Secciones
Palabras

50 años de la caminata más famosa del rock: Abbey Road y, ¿la muerte de Paul McCartney?

La fotografía de tapa del penúltimo álbum de Los Beatles cumple cinco décadas.

"No necesitamos escribir el nombre de la banda en la tapa, son el grupo más famoso del mundo". Con esas palabras, el director creativo John Kosh comenzó a darle forma a una de las tapas más icónicas de la historia del rock, la de Abbey Road, de Los Beatles. 

La idea sobre la que se basó la portada, sin embargo, fue pensada inicialmente por Paul McCartney y la fotografía que la ilustra se tomó hace exactamente 50 años en la calle que da nombre al álbum frente a los estudios EMI.

El fotógrafo Iain Macmillan tuvo sólo 10 minutos para tomar la imagen, mientras un policía detenía temporalmente el tráfico. Fue otra vez McCartney quien intervino para elegir la definitiva de entre seis muestras, examinándolas cuidadosamente con una lupa. 

Poco se imaginaría el músico que esa misma portada que con tanta profesionalidad quiso ayudar a concebir sería uno de los principales apoyos de la bizarra teoría que sostiene que falleció y fue reemplazado por otra persona. 

Es que los seguidores de tal idea aseguraron que los cuatro Beatles cruzando la calle representaban a los protagonistas de una procesión fúnebre: John Lennon, vestido de blanco, era el sacerdote; Ringo Starr de negro encarnaba al empleado de pompas fúnebres, George Harrison -con pantalones y camisa de jean- era el sepulturero y McCartney, quien fue fotografiado caminando en descoordinación con los demás y descalzo, simbolizaba al cadáver. 

Otros "indicios" de la teoría serían el hecho de que McCartney, que es zurdo, sostiene un cigarrillo con su mano derecha -lo cual indicaría que es un impostor, y que la patente del Volkswagen Beetle estacionado en la calle lleva el número 28 y las letras IF, que simbolizarían el hecho de que, si ("if") el músico estuviera vivo, tendría 28 años en aquel entonces.

Aunque lo cierto es que McCartney tenía aún 27 e iba descalzo porque se quitó las sandalias que llevaba puestas en ese día caluroso, ya que pensó que desentonaban con la estética de sus compañeros. Su cigarrillo estaba en la mano derecha simplemente porque, en caso contrario, no habría aparecido en la fotografía. 

La patente del Volskwagen, según relataron luego sus dueños, fue robada repetidas veces luego del lanzamiento del disco. El automóvil terminó siendo subastado en 1986 y vendido por poco más de 3000 dólares y, en el 2001, fue puesto en exhibición en un museo de Alemania. 

Otro de los datos curiosos de la portada tiene que ver con su protagonista involuntario, Paul Cole, a quien puede verse al fondo de la escena, al lado de un auto negro, observando el cruce.

El hombre, fallecido en el 2008, era norteamericano y estaba paseando como turista. Mientras hablaba con un policía vio, según relató "a esos tipos cruzar la calle en fila como unos patos". En su momento pensó "que eran un grupo de locos, tenían un aspecto bastante radical: uno no podía ir así, descalzo por Londres".

Temas

  • Beatles
  • Abbey road
  • musica
  • Aniversario

Comentarios

La fotografía de tapa del penúltimo álbum de Los Beatles cumple cinco décadas.