Secciones
Policiales

"Pensé en Fernando cuando vi a mi hijo": detuvieron a dos de los rugbiers de Claromecó

El hecho sucedió el domingo pasado, y la víctima ahora deberá ser operada de la nariz por las fracturas que tiene.

Dos rugbiers quedaron detenidos en las últimas horas, acusados ambos de haber atacado a golpes el 27 de diciembre pasado a un joven de 23 años, que sufrió fracturas en el rostro y heridas en un ojo, al termino de una fiesta clandestina que se realizó en una playa de la localidad bonaerense de Claromecó.

Detuvieron a dos rugbiers que atacaron a golpes a un joven en Claromecó.

Los arrestos se efectivizaron cuando los sospechosos, identificados por los investigadores como los hermanos mellizos Felipe y Lucio Cozzi, de 31 años, se entregaron junto a su abogado en la seccional de Tres Arroyos, ciudad de la que son oriundos.

Los dos quedaron a disposición de la Justicia, que los buscaba tras el ataque cometido el pasado domingo contra Felipe Di Francesco (23), un joven estudiante de abogacía, también nacido en Tres Arroyos, que había ido con su hermano a una fiesta clandestina en una playa de Claromecó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Al terminar el evento y cuando los hermanos Di Francesco recogían unas botellas y residuos que habían quedado desparramados por el lugar, se generó una discusión con los hermanos rugbiers en el marco de la cual Felipe fue atacado a golpes de puño y patadas hasta quedar herido de gravedad y sin conocimiento en el suelo.

Los dos jóvenes le pegaron a un chico que juntaba basura al final de la fiesta.

Los atacantes escaparon, mientras que el joven herido fue trasladado a un hospital por su hermano, que luego denunció el hecho. Aunque la Justicia ya había identificado a los sospechosos, recién ahora, a cuatro días del ataque, los Cozzi se entregaron y quedaron a disposición de la fiscal de Tres Arroyos Natalia Ramos, quien los indagará durante esta jornada.

Esta mañana, en diálogo con radio Colonia, el padre del joven herido, Guillermo Di Francesco, dijo que su hijo ya se encuentra en su casa, aunque "duerme prácticamente sentado porque tiene todos los huesos de la nariz rotos", a raíz de lo cual será operado la semana que viene en Buenos Aires.

Sobre el estado de uno de sus ojos, que quedó muy afectado por la golpiza, el hombre contó que en las últimas horas los médicos le dijeron que puede que "al desinflamarse empiece a ver".

Felipe tiene fracturas en la nariz y por el momento perdió la visión de un ojo.

Tras considerar que el ataque cometido contra su hijo fue "algo similar" al sufrido por Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes en la puerta de un boliche de Villa Gesell en enero pasado, Di Francesco explicó que a Felipe "le pegaron hasta dejarlo tirado en el piso inconsciente".

"Eso es de asesino, es una palabra que suena tan horrible, pero lo que hicieron con Felipe fue una barbaridad, no sé si por borrachos o por qué lo hicieron", manifestó.

El hombre contó que todo sucedió cuando Felipe y su hermano mayor, Ramiro, fueron en camioneta desde Tres Arroyos, donde viven, hasta Claromecó para ir a una fiesta en una playa.

Al finalizar, ambos se pusieron a levantar botellas y residuos que habían quedado esparcidos en la arena, para no dejar basura. Según el relato del hombre, en ese momento se acercaron los hermanos Cozzi y agarraron las botellas que sus hijos juntaban y "de maldad" las comenzaron a tirar al fuego, por lo que se originó una discusión con el mayor de los hermanos, en la que intervino Felipe para mediar.

Pero poco después, cuando los hermanos volvieron a cruzarse, se generó una ataque contra el menor de los Di Francesco, quien fue herido a golpes en el rostro, lo que le generó la fractura de su nariz, la pérdida de cuatro dientes y lesiones en un ojo.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!