Secciones
El padre de la chica
Policiales

El padre de la chica "suicidada" con el dedo gordo del pie: "Le tenía terror a esa escopeta de mierda"

Norberto Grippo, padre de Celeste Belén Grippo Martínez, nunca había hablado hasta ahora. Esta es su testimonio sobre la muy sospechosa muerte de su hija, y sobre un ex novio golpeador que dice que ella se suicidó. 

Por Daniel Riera

"A mí no me entiende nadie. Todo el mundo me dice Ya se te va a pasar, ya se te va a pasar, pero pasa el tiempo y no se me pasa un carajo"", dice Norberto Grippo antes de despedirnos. Norberto es el padre de Celeste Belén Grippo Martínez, una chica de 27 años que el 29 de mayo de 2017 fue asesinada en su casa de Valentín Alsina, partido de Lanús, salvo que los lectores prefieran creer que se suicidó de un escopetazo en el abdomen, apretando un gatillo con el dedo gordo del pie. Así lo indica la estrambótica versión que sostuvo ante la Justicia Víctor Nosach, su ex pareja, el dueño de la escopeta, dos veces denunciado por violencia de género contra Celeste (y jamás siquiera imputado en la causa), así es la única  versión que hasta ahora la Justicia toma por válida.


Norberto trabaja como peluquero en una peluquería legendaria de Diagonal Norte. Para su asombro y su desazón, jamás fue llamado a declarar por la Justicia, pese a que puede dar fe de las denuncias por violencia de género de Celeste contra Víctor, pese a que estuvo en la escena del crimen (o del suicidio con el dedo gordo de pie: cada uno elige lo que le parece más verosímil) y observó una serie interminable de irregularidades. Norberto quiere hablar. Como publiqué ya dos notas sobre este horroroso hecho,  la primera

 Un "suicidio" muy parecido a un femicidio: según un fiscal, se "disparó" un escopetazo con el dedo gordo del pie

y la segunda

La hermana de la chica del "suicidio" con el dedo gordo del pie, acusa al cuñado: "Yo lo vi ahorcarla"

Ángeles, la hermana de Celeste, tiene mi número.  Recibí un mensaje de Whatsapp que decía: "Yo quiero hablar sobre esos tipos que me arrebataron a mi hija, ni velatorio tuvo, pobrecita. Estoy mal. Después del 1/2 día estoy hasta las 19 en peluquería frente Obelisco Diagonal Norte. Soy Norberto Grippo, gracias. A su disposición, gracias. Gracias por su colaboración".

Apenas Norberto termina de cortarle el pelo a un cliente, vamos a tomar un café. La charla es difícil: Norberto habla sin parar y casi no admite interrupciones. Tiene una voz ronca, y por lo tanto una  dicción un poco complicada para quien no está acostumbrado a escucharlo. Tiene mucho para decir: sólo se detiene algunas veces para llorar, y a veces sigue llorando sin dejar de hablar. Tiene mucho para decir y quiere que lo escuchen de una vez. Es un padre que ha perdido a una hija. Quiere Justicia. Hasta ahora, la Justicia ni siquiera se interesó en escucharlo. Muestra en su celular una foto de Celeste con él.

-Esta fue la última vez que la vi a ella, que me sacó fotos, en febrero de 2017, febrero. Marzo no la vi, abril no la vi, en mayo pasó lo que pasó. Tres días antes había hablado conmigo ella. Hablamos. Acá está, mirá qué bonita que está. Mirá lo que era mi hija. Hizo bife a la cacerola, que me gusta a mí, un vino que trajo para mí, porque ella había estado en Santiago, me trajo un vino lindo con las copas que le regalaron en una bodega, lo había compartido conmigo, y su pareja pasaba al lado de nosotros, nunca se sentaba con nosotros, nada. Nunca me cayó bien, ni a mí ni a mi hijo, ni a las amistades mías tampoco. Era un amor enfermizo. Se separaban, volvían, se separaban, volvían. Cuando yo hacía un asadito en casa, que venían, todo muy lindo, todo muy contento, estaba mi hijo Matías, pero después cuando ellos se iban, ella subía al auto y él la miraba de una manera rara, con los ojos medio amenazantes y le decía yo a ella después: "¿Llegaste bien hija?" Y ella "Sí, papi, por qué". "Porque lo vi raro a él". "Siempre es así, papi. Chinchudo. No le hagas caso. Cuando se hace un poquito tarde se enoja porque tiene que ir a ver a la hermana, no le des bola. Nunca comentes cosas de Ángeles [ hermana de Celeste], porque él se enoja mal, porque dice 'Para qué vamos a la casa de tu padre, si te llena la cabeza con cosas de tu hermana" Y yo "quedate tranquila hija, no voy a comentar más nada"...

-...

Y después estuve un tiempo sin verla, nunca me comentó que iba a hacer un viaje  hasta que volvió. Me enteré el día que murió que habían ido a la isla de Cancún en una mini luna de miel, dijo él, pero yo no creo.

-¿Qué es lo que cree usted?

-Tres días antes de su muerte mi hija habló conmigo, que venía de Santa Teresita a Buenos Aires. "Me separo, papá, ya está pensado. Esta vez del todo. Voy a buscar a Bruna". Bruna es la perrita, que no me la quiso dar él. "Espero que el Gordo me deje sacar las cosas, está muy problemática la cosa con la madre, la hermana, la familia, pa, tengo miedo". Y yo le dije "No vayas sola". No estuvimos de acuerdo en que ella fuera sola a retirar las cosas del departamento de Lanús. La propia Norma Martínez, la mamá de mi hija (estamos separados hace 20 años pero mantenemos una muy buena relación), tampoco quería que fuera sola, porque sabía que algo iba a pasar, lo presentía como madre. Le dije "porqué no te bajás en el cruce de Varela (yo vivo en Florencio Varela) venís a casa y te acompaño", y ella "No, no te hagas problema, me voy a ir a lo de mi amiga Romina hasta que consiga un departamentito, porque yo pienso ir a la costa y me voy a poner un negocio allá. Cosa que él no quiere, porque él quiere ponerme a la hermana de él conmigo, en el mismo local. Yo quiero poner una peluquería, la hermana quiere poner venta de bijouterie, cosas, yo no quiero, yo quiero mi peluquería".  Es un tipo muy posesivo, no dejaba que mi hija avance, no quería que mi hija dependiera de su propia voluntad, de su propia platita. "¿Qué minivacaciones hiciste?", le dije. "No, pa, todo para la mierda, es un hijo de puta, no me preguntes nada. La pasé mal, yo me quiero separar del todo, yo te prometo pa". Le dije Yo te acompaño Celeste, la última vez volviste muy golpeada, que te pegaron entre los dos, toda marcada en los brazos, golpeada, no quisiste hacer la denuncia porque tu amiga te metió eso en la cabeza.

-Cuando dice "los dos", ¿a quiénes se refiere?

-Sí, uno la tenía en el piso, el otro la.... El hermano (Diego Nosach), una basura. Me dice mi hija: "Vos decime papi, ¿soy una mala mina yo?" (llora) Y yo "¿Qué mala mina, Celeste? Con la edad que vos tenés sos buena repostera, buena cocinera... No es porque sea mi hija, pero era una piba de oro. Le dije "Sos  una gran mina, no seas tonta, no te dejes desvalorizar, no te desvalorices vos..." Me dice "Bueno pa, me voy a ver qué hago, voy a ver a mamá, porque está todo mal con el hermano de él y la madre. La madre me echa tierra arriba de la cama, la hermana me saca las zapatillas... Me hacen cosas para que yo me enoje, para que él venga y se le agarre conmigo", porque capaz que ella le decía "Mirá las cosas que me hace tu vieja", y él "Qué hablás así de mi mamá", y ahí se pudría todo, y empezaban los gritos entre ellos y ahí subía el hermano.

-Usted ... (interrumpe)...

-... y la última vez estaba en Lanús, que mi hija [en una de sus separaciones] alquilaba frente al Bingo Lanús, un departamento, en esa época iba muy seguido yo a verla. Él vino, al ratito que yo me fui, le pateó la puerta, despedazó todo. Ella laburaba en el autódromo, atendía en un cafecito, o repartía entradas para los boliches o se iba a limpiar... mi hija era re "busca". Esta remera que tengo la hizo ella, buzos, cosía... Él decía : "¿Cómo carajo vive esta mina?" Me lo ha dicho a mí" Despedazó la puerta, le rompió todo, la llevé a la Comisaría de la Mujer de Lanús e hizo una gran denuncia. Gracias a esa denuncia hoy día se puede hacer algo. Comprobaron todo, el dueño le hizo pagar la puerta, todo, y después vuelve con este atorrante. Por eso te digo, era muy enfermizo todo.

Una foto de Celeste, cuando era más joven.

-...

-Y ahora, la última vez, el 29 de mayo [de 2017] avisaron tarde, tarde. Me llama mi hija Ángeles, mi hijo Matías, estoy operado del corazón yo. No querían avisar, tenían miedo. Mi hijo tiene 40 años, un gran pibe. Tengo una noticia, mataron  a mi hermana. Pa, estás bien, te voy a buscar que pasó esto, esto y esto. Me llama Ángeles de Santa Teresita, también, me comenta, y yo "Voy a ver a Celeste", y ella "Pero Pa, Celeste ya no está", "Cómo que no está", "Pa, no pueden abrir la puerta del baño porque el cuerpo de ella está trabando". "La puerta del baño", dijeron. "Celeste está muerta, pa"...  Yo llegué como a las 10 de la noche, ese huacho, porque no me llamó por teléfono, si yo con mi coche estoy en 20 minutos, viejo. Pasó a la 1 de la tarde, las 2 de la tarde, por qué no me dijo "Tito, Celeste está mal, está sacada", y yo voy y hablo con mi hija.

-...

-Fuimos con mi hijo. Había mucha gente en la casa esa. Cuando voy entrando aparece uno medio grandote, medio barbudo, me mira ."Yo soy el hermano de Víctor", me dice. "Sí, ya sé".Y la madre de Víctor. "Hola, don", me agarra del brazo.  Mi hijo al lado mío. "¿Qué pasó?", le pregunto. "Estaba muy sacada", me dice. "Estaba muy sacada. Ella vino muy mal, no aguantó mucha presión y se pegó un tiro. Pero usted no se haga problema, señor, usted está operado del corazón, no se puede hacer problema". La miro. "¿Pero qué pasó?" "Usted no se haga problema, ¿eh?  Por la plata usted no se haga problema" La empujé, yo, hice mal, pero le dije, "¿Cómo me dice que por la plata no me haga problema, tengo a mi hija muerta ahí y usted me habla de la plata? ¿Qué me importa la plata" Viene Víctor, le digo "¿Qué pasó?", hace como un llantito y nada. No le corre sangre por las venas a ese muchacho. "Bueno Tito, vino mal, se peleó con la madre, se peleó con la hermana, vino remal, se reempastilló, tomó pastillas, tomó vino, no la podía parar. Y bueno Tito, yo me fui a dormir a la pieza de mi hermano. Después ella bajó y tiró un macetazo en la puerta, hizo un desastre" . "Vos te fuiste de joda, ella habló con mi hermano", le digo. Mi hermano es abogado. "Ella me comentó que había problemas entre ustedes", le digo. Y Víctor me dice "Bueno, Tito, yo tengo las cámaras, se las di a la Justicia, yo no tengo nada que ver". Y yo le dije "Bueno, Víctor, no me dejes solo, acompañame si la querías tanto a mi hija". Lo primero que hizo en ese momento fue dejarme solo. Se encanutó en la cocina del hermano, en la planta baja y me dejó solo.

-En la planta baja, donde vivía el hermano de Víctor.

-Claro, solo. Mi hija estaba arriba, con las pericias, con la fiscal y la policía. Cuando quiero subir, no me dejan. "Soy el padre, abrime".  Estoy muy enojado con la policía, con la fiscal, con todos. Muy malo todo lo que hicieron. Me habían dicho que estaba el cuerpo trabando la puerta del baño, y no estaba ahí, estaba en el vestidor, que es tan chiquitito.  Y nadie escuchó el tiro de la escopeta, querido, ¿cómo puede ser? ¿Qué se va a matar mi hija? ¿Se va a hacer la camita, va acomodar todo para matarse? Están chapita. Arreglaron todo. Había un subcomisario, tenía que haber un comisario, tenía que estar el jefe de la dependencia ahí. Se olvidaban la bolsa con toda la ropa de mi hija. Ropa de él a la pericia no llevaron. ¿Por qué? Y los guantes que él usa. La escopeta la llevaban en la mano, con el caño al aire,  la culata solamente con papel de diario.... ¡Eso tiene que ir en una bolsa y precintado al juzgado! ¿Cómo sacás las huellas sino? Y me enojé, y se los dije. Y sabe lo qué me dice? ¡Usted no me va a enseñar a trabajar a mí!

A la fiscal le dije "Mire que él guardaba la escopeta en este tallercito que yo le muestro". No me daban bolilla. Cuando el abuelo se la regaló ya estaba así la escopeta. Baja la fiscal, bajan todos. "Suba a ver a su hija", me dicen. Subo. No estaba en el baño. La miré a mi hijo, observé todo observé el celular que estaba en el piso, la valija con rueditas que estaba ahí al lado, porque ella estaba lista para irse. Ahora estoy sufriendo más, porque parece que fue ayer todo, me entiende.

-....

-Ahora la computadora de ella se perdió, se la robaron, muchas cosas desaparecieron, comisario hijo de una gran puta (llora)... Y ahora la causa está marchando un poco mejor, cambió el juzgado, estamos con una abogada de Ni una menos. Han venido a casa a tomarme declaración para presentarla, porque en ningún lado me querían tomar declaración. En Lomas menos, en Lanús tampoco, nunca tienen  tiempo. Yo quería declarar lo que pasó con el comisario, con la fiscal, cómo vi el cuerpo de mi hija, cómo vi que se olvidaban la ropa, cómo le hicieron las pericias de la pólvora, de la parafina, se la hicieron a él solo y al hermano no se la hicieron. Quería declarar que el hermano de Víctor iba con el termo y el mate para todos lados y vino una persona, no sé quién era, y le dijo "qué pasó, loco", "Esta loca se mató, mirá si nos mata a nosotros", me miraba y se reía. Un cínico terrible. Y la madre de ella que me dijo "Quiere tomar un cafecito,  un té ¿don?"...Hacía frío, yo sentado en una lata en un garage. "Y viene y me dice No tengo café ni te, quiere un mate cocido? Y yo lo que sea, tengo frío, no se preocupe". Todavía la estoy esperando. Se rieron de mí. Y ahí no los vi más. Lo vi en la comisaría nuevamente cuando fui a buscar el certificado para retirar el cuerpo de mi hija de la morgue. Porque él quería hacer el servicio fúnebre. Yo dije que no: él ya tenía planeado cremar el cuerpo y todo.  

-No se puede, supongo...

-No, claro, eso le dije yo.  ¿Cómo vas a cremar el cuerpo, si eso está en averiguación?... Me dice "Tu hija me pidió que la crememos, tomá está ropa, ella me la dio para que se la ponga para cuando la pusieran en el cajón.

-¿Cómo que Celeste le dio ropa para el cajón?

-Él me dijo eso, que mi hija le dio esa ropa para que se la pongan en el cajón, y que quería que la crememos para tirar sus cenizas al mar. Justo lo escuchó la fiscal y le dijo "Momentito señor, yo soy la fiscal, usted no puede cremarla". Él había contratado una ambulancia, una Kangoo, para llevarse el cuerpo de mi hija, y yo decía no se lo puede llevar, tiene que ser por orden de una fiscal, yo estuve en la policía Federal,  trabajé en Tribunales, yo sé cómo se manejan esas cosas. Pero la fiscal y el comisario permitieron que el cuerpo de mi hija lo lleven en una ambulancia particular pagada por él. Eso está mal, porque ellos pueden hacer cualquier macana en el camino con el cuerpo. Llaman por teléfono a mi casa y me dicen "Señor Grippo, nosotros llevamos el cuerpo de su hija a la morgue, queremos saber cuándo va a pasar a pagar", y yo "Y ustedes quiénes son", de la cochería, "¿.y quién los contrató?" "El señor Nosach", "Bueno, que les pague el señor Nosach". Yo contraté a mi cochería, que me hizo todo gratis, que me llevó el cuerpo a Santa Teresita, que la puse en un nicho, porque la madre pidió llevarla para allá. Todo mal, viejo... (llora desconsolado). Dos horas la tuvieron. No tuvo velatorio mi piba, fue como un perrito, me quedó ese dolor, ella era muy católica, me acompañaba a hacer el tratamiento... (sigue llorando)... Después yo lo llamé por teléfono a la casa unas cuantas veces (sigue llorando). "¿Hola Víctor, cuándo podemos hablar? Vos me debés una explicación. ¿Qué carajo pasó con mi hija? " "No, Tito, si vamos a hablar de eso te corto..." (sigue llorando). Él me debe una explicación, ¿me entiende? Porque la piba mía no se mató, querido. En la autopsia que le hicieron, ¿sabés que sale? El cuerpo estaba relimpito. Ni agua tomó mi hija, y él dijo que tomó pastillas con vino (toma un pañuelo para secarse las lágrimas y tratar de calmarse) Perdoname querida, lo que pasa es que hace mucho que no puedo llorarla a mi hija. Tengo hermosos hijos, algunos chiquitos y tengo que mostrar alegría, al estar con ellos, porque me ven llorar y se ponen mal, me aman mis hijos a mí. Mi hija iba a ser la madrina de uno de mis hijos.

-....

-Y bueno, en la comisaría, me encuentro con Víctor, con la hermana y el marido de la hermana. Y me dice "Tito, tengo un bolso que era de tu hija", y la hermana no dejó que me lo dé. Íbamos a hablar él y yo solos, pero la hermana le dijo "Vos no podés hablar, vení para acá", y  a mí me dijo "Él tiene que hablar en la justicia, no con vos".

-Usted piensa que tenía cola de paja...

-Sí, claro. La hermana de Víctor me dice: "¿Y qué hace usted acá?" "Vengo a buscar la orden para retirar el cuerpo de la morgue", "No, lo va a retirar él el cuerpo" , "No, lo voy a retirar yo", "¿Y por qué?" , "¿Cómo 'por qué'? Porque soy el padre. ¿O él está casado legalmente?" "Me enteré a las 7 de la tarde de su muerte, por qué me avisaron tan tarde? Arreglaron todo ustedes" Y ahí me gritó ella: "¿Y por qué no la cuidó usted a su hija?" Y yo le dije: "Pensé que estaba en buenas manos" Y mi señora actual dice: "Él está enfermo, no lo traten mal", y la hermana de Víctor dice "Usted no se meta". Y salta el marido de la hermana de Víctor y me dice "Mirá, vos ojito porque te voy a cagar matando. Ojo con gritarle a mi mujer porque si tu hija se mató no es culpa ni de Víctor ni de nadie. Tu hija se metió un tiro porque estaba loca." Yo quisiera otra clase de gente, son gente uy jodida. Le tengo más miedo a ese tipo que a Víctor.

-...   

Cuando mi hija se mudó del departamento porque volvía con él, me dijo "Vení, papi, que te voy a regalar un montón de cosas, llevate ese sommier, esas sillas", yo le dije "Mirá, yo te los guardo, porque vos vas a volver a tener problemas si volvés con él", y me dice "Vamos a ver qué pasa". Me dice : "Con mamá no puedo ir, papi. Tiene su pareja, los chicos, y vos  pa también hiciste tu pareja, tenés hijos chiquitos, yo no quiero molestar a nadie": Y me siento culpable, yo, carajo. "A mamá no le puedo pedir nada, a papá tampoco, voy a volver con este"... Ahora quería salir adelante, se iba a abrir su propio negocio, pero a este huacho no le gustaba. Él le dijo "Yo te pongo la peluquería pero va a estar mi hermana con vos". Ella no quería eso.

-¿Cómo es eso de que la golpeaba con él hermano?

-Ella me contó que un día el hermano la agarró contra el piso mientras Víctor le daba piñas en la panza. Yo quería que ella hiciera la denuncia, pero una amiga de ella, Aldana, le llenó la cabeza para que no la haga. "Dejá", le decía, "si ya van a volver". Por culpa de esa piba no hizo la denuncia, y ahora me enteré que ella lo sigue viendo a ese atorrante.  Una vez Celeste me contó que el hermano de Víctor la amenazó con la escopeta, le apuntó a la panza. Le dijo "No te hagas la loca, flaca, que te encajo un tiro". Ella le tenía terror a la escopeta de mierda esa. Yo le pregunto a la hermana de Víctor: "Escuchame, ¿cómo agarró mi hija la escopeta para matarse, dónde están los cartuchos?" Y me dijo "Y si está toda la casa llena de cartuchos, hasta en la mesita de luz había cartuchos". Eso es mentira. Si había cartuchos en la mesita de luz, ¿por qué la policía no los secuestró como prueba? Yo no llevé el celular, me equivoqué, tenía que haberle sacado fotos a todos, cómo la policía se olvidaba la ropa de ella, cómo dos oficialitos de 20 años la desnudaban a mi hija, y la médica forense dónde carajo estaba, dos pendejitos cagándose de risa. Después le dije al responsable del operativo "¿a vos te parece que mi hija se puede haber matado con la escopeta?" Y me hizo un gesto como que no, de ninguna manera. Perdoname si hablo mucho y muy rápido, necesitaba contar todo esto.

Temas

Comentarios