Secciones
Policiales

"Pide ver al hijito": el desconsuelo de la mujer abusada en Puerto Deseado

Hasta el momento, uno de los acusados, de 24 años, se encuentra detenido. Mientras que la policía halló el teléfono celular de la víctima tras la confesión de su cómplice, de 16. 

Uno de los sospechosos del crimen de Santino, el nene de 4 años y la violación de su mamá, María (44), en la localidad santacruceña de Puerto Deseado fue reconocido por la víctima en una rueda de reconocimiento y el juez de la causa ordenó su detención.

El ahora detenido había sido aprehendido el viernes pero liberado horas después "por falta de requerimientos probatorios", aunque permaneció con una custodia: “Nuevas evidencias encontradas por la fuerza y declaraciones de testigos permitieron al juez ordenar la detención".

El joven de 24 años fue trasladado a una sede policial de la ciudad de Caleta Olivia para evitar una posible reacción de los vecinos y el juez del caso prevé indagarlo en los próximos días. El magistrado tiene diez días hábiles para indagar al sospechoso, quien en principio está acusado de los delitos de "rapto, abuso sexual con acceso carnal, tentativa de femicidio y homicidio.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Si bien este mismo había sido demorado el mismo viernes, horas después del hecho, el juez Oldemar Villa decidió liberarlo porque no había logrado obtener elementos probatorios. Por esta razón, el acusado fue visto por los vecinos de la zona comprando "vino" en un mercado del lugar, horas después del trágico hecho que vivió la mamá con su hijo.

Pero horas después apareció la hermana de este sospechoso y le contó a los investigadores que su hermano le había confesado el crimen y la violación, por lo que el juez volvió a demorarlo y finalmente ordenó su detención cuando María lo reconoció.

Al momento de ser demorado por primera vez, el ahora detenido presentaba algunas heridas cortantes que pueden ser de defensa de la mujer violada. Por otro lado, el cómplice del detenido, que se encuentra aprehendido, tiene 16 años.  

A raíz de su confesión, la policía dio con el teléfono celular de la mujer violada este lunes en la playa de Cavendish. Personal de la Policía de Santa Cruz realizó una inspección ocular en proximidades de la playa donde ocurrió el hecho y halló el aparato celular entre las rocas.

En tanto, la mujer sigue con atención médica y psicológica en el hospital local, adonde está acompañada por su esposo y dos de sus hijos, una joven que llegó el sábado desde Salta y el que reside en Puerto Deseado.  María recibió 50 puntos de sutura en la cabeza, agresiones con arma blanca en el cuello y golpes en todo el cuerpo.

“Pide constantemente poder ver el cuerpo de su hijito y además quiere llevarlo ya para Salta y darle sepultura”, señaló una fuente judicial. Pero los peritos que la asisten se oponen a que ello ocurra porque sería “otro duro golpe para la mujer”.El hecho ocurrió el jueves cuando la mujer y su hijo de 4 años, que viven en Salta y estaban de visita en Puerto Deseado, caminaban por la playa Cavendish, ubicada a poco más de un kilómetro del centro de la localidad balnearia.

De acuerdo a los datos que pudo aportar la víctima a la policía, en ese momento ambos fueron sorprendidos por dos hombres que los amenazaron, la obligaron a caminar hasta una cueva y luego la atacaron con el objetivo de abusar sexualmente de ella.

Según lo que relató, en medio del ataque sexual y mientras uno de los agresores amenazaba a su hijo con un cuchillo, la mujer se desvaneció, por lo que los delincuentes, al creerla muerta, se llevaron al chico, a quien finalmente asesinaron a golpes y abandonaron.

Cientos de personas reclamaron justicia tras el crimen de Puerto Deseado

Cientos de personas participaron el domingo de una movilización en el centro de la localidad de Puerto Deseado para pedir por el esclarecimiento del crimen del nene de 4 años y de la violación de su madre, y cuestionaron el accionar del juez que interviene en la causa.

La concentración comenzó a las 17 en la Plaza del Vagón, ubicada en Almirante Brown y San Martín, a metros de la municipalidad de Puerto Deseado. Desde allí, los vecinos y vecinas se dirigieron al juzgado donde el juez de instrucción, Oldemar Villa, realizó una rueda de reconocimiento de la cual participó el adolescente demorado por el hecho.

Pasadas las 18.30, los manifestantes continuaban esperando el resultado de la medida y aguardaban con expectativa la posible llegada de la mujer abusada. “Hoy todos somos María” y “Justicia por Santino”, fueron algunos de los carteles visibles.

Además, los presentes cuestionaron el accionar del juez Villa en otras de las causas que el magistrado interviene. “Hubo mucha gente que se acercó con carteles de casos que quedaron impunes. El caso de María fue un detonante”, dijo Cecilia, la mujer que auxilió a la mujer.

Vecinos de la localidad de Puerto Deseado señalaron que el mayor problema del lugar es la presencia de narcotraficantes que venden droga y que muchas de esas causas están bajo la órbita del juzgado que dirige el Juez Villa.

Por otra parte, en las últimas horas se creó un petitorio en la página web change.org con la consigna “Pena de muerte en Argentina (para crímenes como el de Puerto Deseado)”, (https://www.change.org/p/presidente-de-la-nacion-argentina-pena-de-muerte-en-argentina-para-crimenes-como-el-de-puerto-deseado) que ya lleva más de cinco mil firmas.

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!