Secciones
Policiales

A casi un mes de la muerte por gatillo fácil de Diego Cagliero, la causa está frenada

Según el abogado de la familia del joven, la causa no avanza porque la fiscalía no quiere investigar.

Por Agustina Acciardi

Diego Cagliero, de 30 años, fue asesinado el pasado 19 de mayo en Martín Coronado durante una persecución policial que se desencadenó por un confuso episodio en un supermercado. Lo que se pudo determinar hasta ahora, es que la víctima y otros siete amigos se dirigieron a comprar comida luego del velorio de un conocido, y que una vez que estuvieron dentro del Dia, alguno de los implicados se quiso llevar mercadería sin pagar. 

Los dueños del lugar llamaron a la policía, y en medio de reproches y acusaciones, el grupo de amigos siguió camino, hasta que fueron interceptados por varios oficiales del Comando de Patrullas local de Tres de Febrero, quienes dispararon contra el vehículo y dejaron herido de muerte a Cagliero. 

Aunque hasta el momento se apartaron de la fuerza a cuatro policías que admitieron haber disparado contra la camioneta, lo cierto es que según la familia del chico fallecido, la investigación avanza de manera muy lenta, y hasta ahora no hay un solo indicio de quién pudo haber matado a la víctima. "No es solo que todo esta lento, sino que no quieren investigar. Es una vergüenza y un desastre", sostuvo en comunicación con BigBang Fernando Sicilia, abogado del papá de Cagliero.

Según indicó el letrado, desde que ocurrió el hecho sólo se realizó la autopsia en el cuerpo del joven, la cual determinó que murió luego de que una bala le entrara por la axila y le rompiera la médula espinal, y se ordenó las pericias de las armas de los cuatro policías que admitieron haber disparado contra la Trafic en la que circulaban los 8 amigos.

"Las pericias de las armas ya se hicieron, pero nosotros ahora pedimos el secuestro de las otras armas, porque en el operativo participaron 10 policías y la fiscal sólo secuestró 4 armas de los policías que admitieron haber disparado. El juez no nos hizo lugar al pedido y la fiscalía también se opuso al secuestro de esas armas", explicó Sicilia, quien además aclaró que apelará la decisión del juez, porque considera que es importante poder cotejar las armas restantes con las otras balas halladas, e incluso con el plomo que se encontró en el cuerpo de Cagliero.

"Voy a apelar eso, y voy a pedir el desarmado de la camioneta para ver si se encuentran otras balas adentro", adelantó, al mismo tiempo que añadió que si no le dan lugar a esas medidas, hay una gran posibilidad de que pida recusar a la fiscal Gabriela Disnan y al juez Mariano José Grammatico Mazzari.

Sobre los hechos ocurridos el 19 de mayo, el abogado dijo que todos los policías implicados en la persecución dispararon hacia la parte de arriba de la camioneta, en lugar de tirar hacia las ruedas para impedir que los sospechosos huyeran, como aseguraron los oficiales en su declaración. "Para mi es un homicidio simple y claro; tiraron a matar", aseguró.

Gatillo fácil en Martín Coronado: "Aceleré del susto que tenía y ahí me empezaron a disparar"

Hacia el final de la conversación, Sicilia comentó que el conductor de la Tráfic sigue detenido, aun cuando el resto de los jóvenes ya fueron puestos en libertad luego de haber sido indagados por la fiscal. Ángel Bramajo es el único apresado por el hecho, ya que tiene una causa previa por agresiones.

"Ahora hay que buscar la dirección de los disparos. En el cuerpo de Diego quedó plomo, así que hay que cotejarlo con las balas, ver la dirección de los tiradores y hacer las pericias balísticas de la dirección de los disparos", dijo por último el letrado, quien además aseguró que costará mucho llegar a la verdad "porque la fiscalía no quiere avanzar".

El próximo sábado 22 de junio los amigos y familiares de Diego Cagliero realizarán un festival en el que se encontrarán con víctimas de violencia institucional, recordarán al joven y pedirán justicia por su muerte.

Las declaraciones de los amigos de Cagliero

Emmanuel Antonio Albelo de 27 años, Ángel Eduardo Bramajo de 33, Jonatan Javier Iadarola de 28, Carlos Damián Villanueva de 30, Rodrigo Ariel García de 35, Mauro Emanuel Tedesco de 30, Diego Cagliero también de 30 y Alfonso Noe Roldán fueron quienes participaron de la discusión en el supermercado Dia, y quienes después también fueron perseguidos por la policía el pasado 19 de mayo.

En primera instancia, la fiscal a cargo de la causa, Gabriela Disnan, de la Fiscalía N°5 de San Martín los imputó por los delitos de "robo agravado por haber sido cometido en poblado y banda" y por "tenencia ilegal de armas de fuego".

Bajo esta acusación, Carlos Villanueva aseguró que fueron al supermercado a comprar bebidas y comidas, luego de haber salido del velorio de un amigo. Cuando se retiraron del lugar, el encargado le hizo mostrar lo que se llevaba y él le dijo que no tenía nada porque era cierto. "Fuimos a saludar a un amigo, y cuando volvíamos, nos interceptaron, apuntándonos por todos lados. El chofer aceleró 20 metros más y empezaron a tirar una gran cantidad de disparos", dijo y aclaró que frenaron, pero que nunca se resistieron, sino que "se asustaron" por la situación.

Del mismo modo, Ángel Bramajo, quien manejaba el vehículo, contó que después del episodio del Dia, pasaron por la casa de otro amigo, y que cuando volvían, mientras circulaban por Márquez, un patrullero los cruzó a toda velocidad y los encerró. "Yo aceleré del susto que tenía. Ahí me empezaron a efectuar un montón de disparos. Como escuché los gritos de mis compañeros, frené la camioneta. Ahí nos bajamos todo y levantamos las manos", sostuvo, y añadió que en ningún momento tuvieron un arma de fuego en su poder, ni tampoco amenazaron a nadie por la ventana.

"La camioneta queda frenada y siguen disparando. Tedesco y Cagliero estaban en la segunda línea de asientos. De repente veo que a Tedesco le impacta un tiro en la zona lumbar, en ese instante abrimos la puerta de la camioneta y bajamos todos", agregó en su declaración Alfonso Noe Roldán.

El resto de los acusados, al igual que los demás, aseguró que nunca vieron armas dentro de la camioneta, y que nunca se dieron cuenta de que la policía los perseguía.

Comentarios