Secciones
Denuncia

Una modelo acusó a Donald Trump de abuso sexual y complicó aún más sus posibilidades de reelección

Amy Dorris dijo que el magnate abusó de ella en el Abierto de los Estados Unidos, en 1997.

Por si no le resultaba difícil obtener la reelección como presidente de los Estados Unidos -un verdadero remado en dulce de leche, entre las críticas a su comportamiento errático ante la pandemia de coronavirus y la fuerte embestida del candidato demócrata Joe Biden, que por ahora lo aventaja en las encuestas- ahora Donald Trump tiene un nuevo problema, y bien serio. En medio de la campaña, la exmodelo estadounidense Amy Dorris lo acusó de haber abusado sexualmente de ella en septiembre de 1997, durante el Abierto de los Estados Unidos, en Flushing Meadows, Nueva York.

“Me metió la lengua y lo empujé. Fue entonces cuando me agarró más fuerte y sus manos me palparon el trasero, los pechos, la espalda, todo. Rechacé la lengua de Trump con los dientes: creo que podría haberle lastimado la lengua”, describió, sin ahorrar detalles.

La revelación fue dada a conocer por el diario británico The Guardian y rápidamente rebotó en todo el mundo. Dorris describió una escena verdaderamente repugnante: Trump la abordó en las afueras del baño de su palco VIP, le metió la lengua hasta la garganta, la manoseó y la forzó de manera que no pudiera soltarse.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Dorris tenía 24 años y estaba de novia con Jason Binn, un amigo de Trump, que tenía 51 y estaba casado con Marla Maples. Dorris dijo que se sintió "enferma" y "violada" y que las insinuaciones de Trump habían empezado apenas se conocieron, el 5 de septiembre, en una visita a la Torre Trump.

“Parecía la típica persona que siente que tiene derecho a hacer lo que quiera, aunque yo estaba allí con mi novio”. Dorris dijo que volvieron a verse al día siguiente, porque en la Torre había muchos famosos con los cuales Dorris debía sacarse fotos por razones laborales. Fue entonces cuando Trump le preguntó: “¿Te imaginas viviendo acá?”. “No me sentí yo mismo ese segundo día en absoluto. Parecía que me hubieran quitado algo”, dijo.

La ex modelo aportó seis fotos junto a Trump de aquellos días al diario, además de su entrada al US Open. A su vez una amiga, un terapeuta y su madre corroboraron la historia que dio a conocer. El periodista de The Guardian le preguntó por qué razón siguió pasando el tiempo junto a Binn y a Trump luego de la agresión sexual recibida. Dorris le respondió que había “venido desde Florida y estaba con Jason. No tenía dinero, no tenía adónde ir. Íbamos de un evento a otro y fue abrumador”.

“La gente pasa años rodeada de personas que las han abusado, eso es lo que pasa cuando sucede algo traumático, te congelas”, sostuvo. El diario habló con los abogados de Trump quienes negaron de plano los hechos descriptos por Dorris y aseguraron que si Donald Trump hubiera hecho lo que la modelo afirma dentro del palco VIP en el estadio del abierto de los Estados Unidos, habría habido muchos testigos presenciales de esa conducta reprobable.

 

Temas

  • Donald Trump
  • Joe Biden
  • Abierto de Estados Unidos
  • Abuso sexual

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios