Secciones
Ocurrió el 9 de octubre

"Se llevaron cosas del bar clausurado": la denuncia de la familia de la joven que murió quemada en San Miguel

Están imputados por "homicidio culposo" el dueño, el encargado y una moza.

La mamá de Lucía Costa Osores, la joven de 18 años que murió prendida fuego en octubre pasado tras una explosión ocurrida por una negligencia dentro del bar Zar Burgers&Beer de San Miguel, siente que la causa que investiga el fallecimiento de su hija no marcha para nada bien.

A pesar de que el dueño del lugar, el encargado y una moza permanecen imputados desde el día uno; Lorena Osores descubrió recientemente que algunas personas entraron al bar y se llevaron cosas de adentro, aún cuando el establecimiento permanece cerrado y tiene una faja de clausura.

Lucía Costa murió tras una explosión en el bar Zar de San Miguel.

"Las cosas no andan bien, acá en San Miguel donde ponemos cosas de Lucía, las sacan, las tapan", se lamentó la mamá de la chica fallecida, quien desde un primer momento se constituyó como querellante en la causa junto a su abogada Nilda Gómez, madre de Mariano Alexis Benítez, uno de los chicos que perdió la vida en Cromañon.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

A pesar del esfuerzo constante, y de que una vez por semana Lorena va a la fiscalía a cargo de Tamara Roxana Vaisman, la carátula del expediente sigue siendo "homicidio culposo", cuando en realidad la familia espera que la calificación penal cambie a "homicidio doloso".

"Desde la fiscalía me dicen que no pueden cambiar la carátula y que sigue como homicidio culposo y yo digo que cómo puede ser, que puede estar 3 años preso (Tato Oliverio, el dueño del lugar) y salir como si nada. Está terrible todo, pero voy a seguir", aseguró a BigBang.

La explosión ocurrió cuando la moza rellenó un centro de mesa con alcohol.

Sin embargo, las malas noticias no solo tienen que ver con la parte judicial, ya que recientemente Osores se enteró que, aunque estaba clausurado, el domingo pasado varias personas irrumpieron en el bar y rompieron la faja de clausura para entrar, y llevarse algunas cosas.

"Los vecinos aseguran que el domingo hubo gente que entró al bar. Entraron con llave y la faja de clausura está rota. Se llevaron cosas de adentro, que supuestamente es una evidencia judicial, así que ahí ya están incumpliendo la ley. Ya avisé a la fiscalía y dijeron que ellos no le dieron autorización para eso", aclaró la madre de Lucía.

Según dijo, ahora espera que los llamen para dar explicaciones, aunque a pesar de la gravedad del asunto, la Justicia actúa como si no hubiese pasado nada. Para corroborar lo que los vecinos le habían contando, ella misma fue a la puerta del bar y encontró la faja de clausura rota, al igual que el altar que armaron para su hija, el cual quedó destrozado.

En varias oportunidades, amigos y familiares de Lucía marcharon desde la plaza de San Miguel hasta la puerta del bar, donde dejaron velas, fotos y carteles para recordar a la joven; lugar que ahora fue arruinado por quienes entraron.

Indignada ante esta situación, Lorena también contó a BigBang que se enteró de que el encargado del bar, quien permanece imputado en la causa pero en libertad, ya está trabajando en otro lugar en San Miguel, llamado Raquel.

"Me pregunto cómo puede ser que el encargado que no hizo nada cuando mi hija se estaba prendiendo fuego, ahora está trabajando en otro lugar. El 10 de diciembre voy a hacer una marcha en San Miguel por esto mismo, porque no se está moviendo nada, y hacen de cuenta que no pasó lo de Lucía y la verdad que esto no puede quedar impune", dijo la madre de la adolescente.

Respecto a la causa judicial, en las últimas semanas estuvieron declarados varios de los chicos que presenciaron el momento de la terrible explosión, algunos amigos de la joven, y otros, chicos que estaban en el bar por su cuenta, quienes también resultaron quemados. Además de Costa Osores, en total 8 personas resultaron heridas y debieron permanecer internadas.

Sus palabras fueron importantes para la investigación, porque todos coincidieron en que mientras la joven estaba quemada en el suelo y pedía auxilio, nadie la ayudaba. 

Del mismo modo, varios de los presentes, según contó la mamá de Lucía, dijeron haber visto que los dueños del lugar seguían festejando un cumpleaños aún después del hecho.

El dueño, el encargado y una moza están imputados pero en libertad.

"Esta semana van Dolores y Franco (dos de los jóvenes que estuvieron internados y muy complicados de salud), que ya tienen fecha para declarar. Ellos estuvieron cerca y se van a hacer las pericias de los videos que grabaron. Los chicos de la mesa ya declararon", indicó.

Además de la causa que se tramita contra los responsables del bar, la familia de Lucía inició otro expediente para analizar si existió responsabilidad municipal, y para saber si el establecimiento estaba habilitado y en qué condiciones.

"También van a ir a declarar los de la parte municipal, que ahora se atrasó un poco porque se abrió una nueva causa en la Fiscalía N°8 para denunciar directamente a la municipalidad, y con eso todo se alarga más. Ellos ya están juntando las pruebas y ahí se verá que culpa le corresponde a cada uno", explicó Lorena.

Denuncian que se llevaron cosas del bar a pesar de estar clausurado.

Por su parte, el abogado del papá de la chica fallecida, Manuel Aramayo, comentó a BigBang que desde su querella ya solicitaron la imputación del intendente de San Miguel, Jaime Méndez; del secretario de la intendencia; y de quien maneja el departamento de control urbano. "Estamos esperando la respuesta de la fiscal, porque todavía la causa está en etapa de instrucción", señaló el letrado.

A su vez, comunicó que el próximo 28 de diciembre fueron citados para realizar un peritaje sobre las imágenes de unas cámaras de seguridad que no se veían bien, y que ahora se podrán analizar.

"Estamos preparando ya la demanda para la instancia civil, le vamos a reclamar a los imputados y al municipio", dijo, aunque agregó que el resultado de esa causa tendrá total relación con lo que ocurra en la instancia penal.

La explosión

Lo que se sabe hasta ahora es que la explosión se produjo el 9 de octubre pasado después de que una de las camareras se acercara con un bidón enorme de alcohol a rellenar el centro de mesa que estaba encendido con fuego en el lugar donde estaba Costa Osores.

Gracias a las declaraciones de los chicos, se conoce también que esa misma moza ya había hecho lo mismo en otras mesas, y que incluso había ocurrido un pequeño incendio que pudo ser controlado de inmediato. Aún así, siguió rellenado los centros de mesa con la supervisión de los encargados.

El estallido ocurrió cerca de las 11 de la noche, cuando hacía apenas un rato que Lucía había llegado al bar acompañada de sus amigos. Por la pandemia del coronavirus, en San Miguel recién se habían habilitado los bares pero únicamente al aire libre, algo que no fue respetado en Zar, ya que la explosión ocurrió en un lugar semi abierto.

Quienes vieron a Lucía aseguraron que fue la más quemada, y que a pesar de sus amigos intentaron auxiliarla, el cuadro era de terror y la joven gritaba en el piso pidiendo ayuda. Aunque sobrevivió algunas horas, finalmente murió el 10 de octubre, con casi todo su cuerpo afectado.

Temas

  • Lucía Costa Osores
  • San Miguel
  • Bar
  • Clausura
  • Denuncia
  • Familia
  • murio
  • Quemada

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios