Secciones
Pare este jueves

"Nos dieron un aumento anual del 6%, nomás": el reclamo de la Bonaerense y el límite con la sedición

Tras la medida de fuerza del año pasado, hoy son investigados más de 1800 efectivos. Aún así amenazan con otro paro para pedir mejoras.

El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires anunció este martes la desafectación preventiva de más de 400 efectivos que participaron de las protestas en busca de un aumento salarial en septiembre del año pasado en la residencia de Olivos.

A raíz de esta reciente medida, los agentes dejaron de prestar servicio automáticamente y tuvieron que entregar sus armas reglamentarias. Aún así, reclaman que desde el Gobierno provincial no cumplieron con lo pactado, y amenazan con un nuevo paro para este jueves.

La decisión fue confirmada por el ministro de Seguridad, Sergio Berni, quien aseguró: “Todos los que fueron sumariados es porque no cumplieron con su deber; el que los castiga es la ley, no Asuntos Internos”. Los policías sancionados, además, pasarán a cobrar el 50 por ciento del salario durante los próximos seis meses hasta que se defina si se los desvincula definitivamente de la fuerza o no.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La protesta que originó la medida

En septiembre de 2020, decenas de policías bonaerenses se sumaron a la movilización de sus pares de diferentes provincias de todo el país, en reclamo de mejoras salariales e insumos para mejorar el trabajo en el marco de la pandemia por coronavirus. "Pedimos un salario digno y condiciones humanas de trabajo, perdimos una compañera hace dos días porque nos tiran con un cono a hacer el operativo", habían señalado por entonces.

Lanús, Chacabuco, Zárate, Escobar, Berazategui, Florencio Varela, Quilmes, Almirante Brown, Campana, San Nicolás, La Plata, La Matanza, Merlo, Trenque Lauquen, Coronel Suárez, Miramar y Morón, entre varios otros, fueron algunos de los puntos de la provincia de Buenos Aires donde la masiva protesta policial continuó durante algunos días en medio de la promesa de una “mejora salarial importante” a la Policía provincial.

Berni sumarió a los policías que hicieron paro el año pasado.

El reclamo apuntaba a lograr un sueldo básico de 60 mil pesos y mejores condiciones para poder trabajar en las diferentes jurisdicciones de todo el país. Sin horas extras, el salario de un oficial hasta ese entonces oscilaba los 32.000 pesos de bolsillo y 35 mil en el caso de sumar adicionales. Al mismo tiempo, a eso se le debían descontar los elementos de trabajos como el uniforme y las vainas de servicio que cada policía debe reponer.

Sin mencionar que las horas extra oscilaban entre 40 o 50 pesos. Luego de tres días de reclamos, Axel Kicillof, gobernador bonaerense, anunció el acuerdo que llegó con la cúpula de la bonaerense: un salario inicial de 44 mil pesos; se triplicó el valor de las horas extra, alcanzando el valor de 120 pesos y pasó de 1.130 pesos a 5 mil pesos el monto para adquisición de uniformes que los policías deben comprar. 

Sin embargo, ahora son investigados más de 1800 efectivos que participaron de las protestas que se registraron en septiembre del año pasado, y que se desarrollaron frente a la residencia de Olivos, en el Centro de Coordinación Estratégica de la policía provincial, en Puente 12 en La Matanza y otros lugares, en demanda de mejoras salariales y laborales. 

La policía bonaerense amenaza con un nuevo paro.

De hecho, ya fueron emitidas las cédulas de notificación para cada oficial desafectado. De acuerdo a la documentación interna firmada por el auditor sumarial Joaquín María García, fechada el 8 de febrero, la sanción fue adoptada en “presunta infracción al decreto 1050/09", la norma que regula el funcionamiento de la Policía bonaerense y establece en qué caso un efectivo puede ser sancionado. 

En la resolución firmada por el Auditor General de Asuntos Internos, Darío Ricardo Diaz, se indica que “los efectivos nombrados han cometido un hecho de extrema gravedad institucional ya que han circulado por el perímetro dé la Residencia Presidencial, tanto a pie como a bordo de móviles policiales, en una clara intención de erosionar la figura presidencial, todo en el marco de un reclamo que ha tomado estado público a nivel nacional”.

Al mismo tiempo, el documento aclara que una de las razones por las cuales se retira de servicio al personal sancionado es para “evitar el posible entorpecimiento de la investigación”.

En diálogo con BigBang, un sector de la policía bonaerense se mostró disgustado por esta sanción y advirtieron que si Sergio Berni no los recibe en las próximas horas, anunciarán un paro, tal y como ocurrió meses atrás.

La bonaerense reclama mejoras.

Una de las principales quejas de la cúpula de la policía de la provincia de Buenos Aires, además de la desafectación de más de 400 efectivos, es el irrisorio aumento anual que recibieron este 2021. "El aumento que nos prometieron aquella vez lo dieron, pero supuestamente nos íbamos a juntar a hablar para acordar el aumento anual y eso nunca ocurrió. Nos dieron un aumento anual del 6.7%, es decir, 2.600 pesos", señaló la fuente consultada.

Por esta razón, comenzaron las amenazas de un inminente paro si es que Sergio Berni no los recibe en su despacho, algo que en principio no ocurrirá. Según le adelantaron a BigBang, la fuerza bonaerense tiene pensado ir a paro este jueves 11 de febrero en reclamo de una razonable mejora salarial anual. Consultado por esta situación, el ministro de Seguridad adelantó que va a sumariar a los oficiales que participen de un eventual paro.

La convocatoria se difunde a través de una página de Facebook, llamada “Policías Reclamando”, que tiene más de 50 mil seguidores. Días atrás, Berni había dejado una inquietante frase ante el inminente paro de la fuerza. “¿Y qué voy a hacer si me toman una comisaría? Voy y los saco a tiros... eso es lo que tengo que hacer. Nosotros con el gobernador Kicillof nos comprometimos a una reparación histórica", confió.

La fuerza de la provincia de Buenos Aires espera que Berni los reciba.

Y agregó: "Equiparar a los policías bonaerenses con los sueldos de las fuerzas federales, y ya empezamos por los escalafones más bajos”. Además, aclaró que la propuesta de la Provincia debe ser aceptada ya que “esto no es una negociación”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!