Secciones
Policiales

"Le plantamos un arma": una policía se quebró y se complica la situación de la Fuerza por el asesinato de Blas Correas

El terrible hecho sucedió el pasado 6 de agosto, cuando el adolescente circulaba en un auto con amigos por la ciudad de Córdoba.

La investigación por el asesinato de Valentino Blas Correas, el joven de 17 años que el pasado 6 de agosto fue asesinado por la Policía de Córdoba tras evadir un control policial mientras circulaba en un auto con amigos, avanza cada vez más, y ya cuenta con 16 personas imputadas: 13 oficiales y 3 civiles que se negaron a atender al adolescente cuando llegó herido a un centro de salud.

De hecho, durante los últimos días el fiscal de la causa dio inicio a una serie de testimoniales, y una de ellas resultó clave, debido que una de las policías imputadas admitió que por orden de su superior, plantó un arma en el lugar donde le dispararon al auto en el que ibas Correas.

El 6 de agosto de 2020 Valentino Blas Correas fue baleado por policías.

"Ella graficó puntualmente, paso a paso, cómo fue el querer implantar un revolver en el lugar donde los chicos habían pasado con el vehículo a los fines de justificar porqué habían disparado contra ellos. Dijo que hablaron con un comisario y un subcomisario con la alternativa de ponerse de acuerdo a los fines de plantar un arma. Les preguntaron a ellos (la oficial y su compañero) si tenían un arma y Alarcon dijo que tenia una y fue la que usaron", explicó a BigBang Marcerlo Buschiazzo, uno de los abogados de la familia de la víctima.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

De quien habla el letrado es de la oficial Wanda Esquivel, detenida actualmente con domiciliaria porque tiene un hijo pequeño con problemas de salud al que debe cuidar. La agente se encuentra acusada de los delitos de "encubrimiento agravado y omisión a los deberes de funcionario público", aunque próximamente esta calificación podría cambiar si el fiscal Alberto Mana reconsidera su indagatoria.

A pesar de que en un primer momento la oficial se abstuvo de declarar, finalmente ahora lo hizo, y comprobó lo que la fiscalía y la querella sospechan desde el día uno: que tras haber matado a Blas de un tiro en la espalda, los policías que estaban en el control decidieron plantar un arma para justificar que habían disparado porque los chicos supuestamente estaban armados.

Blas tenía 17 años al momento de morir.

"Las declaraciones de esta policía, sumadas a todas las demás, dan muestra de un sistema corrupto. Tienen hasta códigos para este tipo de situaciones, tienen un modus operandi, entonces esto no fue una cuestión de un hecho al azar, que se la mandaron y se preguntaron a ver cómo se podía cubrir. No. Actuaron en base a un procedimiento de cómo actuar cuando se hacen las cosas mal", sostuvo en comunicación con BigBang el hermano de Blas, Juan Laciar.

Del mismo modo, indicó que tanto él como su familia esperan que se investigue hasta los último, y que las palabras de Esquivel dan cuenta de lo que ellos ya vienen asegurando hace tiempo respecto a que la policía forma parte de un "sistema dañado" que necesita "un cambio".

"Con esto no queda dudas de nada, son hechos. Mi familia y todos los allegados esperamos que tanto la fiscalía como el juez que en un futuro tome el caso, como las autoridades que hoy están en el poder, tomen nota de esto y trabajen para un cambio a futuro", sumó.

Por su parte, el letrado que representa a la familia de Correas, comentó que durante los próximos días se seguirán tomando más declaraciones a los comisarios inspectores que faltan, lo que puede resultar muy importante, ya que en el último tiempo hubo un cambio en la cúpula de la policía de Córdoba, y esto permitió que muchos se animaran a hablar.

Los policías dispararon varias veces contra el auto en el que iba Blas.

"Hubo un cambio en la cúpula policial, no como pretendíamos, porque esperábamos que se fueran todos, y se fueron algunos, pero aquellos que tenían inconvenientes en declarar, se liberaron de ese compromiso, que es lo que ha pasado con Esquivel", admitió el abogado.

Por el momento, en la causa hay 13 policías imputados, y otros 3 civiles que son quienes se negaron a atender a Blas en el Sanatorio Aconcagua cuando llegó con ayuda de sus amigos ya herido de bala.

Entre los agentes acusados y detenidos, se encuentran Lucas Gómez, el que le disparó a "Blasito" a través del vidrio trasero del Fiat Argo; el policía Javier Alarcón, quien también disparó contra el vehículo; la agente Wanda Esquivel, quien plantó el arma; la oficial Yamila Florencia Martínez, acusada de encubrimiento Sergio González, quien se cree que dio el visto bueno para que los policías escondieran el revolver.

Una fuente cercana a la causa también comentó a este portal que existe una fuerte presión del Gobierno de Córdoba para que la investigación no avance, debido a que desde el primer momento trataron de hacer parecer que se trató de un enfrentamiento, y luego volcaron toda la responsabilidad únicamente a quienes dispararon.

Hay 13 policías imputados por el asesinato.

"Varios comisarios sabían del arma plantada. Se reunieron a metros de donde fue el asesinato para organizar cómo salir de esa situación. Está en el expediente. Se hicieron muchas cosas de manera muy intencional, y en contra del esclarecimiento, pero igualmente hay mucho material que la Justicia recabó a través de cámaras de vehículos, cámaras de las calles y de propiedades privadas", aseguró.

La misma fuente manifestó que después de que los policías dispararan contra el auto de los chicos, esa noche se fueron a dormir a su casa, y que recién al otro día quedaron detenidos, por lo que tuvieron todo ese tiempo para poder "limpiarse de cualquiera cosa que hubieran hecho o ingerido".

Respecto a los testigos del hecho, la fuente comentó que antes de intentar ser detenidos en el control policial, Blas y sus amigos tuvieron un altercado con un motoquero, quien, según los oficiales de otro puesto, les dijo que los jóvenes llevaban un arma encima y que eran peligrosos.

"El testigo dijo que era mentira, que nunca dijo eso. Además se presentó a la comisaria al otro día del hecho para hacer la denuncia y no se la tomaron. Por esto mismo, las ultimas cuatro detenciones obedecen al delito de falso testimonio e encubrimiento por parte de los policías", cerró.

Temas

  • córdoba
  • Blas Correas
  • Policías
  • Investigación
  • imputada
  • arma
  • Mataron
  • oficial

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios