Secciones
Mundo

Quebró una de las empresas de viajes más importantes de Gran Bretaña y hay 600.000 turistas varados

La compañía anunció este lunes de manera sorpresiva que cerraron para siempre sus puertas. Qué pasó.

Thomas Cook, una de las empresas más grandes y famosas de Gran Bretaña, este lunes se declaró en quiebra y cerró sus puertas sin previo aviso, lo que provocó que 600.000 turistas quedaran varados por el mundo, mientras que además peligran los puestos laborales de otros 22.000 trabajadores, ya que la compañía cuenta con empleados en todo el mundo.

La empresa de turismo Thomas Cook cerró hoy sus puertas de manera sorpresiva.

Según anunciaron esta mañana, la empresa entró en cesación de pagos en la madrugada del lunes, lo que obligó a las autoridades a idear un plan de repatriación para miles de británicos varados en todas partes y sin manera de regresar a sus casas.

"A pesar de los enormes esfuerzos, las discusiones no llegaron a un acuerdo. El directorio concluyó que no había otra opción más que dar los primeros pasos para iniciar el proceso de liquidación con efecto inmediato", explicaron desde la empresa en un comunicado.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Las autoridades explicaron que la compañía quebró luego de que fracasaran las negociaciones entre el principal accionista y los acreedores, por una deuda de 200 millones de libras (227 millones de euros).

Hay 60.000 turistas varados.

La agencia de viajes británica abrió sus puertas en 1841, y durante todo este tiempo logro convertirse una de las compañías más importantes y antiguas del mundo.

El grupo Thomas Cook venía con problemas económicos desde hacia algunos años, y por eso mismo hacía poco tiempo le había solicitado al gobierno británico 150 millones de libras esterlinas de rescate (unos 186 millones de dólares). Sin embargo, el primer ministro británico, Boris Johnson, se negó y argumentó que iba a ser un error entregar ese dinero, debido a que había otras empresas que también estaban con dificultades financieras.

La empresa tiene también a su cargo una aerolínea.

A raíz de esto, la empresa también propietaria de una aerolínea, debió cerrar hoy sus puertas, lo que dejó casi 600.000 turistas de vacaciones, entre ellos 150.000 británicos. Muchos de los viajeros, aproximadamente 16.000, debían volver este lunes a Gran Bretaña, por lo que la Autoridad de Aviación Civil británica tuvo que salir a armar el plan de contingencia para rescatar y traer a los pasajeros.

En este sentido, el ministro de Transportes, Grant Shapps, dijo que ya están listos 45 aviones charter para reemplazar a la flota de Thomas Cook y la CAA prevé repatriar para la noche del lunes al menos a 14.000 personas.

Del mismo modo, Thomas Cook tiene unos 22.000 empleados en todo el mundo, 9.000 de ellos son del Reino Unido, y sus puestos de trabajo peligran, ya que desde la empresa todavía no los comunicaron su despido, aunque tampoco les dijeron que iban a necesitarlos en otro puesto.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!