Secciones
Ni una menos

"Me la entregaron degollada": el desconsuelo de la mamá de Úrsula, tras el último adiós

Además, la autopsia confirmó que la joven de 18 años fue asesinada de al menos 15 puñaladas por su ex pareja y efectivo de la Bonaerense, Matías Ezequiel Martínez.

Úrsula Bahillo, la joven asesinada por su expareja, Matías Ezequiel Martínez, murió de al menos 15 puñaladas. Así lo reveló el informe preliminar de la autopsia, que detalló que recibió incisiones en la espalda, torso y cuello. En este contexto, la Justicia convalidó la imputación por femicidio con los agravantes de “alevosía” y “enseñamiento” para el exnovio de la víctima, quien permanece detenido por el caso.

Fuentes judiciales informaron que el imputado será indagado entre mañana y el viernes por el fiscal de la causa, Sergio Terrón, quien aguarda a que le den el alta médica para realizar la audiencia. Bahillo, de 18 años, fue asesinada el lunes pasado a puñadas. Su cuerpo fue encontrado en una zona rural donde había sido citada por su expareja, un oficial de la Policía bonaerense que estaba con expediente psiquiátrico desde septiembre de 2020 y que intentó suicidarse luego del crimen.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En tanto, familiares y amigos de la joven despidieron ayer sus restos y acompañaron el cortejo que trasladó a primera hora el cuerpo desde la morgue de Junín -en donde se llevó adelante la autopsia- hacia una casa velatoria de Rojas. Se permitió el acceso de la gente por tandas, para cumplir con el protocolo sanitario dispuesto por la pandemia de Covid. Luego, hubo un servicio religioso en la iglesia local, previo al cortejo fúnebre hacia el cementerio. 

"Yo le prometí, rezando encima de su cajón, que voy a hacer justicia. Nos entregaron a nuestra niña degollada y con un dedo cortado. Creo que se fue un ángel al cielo. Úrsula era una hija que no tomaba, no fumaba, no bebía jamás. Hoy es un mártir por haber derramado su sangre a manos de una persona realmente asesina, un violador", aseguró la mamá, Patricia Nasutti, luego del último adiós.

Nassutti es catequista desde hace 24 años y reconoció: "Le hice la cruz en la frente varias veces, hacía tres días que no se la hacía y sabía que ya no se la iba a poder hacer más. Le hablé al oído acariciándola, diciéndole que la amo. Voy a seguir entera y de pie, fuerte como un roble. Sé que de ahora en más Úrsula va a ser nombrada en muchos lados".

Según fuentes policiales, la víctima ya había denunciado a Martínez por violencia de género en 18 oportunidades, por lo que había una medida de restricción perimetral, pero se cree que el imputado la citó para tener una charla y, tras una fuerte discusión, la asesinó a puñaladas y, con la misma arma blanca, se provocó una serie de lesiones.

Las amigas de Úrsula utilizaron las redes como canal para dar a conocer capturas de pantalla con mensajes de la propia joven asesinada quien detallaba cómo le pegaba y cuándo había decidido denunciar a Martínez. “Me re cagó a palos mal”, “siete meses me pegó”, y “hasta que me vi muerta, por eso lo denuncié”, fueron algunos de sus mensajes.

Al conocerse el crimen el lunes por la noche, amigos, familiares y vecinos de Úrsula Bahillo salieron a las calles para pedir Justicia. La Policía reprimió con balas de goma y una de ellas impactó en el ojo de una de sus amigas, quien -según contó- “la sacó barata”. “Cinco centímetros más y perdía el ojo”, dijo Nerina, la joven atacada por la fuerza policial en la localidad bonaerense de Rojas.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!