescatada con vida fue siete minutos después de las seis. ¿El último? Cerca de las 18.57. William McManus, el jefe de policía de San Antonio, señaló que hay tres personas arrestadas acusados de ser responsables directos de este hecho, aunque aún no han trascendido el papel que tuvieron en este horroroso descubrimiento. 

En ese sentido, el jefe de policía de San Antonio ya informó que la investigación ya está en manos de los federales debido a que una de las hipótesis más fuerte apunta al tráfico de personas. De hecho, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, secundó a las proyecciones iniciales que apuntan a un presunto acto de trata de personas y explicó que esto es debido a que el vehículo involucrado tenía placas de EEUU superpuestas para circular sin revisión.

Vale destacar que desde el Departamento de Bomberos de la ciudad detallaron que hallaron “montones de cuerpos” y ningún signo de agua dentro de la unidad y el viernes, el servicio meteorológico había alertado de una ola de calor que elevaría todo el fin de semana las temperaturas hasta los 46 grados en algunas partes de Texas y en otras zonas de Florida. Según explicaron, se trata del junio más caluroso de la historia en San Antonio.

 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó el episodio de “horroroso y desolador”. A través de un comunicado publicado la mañana del martes, apuntó contra los traficantes de personas y las organizaciones criminales como responsables de la tragedia. “Este incidente subraya la necesidad de perseguir a la industria multimillonaria de trata que se aprovecha de los migrantes y que ha ocasionado la muerte de muchos inocentes”, afirmó.

Por su parte, Alejandro Mayorkas, el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, dijo que esto fue obra de “individuos monstruosos” que explotan sin miramientos a los más vulnerables. “Trabajaremos para que los responsables de esta tragedia sean llevados ante la ley y continuaremos nuestro trabajo para desmantelar las redes de trata”, escribió el funcionario del que depende la vigilancia de las fronteras en las redes sociales.

De acuerdo con los medios locales, esta tragedia ocurre justamente cuando el país del norte registra altos picos de inmigración: en mayo hubo  239.000 personas que ingresaron de manera ilegal al país en su mayoría por la frontera que comparten México y el Estado de Texas. “Estos muertos son de Biden”, escribió en Twitter, Greg Abbott, el gobernador republicano de Texas y sentenció:  “Son el resultado de su política mortal de fronteras abiertas”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!