Secciones
El Gordo Valor:
Policiales leyenda del hampa

El Gordo Valor: "No extraño robar, pero reconozco que sin acción me aburro mucho"

El mítico ex líder de la superbanda que robaba bancos y blindados presentará su libro.

"No extraño robar, pero reconozco sin acción me aburro mucho", confiesa el Gordo Valor a BigBang. Por estos días está ilusionado con la presentación que hará de su libro "Mi vida", en el que cuenta su vida delictiva desde su primer robo hasta sus caídas.


Durante veinte años fue uno de los emblemas del delito argentino. Robó bancos y blindados. La Policía lo consideró el Enemigo Público Número Fue condenado. Lo metieron preso. Se escapó. Y volvieron a detenerlo. Pero a los 64 años, Luis Alberto Valor, más conocido como El Gordo Valor, anunció su retiro de la delincuencia. "No quiero saber mas nada con el robo. Hice mucho daño y estoy arrepentido. Me retiro. Ahora los que roban son los políticos. Además con la tecnología que hay es casi imposible robar", dijo Valor.

¿Será verdad que esta vez se retira del hampa? Foto: Nacho Sánchez.

"Tengo mucho respeto por los bandidos. Tenaces, atrevidos, arriesgados, valientes aun amigos de lo ajeno. Nadie puede decir que esté libre de estas tentaciones, pero pocos pueden jactarse de estas virtudes. Valor es nuestro bandido mediático. A principios de siglo solo se hablaba de una banda, además de las bandas de rock; era aquella liderada por Valor, la superbanda. Pero Valor escribe una vida anterior a la superbanda que le dio fama. Militante en Montoneros y la Juventud Peronista, fue a recibir a Perón a Ezeiza. Fue un montonero solidario… y fue preso", escribe el músico Andrés Calamaro en el prólogo del libro del hampón.

Calamaro elogia al célebre ladrón.

Valor salió en libertad hace tres meses. "Al lado de los políticos que chorean, soy un bebé de pecho", dijo hace un tiempo.

Su aurobiografía.

Es más: el caso de José López, el ex hombre de confianza de Julio de Vido detenido con un bolso con 9 millones de dólares en la puerta de un convento de General Rodríguez, llevó al delincuente a decir: "Los políticos robaron a cuatro manos, dejaron a los pistoleros bastantes chiquitos". 

El caso López indigna hasta a los delincuentes.

El nuevo plan

El Gordo Valor pasa horas concentrado en su nuevo plan. Lejos de los días en que contaba las horas en su celda de la cárcel de Campana,  anota y piensa cada paso a seguir. El ex líder de la superbanda que robaba bancos y blindados está por ejecutar su próximo golpe. Será sin armas, será legal: el famoso bandido comenzó a diseñar remeras, gorras y bermudas con su nombre. Su esposa, Nancy, ya registró la marca “Gordo Valor” .

“La idea es darle trabajo a algunas personas y pensar en tener una salida laboral.

“La idea es darle trabajo a algunas personas y pensar en tener una salida laboral. Las remeras tendrán logo y algunas llevarán mi foto, no pretendo hacer ninguna apología”, dijo Valor a BigBang.

Industria argentina

En su época de apogeo criminal, cuando invertía en grandes negocios y en su casa había escondites con gruesos fajos de billetes de cien de dólares, el Gordo Valor soñaba con abrir una cadena de bares que llevara su nombre. Registró la marca y por entonces tenía un representante que planeaba vender muñequitos suyos y remeras con su imagen. “Estoy diseñando las remeras. Si Dios quiere, en un mes se podrán vender. Van a ser baratas, pero no fijé el precio aún. Las van a vender afuera porque los presos no podemos manejar guita”, explicó.

“Las remeras tendrán un logo y algunas llevarán mi foto

A Valor lo animaba saber que en varios países, los restaurantes llamados Al Capone o Lucky Luciano, los reyes de la mafia en los Estados Unidos de los años 20, se habían convertido en la atracción de comensales y curiosos. El Gordo se imaginaba vestido con traje negro, sentado a una mesa del fondo, con un vaso de Martini en la mano y rodeado de retratos de Al Pacino –en la piel de Scarface– y de Marlon Brando en El Padrino, sus películas favoritas.

El ladrón posa con un falso Sapo Pepe, en un festival que organizó en 2011 para el Día del Niño.

Después de la caída

Valor fue detenido el 6 de julio de 2014, cuando iba por San Miguel en una camioneta con pedido de secuestro que llevaba cuatro armas de fuego.  “Me hicieron una cama”, denuncia el célebre rufián. Llevaba dos meses de libertad condicional.

Se cree que Valor robó más de 50 blindados en los años ochenta y noventa. Foto: Clarín.

La penúltima caída había sido el 31 de julio de 2009, después de una accidentada persecución policial. El hampón, que según la Policía estaba por cometer un robo, chocó en su auto contra una fila de árboles del country Olivos Golf Club de Pablo Nogués, en el norte del conurbano bonaerense, una porción de campos y casas de dos plantas construidas en barrios cerrados, con vista a un lago y vigilados por guardias privados las 24 horas.

“Robé y estoy en cana. Hay políticos que son ladrones de guante blanco y siguen libres. ¿O acaso el corralito no fue el robo del siglo?

En los ochenta, la Policía lo catapultó como: “Enemigo público número uno”. Ese mismo mote recibió Al Capone, que contrabandeaba alcohol durante la Ley Seca y cayó no por matar sin piedad, sino por evadir impuestos.

Valor ensangrentado: así lo detuvieron en 2009, luego de chocar contra una fila de árboles. 

Libro y película

Valor tiene otro proyectos:  vender su historia para que filmen una película. “Parece que los policiales están de moda. Con Puccio se armó una locura bárbara. Pensar que lo conocí a Arquímedes, era el encargado e la biblioteca. Era malo, pero lo respetaban”, dice Valor. 

Valor pasó 18 años de su vida en la cárcel. Antes de fin de año podría recuperar la libertad.

“Con Puccio se armó una locura bárbara. Pensar que lo conocí a Arquímedes, era el encargado e la biblioteca. Era malo, pero lo respetaban

En la Argentina, decir Gordo Valor es sinónimo de ladrón pesado. Hasta los políticos lo usan como adjetivo descalificativo. Una vez, Lilita Carrió comparó a Néstor Kirchner con el Gordo Valor. También dijo que pactar con Eduardo Duhalde era lo mismo que pactar con Valor. El famoso ladrón se ríe de esas frases. No quiere hablar de política ni de políticos. Sólo dice: “Robé y estoy en cana. Hay políticos que son ladrones de guante blanco y siguen libres. ¿O acaso el corralito no fue el robo del siglo?”.

“Hay políticos que son ladrones de guante blanco y siguen libres

Para muchos, Valor representa un estilo de ladrón que está en vías de extinción. “Los pibes hoy por el paco te matan por un par de zapatillas. Se acabaron los códigos”, dice el Gordo. A más de 25 años de la superbanda, cambia de rubro: ahora le gusta la moda.                            

Temas

  • Gordo Valor
  • Calamaro

Comentarios