Secciones
Mundo

La macabra confesión de la madrastra asesina: “Lo maté y me fumé un cigarrillo”

Ana Julia Quezada amplió su declaración y reveló cómo fueron los últimos minutos con vida de Gabriel.

El causo que horroriza a España. Ana Julia Quezada, la dominicana de 43 años imputada por el homicidio de Gabriel Cruz Ramírez, amplió su declaración, confesó la autoría del crimen y dio escabrosos detalles de cómo fueron los últimos minutos del nene de ocho años con vida.


Ana Julia junto al padre de Gabriel durante la búsqueda del nene de ocho años.

Gabriel desapareció el 27 de febrero cuando, según el relato inicial de Quezada, se dirigió hacia la casa de su abuela paterna para jugar con sus primos. Después de doce días de búsqueda –y con Ana Julia como principal sospechosa-, la Guardia Civil española detuvo a la mujer y encontró el cuerpo del nene en el baúl de su auto.

Gabriel tenía ocho años. Murió asfixiado por la novia de su papá.

Ana Julia era la pareja desde hacía un año y medio de Ángel Cruz, papá de Gabriel. No se llevaba bien y las contradicciones en su declaración inicial, así como sus extrañas conductas, la convirtieron en la principal sospechosa durante la búsqueda del menor.

La macabra confesión de la madrastra asesina que conmociona a España

  • "Estaba solo, jugando con un palito. Le dije: 'Hombre, si estás solo vente conmigo. Voy a la finca'. Él se subió en el coche, fuimos a la finca y yo me puse a pintar. Él se quedó fuera jugando".
  • Él se subió en el coche, fuimos a la finca y yo me puse a pintar. Él se quedó fuera jugando”.
  • Vi que estaba jugando con un hacha, le pregunté qué estaba haciendo y él me dijo: tú no eres mi madre, tú no me mandas y además no te quiero volver a ver nunca”.

¿Qué sucedió después? Según Ana Julia, el nene de ocho años intentó atacarla con el hacha, que ya se encuentra en manos de la Guardia Civil. Fue en ese momento en el que, según su declaración, ella se la sacó y le dio un golpe en la cabeza.

Los padres de Gabriel luego del desgarrador velorio del nene.

“Así que nos peleamos por el hacha, se la quité y al final, con la rabia, acabé asfixiándolo, tapándole la nariz y la boca”, reconoció ante las autoridades.

El momento de la detención de Ana Julia: el cuerpo de Gabriel estaba en el baúl

 

Luego del homicidio, la dominicana se encendió un cigarrillo. “Saqué el paquete de tabaco y me fumé un cigarrillo. Estuve pensando. No quería hacerle daño a Ángel (su pareja), así que lo mejor fue enterrarlo”, agregó.

Ana Julia durante la búsqueda de Gabriel: era la principal sospechosa, pero no lo sabía.

Antes de hacerlo, la mujer le sacó la ropa al cuerpo. “Así Ángel no sabría nunca lo que habría pasado”, explicó.

Desde ese entonces, los padres de Gabriel comenzaron una campaña nacional para encontrar al menor de edad. En todo momento se la pudo ver a Ana Julia junto a su pareja. Se mostraba compungida y triste.

El desconsuelo de la mamá de Gabriel

 

Dos días antes de que la Guardia Civil la detuviera, la mujer regresó al lugar de los hechos y sembró una pista falsa: puso una remera del nene en los juncos para despistar a las autoridades, quienes ya habían rastrillado la zona.

Hasta el Rey de España se hizo presente en el velorio de Gabriel.

“Si coloqué la camiseta fue para despistar. Días más tarde, agarré lo que quedaba de la ropa de Gabriel y la tiré dentro de un contenedor de vidrio en frente de un hotel. Al final, vine a buscar el cadáver porque me dijeron que les entregase la llave (de la casa de campo de la familia de su pareja) y me puse nerviosa”.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Temas

  • Conmoción en España

Comentarios