Secciones
Investigación

Indignante: la defensa de los policías suspendió la reconstrucción del asesinato de Lucas

El procedimiento de detuvo casi al filo de que iniciara, por un pedido presentado por el abogado de los acusados.

La reconstrucción del crimen de Lucas González, ocurrido durante un ataque a balazos cometido por policías de la Ciudad contra él y sus amigos en el barrio porteño de Barracas, se suspendió esta mañana, a pocos minutos de comenzar, a raíz de un planteo de la defensa de los tres efectivos acusados de homicidio, que fue aceptado por el juez de la causa, Martín del Viso.



El abogado de las familias de las víctimas, Gregorio Dalbón, explicó que la defensa pidió que la diligencia no se lleve adelante si no están presentes los tres efectivos a quienes se les imputa el asesinato de Lucas, tal como dispuso el fiscal del caso.

Dalbón explicó que la defensa pidió que la diligencia no se lleve adelante si no están presentes los tres efectivos a quienes se les imputa el asesinato de Lucas. “El fiscal no quiso que estuvieran los chicos para no revictimizarlos. El abogado (de los tres policías acusados del crimen) ya lo sabía. Lo sabía todo el mundo. En vez de hacer un planteo hace dos días, lo hicieron en el momento que se estaba haciendo la reconstrucción”, explicó el letrado, quien le advirtió al juez que si la reconstrucción no se realiza entre el lunes o el martes, pedirá su juicio político.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“El magistrado la suspendió de buena fe para evitar futuras nulidades. En eso estoy de acuerdo. Podría haber resuelto en un segundo planteo y no suspender la medida”, agregó. A su turno, Mario González, el papá de Lucas, afirmó: “Volveremos la semana que viene y ver si podemos terminar con todo esto”.

Según la investigación, el hecho sucedió el 17 de noviembre cerca de las 9:30, cuando Lucas y sus tres amigos, todos de 17 años, salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo de un Volkswagen Suran azul y cuando se detuvieron a comprar en un kiosco fueron abordados por un Nissan Tiida de la Brigada de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad.

Ese día los policías, que trabajaban de civil por tareas antinarcóticos, dijeron que vieron sospechoso el auto, lo siguieron unos metros y decidieron frenarlo. Como no se identificaron, los chicos creyeron que los oficiales eran delincuentes y retomaron la marcha, y ahí es cuando comenzaron los disparos por parte de los tres policías (Juan José Nieva, Fabián Andrés López y Gabriel Alejandro Issasi).

Lucas recibió un tiro en la cabeza que le provocó la muerte poco después en el hospital El Cruce, de Florencio Varela, al tiempo que sus amigos fueron inicialmente detenidos como si fueran delincuentes, aunque al día siguiente quedaron en libertad.

La controversia es que según los policías, detenidos y acusados por homicidio agravado, ellos sí se identificaron con la voz de alto y portaban chalecos anti balas. Los chicos negaron eso y dijeron que para ellos eran delincuentes.

En tanto, entre el sábado y el lunes siguiente apresaron a los seis efectivos acusados de encubrimiento y de "plantar" una réplica de arma en el auto de los adolescentes para hacerlos pasar como sospechosos y justificar la persecución y ataque policial.

Según fuentes judiciales, esos seis efectivos estarán en la escena para la próxima reconstrucción pese a que están detenidos, y todo se hará sin que tengan contacto con los chicos víctimas de los  hechos. En tanto, sobre el total de nueve detenidos, el juez Martín Del Viso tiene pendiente resolver la situación procesal del resto de los policías.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!