Secciones
Policiales

"Me quiso proteger, me salvó la vida": el relato de una pasajera del colectivo en el que mataron a Sandra Rivas

Sandra Rivas fue asesinada de un balazo en la cabeza por ladrones que asaltaron a un colectivo y se enfrentaron a dos policías. La trasladaron a un hospital pero murió a los pocos minutos. Otro pasajero también fue rozado por una bala en uno de sus brazos y se encuentra fuera de peligro.  "Yo iba al lado de una señora, charlando. Cuando subieron los delincuentes le agarré la mano y le dije que no me quería morir. Ella me dijo 'no te vas a morir'. Se acercó un delincuente y le disparó por nada", contó Aldana, la mujer que estaba sentada al lado de Sandra. 


Sandra contuvo a una pasajera y luego la asesinaron.

El hecho ocurrió el jueves por la tarde en un interno de la línea 338, más conocido como "La Costera", en Ruta 4, entre Olimpo y Condie, en el límite de los partidos bonaerenses de Lomas de Zamora y Esteban Echeverría, a una cuadra del Riachuelo y a 30 de la feria La Salada.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según relataron los testigos, dos ladrones armados subieron al colectivo y comenzaron a exigirle las pertenencias a los pasajeros. Mientras las personas entregaban sus objetos de valor, un oficial de la Policía de la Ciudad y una agente de la Bonaerense que iban vestidos de civil advirtieron lo que pasaba.

Los policías se identificaron, sacaron sus armas y dieron la voz de alto, según indicaron fuentes del caso. En medio de los gritos y la desesperación de los pasajeros, uno de los asaltantes se acercó a la víctima y le dio un balazo en la cabeza.

QUIÉN ERA SANDRA

Sandra tenía 47 años y era madre de una nena. Pese a que fue trasladada de urgencia hasta el Hospital Balestrini de La Matanza, murió minutos después. "Me quiso proteger. Me salvó la vida. Me dijo 'a vos no te van a matar' y la mataron a ella", agregó Aldana, entre lágrimas.

Rivas tenía 47 años.

La testigo que viajaba junto a la víctima destacó el accionar de los policías por no desesperarse e intentar capturar a los delincuentes. "Todos le decían: 'Tirales, tirales, dale matalos'. Pero los policías se iban para atrás porque los delincuentes se les acercaban. Lo único que hicieron fue irse para atrás y trataron de controlar la situación", dijo Aldana en diálogo con Clarín.

Mónica, la mamá de Aldana también se mostró conmovida. "Le apuntan a mi hija y se puso tan nerviosa que la mujer que estaba al lado le dijo "Quedate tranquila que a vos no te van a matar, y le pegan un tiro a la señora", contó Mónica. "Imagínense el susto de mi hija que tenía de la mano a la mujer totalmente ensangrentada", dijo. 

QUÉ PASÓ CON LOS DELINCUENTES

Luego del enfrentamiento, agentes de la comisaría 3° de Esteban Echeverría detuvieron a los dos presuntos ladrones en Elizalde y Camino de la Ribera Sur, en la zona del barrio Olimpo en Lomas de Zamora.

Los sospechosos fueron identificados por la Policía como Gabriel Ledesma, de 22 años y Mauricio Nahuel Parodi, de 20. Ninguno de los dos cuenta con antecedentes. 

Parodi recibió un disparo en el pecho.

En el caso de Ledesma sufrió heridas de bala en un brazo y la clavícula derecha, mientras que Parodi, un tiro en el pecho. Este último se encuentra internado en estado reservado en el hospital Santamarina de Monte Grande con custodia policial.

El caso es investigado por el fiscal Fernando Semisa, de la UFI N° 4 descentralizada de Esteban Echeverría, quien ordenó pericias sobre los orificios de bala que quedaron en el parabrisas, las ventanillas y la puerta del colectivo y la pistola Bersa 9 milímetros secuestrada a uno de los policías. Ambos quedaron en libertad.

Temas

  • Un crimen absurdo y horrible
  • Sandra Rivas
  • Aldana

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios