Secciones
Policiales #NiUnaMenos

A un año del crimen de Florencia: la siniestra trama del abuso y asesinato de la nena de 12 años

La madre está en prisión, el padrastro se suicidó y los hermanos de la niña asesinada son cuidados por familiares cercanos. En los próximos meses se realiza el juicio oral y público.

Florencia Abril Di Marco tenía 12 años. Estaba lista para ir a la escuela  Su mamá estaba internada para dar a luz a su hermanita. Su padrastro, Lucas Gómez, la llevó en su auto al colegio. Al mediodía él denunció su desaparición. Dos días después, fue encontrada estrangulada y violada debajo de un puente en la localidad de Saladillo, en San Luis. Gómez fue detenido y, acorralado por las pruebas en su contra, se ahorcó en la celda de aislamiento del penal de Pampa de las Salinas. Luego quedó implicada la madre de la niña, Carina Di Marco, quien cumple un año en prisión y espera el juicio. 

Florencia era víctima de abuso sexual con acceso carnal.

El juicio contra Carina Di Marco comenzará en unos meses. En un primer momento, la madre de la niña se mostró ante las cámaras amamantando al recién nacido y sorprendida por lo ocurrido. Pero luego de tomarle declaración, la jueza Virginia Palacios, la imputó como partícipe necesaria en el delito de violación triplemente agravada y la envió a la cárcel.

Carina declaró en la causa y quedó detenida.

El macabro crimen ocurrió el 23 de marzo de 2017. Hoy se cumple un año desde que su madre quedó implicada en la oscura trama del abuso y crimen de la niña. 

Según declaró Gómez, la última vez que había visto a Florencia fue cuando la dejó en la puerta de la escuela. Luego siguió con el recorrido, ya que tenía que llevar a otro hijo a otra escuela. Pero comenzaron a sospechar de sus dichos. Lo acusaban en las redes y lo cuestionaban en los medios locales. Gómez pidió respeto y dijo que lo comprendan, que también "estaba sufriendo". Pero nada convenció a los investigadores. Reunieron elementos suficientes para fundamentar la vinculación de Gómez en el crimen de la menor. Al ser detenido aseguró que no quería declarar y pocos días después terminó con su vida. Previamente había escrito una carta pidiendo perdón. 

Gómez, el padrastro.

Uno de los elementos contundentes fue una filmación de un peaje. Su auto fue capturado por una de las cámaras de seguridad ubicadas en el paso hacia Saladillo, donde hallaron el cadáver. Las imágenes fueron solicitadas por la Justicia luego de que un grupo de pescadores se presentaran de manera voluntaria a decir que vieron a un hombre canoso, de pelo corto, y con lentes en la zona donde se encontró a Florencia sin vida.

García el día que denunció la desaparición de su "hijastra" se rapó y luego se mostró en los medios. También encontraron evidencia en la vivienda. En sus computadoras tenía historial de navegar en sitios pornográficos y en sus buscadores había rastro de haber ingresado la combinación de palabras como "orgía de hombres", "penetración múltiple", entre otros términos. 

CARA INOCENTE 

Durante los días de búsqueda de la menor Gómez intentó poner la mejor cara de inocente y parpadeaba continuamente ante una pregunta incómoda. Decía que estaba en shock. Y no titubeó al intentar desligarse de las acusaciones de la opinión pública. “La gente dice cualquier cosa”, afirmó.

En la autopsia se reveló que la última violación por vía anal y vaginal no fue la primera. Por lo que se presume que le dio fin a la vida de su hijastra para ocular un primer delito.

 

En el informe del examen señala que el cuerpo de la víctima tenía sino de abusos antiguos. Ese fue el dato que posicionó la investigación como la presunción de los investigadores de que estaban ante un caso de violencia intrafamiliar.

La jueza a cargo de la investigación, Virginia Palacios, ordenó la detención de Gómez y se allanó la vivienda donde vivían en San Luis, hace nueve meses. En el lugar encontraron elementos para sumar a la causa y que, además, sostienen que la nena sufrió un tormento. 

EL ROL DE LA MADRE

El hecho de que la víctima haya sufrido abusos reiterados y cómo actuó tras la desaparición la deja bajo la lupa. Se encontraron pruebas contra el padrastro y ahora se busca aclarar la posición que ocupó Carina Di Marco, la madre, en todo lo que vivió la menor.

El último abuso ocurrió cuando la madre estaba internada en la Maternidad Provincial “Doctora Teresita Baigorria”, para dar a luz. Pero la autopsia dejó al descubierto los abusos de antigua data. 

Los signos en el cuerpo de la nena y otros síntomas en su comportamiento señalan una aparente habitualidad en el sometimiento sexual. Su extrema timidez y su actitud solitaria refuerza la teoría de ser víctima de torturas psicológicas y de estar bajo amenaza.

Florencia tenía 12 años.

Cuando los medios locales los entrevistaron, contaron que se habían mudado a San Luis en “búsqueda de un futuro mejor”. El padrastro acotó “Y mire ahora lo que nos pasó”. Al terminar su frase terminó la nota. Pese a sus dichos, hay rumores de que tal vez escaparon de algo. Alguien los señalaba de algo que estaba mal. Minutos después la Policía los llamó. Habían encontrado el cadáver de la nena. 

FRASES EXTRAÑAS

En el Facebook de Carina, antes de que lo elimine, figuraba un álbum de fotos en el que escribió un mensaje de despedida a su provincia natal. En la descripción del mismo, dejó un texto sentido y del cuál se desprenden varias frases llamativas.

“Pasamos por buenos y malos momentos pero aquí estamos

“Pasamos por buenos y malos momentos pero aquí estamos, dándonos otra oportunidad para seguir siendo felices por nuestros hijos y nuestro futuro juntos. Demos la vuelta al as páginas de esta historia para seguir siendo felices por más piedras que pongan en nuestros camino, sé que nuestro amor es más fuerte”.

"Sé que nuestro amor es más fuerte

También compartió otra publicación que decía “Cuida a tu pareja, los hijos se van, los amigos cambian, el cuerpo envejece, el dinero se acaba y a tu lado sólo estará tu esposa (o)”.

"Cuida a tu pareja, los hijos se van,

EL ROL DE LA MADRE

A un año del descubrimiento del hecho, los tres hijos de la pareja son cuidados por un familia en San Luis, mientras la madre aguarda en la cárcel el juicio en su contra. La mujer podría ser condenada a 17 años de cárcel.

Temas

  • "NiUnaMenos

Comentarios