Secciones
Mundo

Fin del misterio: en dónde nació Archie, el bebé de Meghan y el príncipe Harry

A pesar de que los duques de Sussex quieren que muchos detalles de la vida de su hijo queden en la privacidad, debieron hacer público su certificado de nacimiento.

Aunque Meghan Markle tuvo que adaptar su vida para poder pertenecer a la realeza luego de casarse con el príncipe Harry, lo cierto es que la ex actriz también negoció junto a su marido ciertas condiciones para poder tener privacidad sobre su vida. Cuando quedó embarazada, muchos datos del bebé en camino no fueron relevados, como el día en que iba a nacer, y ahora que Archie Harrison Mountbatten-Windsor llegó a este mundo, los duques de Sussex continúan con la misma política, y recién en las últimas horas, luego de dos semanas, revelaron dónde nació el pequeño.

Con la intención de estar más cerca de la gente, Harry y Meghan Markle aceptaron abrir una cuenta de Instagram para mostrar algunas imágenes de su vida cotidiana, aunque la mayoría de las fotos son de los actos oficiales en los que participan. Incluso, cuando el pequeño bebé nació, los duques no subieron fotos de la cara del niño, y solo se limitaron a publicar un mensaje donde anunciaban que el hijo de la pareja era un varón.

 

Desde entonces, sólo se puso el nombre del niño, y en una breve aparición del matrimonio, ambos comentaron que el bebé era muy bueno y que estaban sumamente felices por su llegada. En esas declaraciones, no mencionaron dónde nació el pequeño, información que recién se conoció en las últimas horas, debido a que el certificado de nacimiento de Archie es un documento que debe ser de carácter público.

Según la ley de Reino Unido, los padres pueden registrar a sus hijos recién nacidos hasta 42 días después del parto, y por eso mismo, los duques esperaron 11 días para que un funcionario del registro se acercara al Frogmore Cottage, la vivienda de Harry y Meghan, para anotar al niño sin que los duques sean molestados.

El certificado indica que la pareja eligió el Hospital de Portland, en Londres, para la llegada de su hijo, ya que se trata de un exclusivo centro privado que hizo todo lo posible para que nadie, salvo el equipo implicado en el parto, supiera que ellos estaban allí.

En medio de todo este hermetismo, este martes que pasó Markle y Harry permitieron también que los duques de Cambridge, el príncipe Guillermo Kate Middleton, conocieran a su hijo. Como era de esperarse, el encuentro fue casi secreto, ya que no se conocieron detalles ni imágenes del momento.

Tremendo desaire real: la incómoda reacción de William por el bebé de Meghan y Harry

Ellos fueron los últimos que visitar al pequeño, ya que anteriormente la reina Isabel II y a su marido, el duque de Edimburgo, ya lo habían visto en un encuentro que quedó retratado.

Tanto Markle como Harry quieren que su hijo mantenga su privacidad al máximo, y que solo aparezca en actos oficiales o en imágenes públicas en caso de ser sumamente necesario.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

A pesar de que los duques de Sussex quieren que muchos detalles de la vida de su hijo queden en la privacidad, debieron hacer público su certificado de nacimiento.