Secciones
Mundo

La muerte de Ivana Trump: de sus orígenes checoslovacos al divorcio millonario con el ex presidente

La ex mujer de Donald Trump fue encontrada sin vida en su apartamento de Nueva York.

Estados Unidos quedó convulsionado luego de que se diera a conocer el fallecimiento de Ivana Trump, la primera esposa de Donald Trump. “Estoy muy triste al anunciar a todos los que la amaban, que eran muchos, que Ivana Trump murió en su residencia en Nueva York”, escribió el ex presidente de los Estados Unidos en su red social Truth Social. La ex modelo y atleta tenía 73 años y era la madre de los tres hijos de Trump: Donald Jr, Ivanka y Eric.

Empresaria, diseñadora y modelo, nacida en Checoslovaquia en 1949 como Ivana Marie Zelníčková, Ivana se casó con el magnate neoyorquino el 7 de abril de 1977. Pero el amor finalizó en 1991, año en que se distanciaron. "Era una mujer maravillosa, hermosa y sorprendente, que llevó una vida grandiosa e inspiradora. Su orgullo y alegría eran sus tres hijos. Estaba tan orgullosa de ellos, como todos lo estábamos de ella. ¡Descansa en paz, Ivana!”, agregó Trump. 

De acuerdo a la información que llegó de Estados Unidos, los bomberos acudieron a una llamada de emergencia por un infarto el jueves al mediodía Upper East Side“Es con profunda tristeza que anunciamos el fallecimiento de nuestra querida madre, Ivana Trump. Nuestra madre era una mujer increíble: una fuerza en los negocios, una atleta de clase mundial, una belleza radiante, una madre cariñosa y amiga. Ivana Trump fue una sobreviviente", rezaba el comunicado.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Y agregó: “Ella huyó del comunismo y abrazó este país. Ella enseñó a sus hijos sobre determinación y dureza, compasión y determinación. Su madre, sus tres hijos y diez nietos la extrañarán mucho”. La mujer fue localizada sin vida dentro de su departamento: si bien no se determinaron las causas de su muerte, la FDNY informó que sufrió un paro cardiorespiratorio a raíz de una fatídica caída por las escaleras.

Cuando las autoridades llegaron al lugar, su cuerpo estaba tendido junto a las escaleras, inconsciente y sin responder, según las primeras informaciones oficiales. Los investigadores apuntan a que su caída por las escaleras es la causa final del fallecimiento, pero están esperando la autopsia para poder confirmar si se produjo por un fallo cardiaco, como así se anunció en un primer momento, o fue, simplemente, producto de la mala suerte.

La última vez que se la había visto fue el día anterior, pasadas las 16:30, cuando su ama de llaves y su asistente salieron de la casa y se despidieron de ella hasta el día siguiente. Por eso, no se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo llevaba Ivana muerta cuando encontraron su cuerpo ya sin vida o si la muerte fue instantánea. Detalles que desvelará la autopsia, crucial para averiguar las causas exactas de la muerte, aunque ya se ha descartado la intervención de terceras personas.

 

Modelo, atleta, diseñadora, escritora, empresaria. Ivana nació en lo que ahora es República Checa y desde los seis años mostró su talento por el esquí. De hecho, fue elegida como suplente en los Juegos Olímpicos de Sapporo 1972 para el equipo de esquí checoslovaco, hecho que le permitió disponer de varias oportunidades para viajar fuera del bloque comunista. Con el paso del tiempo, dejó el deporte para abocarse de lleno en el modelaje.

 

Durante sus viajes como  esquiadora y luego como modelo, Ivana se enamoró del mundo occidental y, de a poco, comenzó a forjar el deseo de abandonar Europa del Este a pesar de los problemas que le causaría a su familia en Checoslovaquia si ella huyera de su país natal. Pero uno de los datos más importantes de su vida es que finalmente huyó del comunismo: la única manera de salir del bloque soviético sin que su familia padeciera las consecuencias fue casándose con Alfred Winklmayr, amigo de la infancia y de origen canadiense. Este matrimonio le confirió  una nueva nacionalidad, obtuvo un pasaporte extranjero y los dirigentes comunistas no la consideraron una desertora.

 

 

En 1976 se divorció y se mudó a Nueva York para promover los Juegos Olímpicos de Montreal. Fue ahí cuando conoció a Donald Trump, hijo del empresario de bienes raíces Fred Trump. A pesar de que al principio no mostró interés por la relación, con el tiempo cambió de parecer y no tardaron en convertirse en pareja. Al año siguiente se casó con el magnate y fruto de ese matrimonio, nacieron tres hijos: Donald Jr, Ivanka y Eric. Hasta que una infidelidad por parte del ex presidente terminó por romper su relación, provocando que ambos se divorciaran y que cada quien siguiera por su camino. A lo largo de su vida, la ex modelo tuvo cuatro matrimonios: Winklmayr, Trump, Riccardo Mazzucchelli y Rossano Rubicondi.

 

Este último era 23 años menor que ella y fue su último divorcio. El acuerdo de divorcio con Trump se firmó en 1992: Ivana recibió 25 millones de dólares en efectivo, la mansión familiar de 41 habitaciones en Connecticut, un millón en subsidio de vivienda, 5,350,000 de dólares anuales de pensión alimenticia, todas sus joyas y el 49 % de Mar-a-Lago, la casa ubicada en Palm Beach, que también sirve como club privado de la playa de la élite estadounidense. Durante su matrimonio con Trump, Ivana fue gerenta del Trump Castle y estuvo al frente de varios proyectos, como la presidencia y gerencia de operaciones, incluyendo la construcción del Trump Taj Mahal Casino Resort en Atlantic City, Nueva Jersey.

 

Con los años, decidió dejar Atlantic City para dedicarle más tiempo a su familia y gerenciar el histórico Hotel Plaza en Nueva York. Como si fuera poco, durante sus últimos años se sumergió en el mundo de la escritura: su última obra fue el libro Raising Trump. Allí relató cómo fue su matrimonio con el expresidente y la dinámica que utilizaron para criar a sus tres hijos. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!