Secciones
Policiales

"Fernando estaba arrodillado y le decían 'negro de mierda'": testigo clave complicó a los rugbiers

Qué declaró el joven y por qué se complica la situación de los rugbiers.

"Negro de mierda". En las últimas horas, un nuevo testigo declaró en la causa que investiga el homicidio de Fernando Báez Sosa, la misma en la que permanecen imputados los diez rugbiers que participaron de la golpiza frente al boliche Le Brique de Villa Gesell. El joven vio todo lo que sucedió en la madrugada del crimen y se presentó de modo espontáneo a contar qué fue lo que vio. Las desgarradoras nuevas revelaciones y la frase xenófoba que complica aún más a los detenidos.

El joven de 21 años reconoció el lunes haber presenciado la golpiza desde la vereda de enfrente. Se encontraba de vacaciones en la Costa Atlántica y no forma parte del grupo de amigos de la víctima, ni conocía previamente a los imputados. Su declaración es clave para la Fiscal. "Escuché voces que decían 'Negro de mierda'. Fernando no pegó, sólo trataba de defenderse. El de camisa negra le pegó dos puntinazos en la cabeza. Otro de remera blanca y pantalón oscuro también tiraba piñas y patadas", declaró ante la fiscal Verónica Zamboni, de acuerdo al documento al que tuvo acceso el diario Clarín.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Leé también | 

El testigo estaba con un amigo en el mismo boliche en el que comenzó la persecución hacia Fernando y vio la pelea cuando decidieron salir a tomar aire, cerca de las cinco de la mañana. "Estábamos enfrente al boliche y en eso veo que a donde había estacionado un auto marca VW modelo Vento que se empieza a sacudir, puse mi atención ahí y advertí que había una pelea. Veo justo cuando cae Fernando, vi claramente cuando le pegaban", reconoció en la declaración que duró cerca de dos horas.

Fernando estaba arrodillado, tratando de defenderse con los brazos e imposibilitado de pegar"

"Lo primero que veo es a Fernando como arrodillado, tratando de defenderse con los brazos; imposibilitado de pegar, sólo tratando de defenderse", detalló el testigo, al tiempo que sumó un detalle clave para la causa: "Al único que vi que le pegaba en la cabeza era el de camisa negra (Máximo Thomsen, imputado como coautor e identificado en las ruedas de reconocimiento). Arengaba y le decía: 'Cagón, levantate'".

El lugar desde que el testigo vio la golpiza de los rugbiers a Fernando

Leé también | 

El joven describió a Thomnsen como "el líder del grupo". "Tenía la camisa desprendida. Era el que iba al frente, el que más pegaba. También vi que le pegaba una segunda persona, que llevaba una remera de color blanca, pero de pelo corto con rulos, pantalón largo oscuro y de tez blanca. Había dos más que estaban de espaldas a mí, que también le pegaban patadas a Fernando. Sólo vi que llevaban ropa clara arriba", describió.

Crimen de Fernando: los 6 puntos de la investigación que complican a los 10 rugbiers

1
La amenaza dentro del boliche: "A tu amigo lo voy a esperar afuera"

De acuerdo a la declaración de uno de los amigos de Fernando, uno de los rugbiers lo amenazó después de que se produjera el primer roce dentro del boliche Le Brique. "A tu amigo lo voy a esperar afuera", le habría dicho, después de golpear al joven de 18 años.

Minutos después, ambos grupos fueron expulsados por los efectivos de seguridad del boliche. Para la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, esto probaría la premeditación del homicidio; lo que derivó en el cambio de carátula de la causa: "homicidio agravado por concurso premeditado por dos o más personas".

Gesell
Rugbiers
2
La intención era matarlo

Al momento del inicio del ataque, Fernando se encontraba tomando un helado frente al boliche. Esperaba que salieran el resto de sus amigos y su novia, quien permanecía dentro del lugar sin saber qué estaba sucediendo.

De acuerdo a lo que registraron testigos del ataque, se puede ver cómo la víctima es atacada por la espalda; sin posibilidad de defensa alguna. La supremacía física y numérica es otro de los agravantes señalados por la Fiscalía.

"Teniendo en cuenta la cantidad de personas que agreden, el carácter de los golpes, la forma, y la violencia nosotros sostenemos por ahora desde la fiscalía que la intención claramente era dar muerte".

3
Participaron todos y la pena será la misma: perpetua

 

Máximo Thomsen y Ciro Pertossi fueron acusados como "coautores", dado que se puede ver que fueron ellos quienes golpearon a Fernando. Sin embargo, el resto del grupo está imputado como "partícipe necesario", por haber "impedido que los amigos de Fernando pudieran ayudar".

Esta línea complica la futura defensa de al menos cuatro de los diez imputados, quienes pretenden apelar a la figura del "homicidio preterintencional", cuya pena va de los ocho a los doce años de cárcel.

4
"Les dijimos que habían golpeado a un chico y se hicieron los sorprendidos"

Los imputados habían alquilado una cabaña y compartían el predio con otros grupos de adolescentes. La madrugada del crimen, sus vecinos advirtieron que algo raro había sucedido.

"Estaban todos tranquilos y se habían cambiado de ropa. Eso nos llamó la atención", declaró uno. "Cuando les contamos que habían trasladado a un chico al hospital porque lo habían atacado en manada a la salida de Le Brique se hicieron los sorprendidos", sumaron.

Para la Fiscal, esto prueba que los imputados eran conscientes de lo que habían hecho y no asistieron a la víctima. Por el contrario, se fueron a dormir como si nada hubiera sucedido.

5
"Las zapatillas son de Pablito Ventura"

Al momento de su detención, los policías registraron la cabaña en la que se hospedaban y encontraron un par de zapatillas ensangrentado. "Es de Pablito Ventura", aventuraron dos de los imputados que casualmente están más complicados.

Después de pasar cuatro días detenido, Ventura pudo demostrar que en la madrugada del crimen se encontraba en la ciudad de Zárate. El joven analiza ahora acciones legales contra los rugbiers.

6
La huella del asesino

La zapatilla de lona oscura con manchas de sangre es, de acuerdo a la hipótesis de la Fiscalía, de Ciro Pertossi. La autopsia al cuerpo de Fernando comprobó que sobre el cadáver había quedado la marca del calzado con el que le dieron la patada letal.

En los próximos días, se realizará la prueba de scopometría, que permitirá comprobar que la zapatilla ensangrentada encontrada en la cabaña de los rugbiers fue la que usó uno de los dos acusados como autores materiales del hecho (Thomsen y Pertossi) para darle la patada final.

Rugbiers
Villa Gesell
Zapatilla
Homicidio agravado

Temas

  • Gesell
  • Rugbiers

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios