Secciones
Policiales En problemas

Belsunce, drogas y robos: la nueva caída de Pachelo, el sospechoso de siempre

La familia de María Marta siempre lo apuntó por el crimen de El Carmel. Ahora lo detuvieron por robar casas en un country de Pilar.

Saltó a la mala fama por ser uno de los sospechosos del crimen de María Marta García Belsunce. Su nombre volvió a las páginas policiales: Nicolás Pachelo fue detenido ayer  por ser el presunto autor de cuatro robos ocurridos en el Tortugas Country Club.


Según consigna La Nación, Pachelo, de 41 años, fue detenido en su departamento de Libertador 184, en Retiro. Junto a él cayó un cuidador de caballos que sería su cómplice. El allanamiento fue ordenado por el fiscal Martín Otero.

Pachelo es trasladado por la Policía. La Nación.

De acuerdo con lo informado por Télam, entre las víctimas se encuentran Osvaldo Brucco, dueño del restaurante GardinerArturo Piano, director ejecutivo del Banco Piano y Jaqueline Ducoté, hermana del intendente de Pilar, Nicolás Ducoté.

Se cree que la presunta banda de Pachelo actuaba bajo la modalidad escruche: entrar en casas en ausencia de sus ocupantes. De eso modo las desvalijaba, apuntando siempre a las cajas de seguridad. 

El sospechoso de siempre

Pasaron más de 15 años desde que el cadáver de la socióloga María Marta García Belsunce fue encontrado en el baño de su casa ubicada en el barrio cerrado El Carmel, y aún no descansa en paz.

Su muerte estuvo envuelta por el misterio desde el primer momento: primero pensaron que había sido producto de un accidente doméstico, pero un mes y medio más tarde descubrieron que había sido asesinada de cinco balazos en la cabeza.

Nicolás Pachelo, el sospechoso de siempre
Nicolás Pachelo, el sospechoso de siempre

Fue en esta etapa donde el nombre de Nicolás Pachelo comenzó a trascender en los medios, sobre todo cuando el dedo acusador de los familiares, envueltos en la sospecha de la culpabilidad, el encubrimiento y la complicidad, lo señaló como el presunto asesino.

Pachelo era un vecino del country que tenía antecedentes penales, y cuando fue interrogado por el crimen había declarado que a esa hora estaba en un shopping de la zona de Palermo, con su madre.

Sin embargo, se determinó que eso no era verdad, ya que había sido visto en Carmel por tres personas y aparecía filmado saliendo del country después de las 19, es decir, luego del crimen.

Después de que Carlos Carrascosa, el viudo de María Marta que había sido condenado a prisión perpetua en 2009 por el crimen de su mujer, fuera absuelto, Nicolás Pachelo volvió a estar en lo más alto de la lista de sospechosos.

Inclusive el fallo que absolvió a Carrascosa señala que carece de fundamentos la decisión de los investigadores para desechar la hipótesis de que María Marta había sido asesinada por Pachelo, su vecino.

“Se refiere, puntualmente, a la sospecha generada contra el vecino Nicolás Pachelo, visto no sólo que resultó condenado por la comisión de delitos contra la propiedad, perpetrados contra amigos, conocidos o familiares de éstos, lo que a su vez había generado que se dispusiera una vigilancia permanente en su domicilio del country El Carmel”, señala el fallo que absolvió a Carrascosa.

El mismo también señala que mintió sobre donde estuvo a la hora del crimen, sobre su sospechosa salida del country por la salida de proveedores luego de la muerte de la víctima, y su actitud sospechosa al otro día del asesinato, cuando preguntó por “la mujer que había matado” cuando por esa hora el fallecimiento era interpretado como producto de un “accidente doméstico”.

Señalado desde el primer momento, ahora vuelve a quedar en el ojo de la tormenta
Señalado desde el primer momento, ahora vuelve a quedar en el ojo de la tormenta

El supuesto modus operandis de Pachelo

En 2004, cuando ya era el sospechoso favorito de la familia García Belsunce, Pachelo fue procesado por una serie de robos y hurtos. Esto reforzó la hipótesis de la familia: que a María Marta la había matado porque reconoció a un delincuente dentro de su casa.

Según la resolución del juez Bergés, el que lo procesó en 2004, Pachelo siempre tenía como víctimas a amigos o conocidos, y empleaba el mismo “modus operandi”: sustraía las llaves en eventos sociales, averiguaba cuándo no había nadie en los domicilios, y entraba o mandaba a robar.

Sin embargo, hubo siempre una prueba que jugó a su favor: Pachelo fue uno de los pocos sospechosos que accedió a someterse a una extracción de sangre para comparar su ADN con el de las manchas encontradas en la escena del crimen. La prueba demostró que no había estado ahí.

Pachelo fue arrestado cuando el operativo “Quinta Fest” desbarató a una banda de narcotraficantes que vendían drogas sintéticas en fiestas electrónicas. Tiempo después obtuvo la libertad.

El magistrado acusó al empresario y fisicoculturista Florio Lenatowicz, de 45 años, de ser el "organizador y financista" de la banda, y a Pachelo, de 39, de ser el encargado de vender las drogas en las fiestas y eventos investigados, según indicaron fuentes judiciales a la agencia de noticias Télam.

En paralelo a su supuesto rol de estupefacientes y organizador de fiestas clandestinas, Pachelo logró encontrar una profesión no clandestina: se hizo jugador profesional de póker, y ha cruzado varias veces el charco para jugar en Punta del Este y ha ganado algunas veces.

En la mesa de poker, el que según él era su lugar en el mundo
En la mesa de poker, el que según él era su lugar en el mundo

Llegó a estar con prisión preventiva en el penal de Ezeiza, y la fiscalía debe ahora buscar una nueva línea de investigación y lo debe hacer rápido: tiene 292 días antes de que prescriba la causa y el asesinato quedará impune. Y entonces, María Marta jamás descansará en paz.

Temas

  • Nicolás Pachelo
  • García Belsunce

Comentarios