Secciones
Policiales

A seis años del femicidio de Lola Chomnalez: los dos cómplices que busca la Justicia y el recuerdo de su papá

La familia de la chica de 15 años espera que a comienzos del 2021 empiece el juicio contra el único detenido.

Seis años pasaron del día en que Lola Chomnalez, la adolescente argentina que había viajado a Uruguay para encontrarse con su madrina y su familia, desapareció en las playas de Barra de Valizas sin dejar rastros ni haber sido vista por nadie.

Durante su búsqueda, muchas fueron las hipótesis que se barajaron, hasta que su cuerpo apareció en un médano alejado de la orilla del mar y la autopsia confirmó que había fallecido tras haber sido asfixiada por alguien contra la arena.

Por el horrendo crimen sólo hay un detenido, quien se espera que cuando termine la feria judicial luego del verano sea finalmente sometido al proceso donde se lo condene como copartícipe. Aún así, la familia de la víctima tiene la seguridad de que otras dos personas participaron del hecho, por lo que además de buscar una condena para el apresado, esperan que pronto se pueda saber quiénes son los otros responsables.

Lola Chomnalez fue asesinada el 28 de diciembre de 2014.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Hasta ahora, Ángel Moreira Martínez, apodado como "El Cachila", es el único apresado y procesado en la causa. "La investigación va a estar abierta, porque sospechamos que una mujer y un hombre pudieron haber participado también. Se tiene el ADN del hombre, pero no el nombre de ese hombre", explicó a BigBang Diego Chomnalez, padre de Lola.

Según explicó, en Uruguay existe un banco de AND en el que se ingresan los datos y la sangre de los detenidos, el cual se coteja todos los viernes, pero que hasta ahora nunca arrojó compatibilidad con la prueba hallada por el caso de la adolescente.

"Puede ser que algún día tengamos suerte, quede detenido (el hombre en cuestión) y se le extraiga sangre. Se ha hecho de todo, pero siempre hay más de una posibilidad, como todo en esta vida", dijo Diego.

La joven de 15 años había viajado a Valizas junto a su madrina.

Respecto a esto, Juan Raul Williman, el abogado que representa a la familia en Uruguay, indicó a este medio que están seguros de la participación de otro masculino por la sangre que se encontró en una toalla que estaba en la mochila de la adolescente y que no es de Lola.

"Por lo menos creemos que hay dos copartícipes masculinos, que uno es Moreira. Es verdad que se manejó la hipótesis que podía estar presente en el lugar una mujer, se indagó eso y no se descarta", aclaró el letrado.

Respecto a la situación de Moreira, lo cierto es que desde el comienzo el sospechoso se autoincriminó, ya que él mismo admitió haber estado antes del crimen y también después, pero nunca habló de lo que pasó en el momento del asesinato.

"Pruebas contra Moreira hay desde el primer día, porque él solo se ubica en la escena del crimen, dijo que habló con Lola y que ella se desvanece, se cae y se golpea. Lo que no coincide con la autopsia, la cual dice que hay una muerte violenta, de golpes y de una situación donde la ahogan contra la arena. Él se ubica permanentemente en la escena, solo que plantea una situación que no coincide con la autopsia, que es que ella se siente mal y se desvanece, y ese discurso él lo mantiene hasta la fecha", comentó Williman.

Hay un único detenido por el crimen.

A pesar de que "El Cachila" fue procesado en mayo de 2019 como copartícipe del homicidio, la acusación fue apelada por su defensa y recién quedó firme en diciembre del año pasado luego del fallo del tribunal de apelaciones de cuarto turno. Más allá de que recién quedó detenido al ser acusado por el fiscal Jorga Vaz, lo cierto es que Moreira surgió en la investigación casi desde el principio, cuando se presentó ante una de las perito psicólogas que trabajaban en el caso y le preguntó si pensaba arrestarlo.

"Ahí hubo un error en el cual esa perito no lo denunció y sólo lo habló con la jueza, que dejó mucho que desear, y no lo tomó como una denuncia. Después él declaró y se incriminó en el antes y el después, pero no en el asesinato. Ese es un lugar en el medio de la nada, no hay kiosco, no hay nada, es un médano, a dónde se va a ir", se preguntó el papá de Lola.

Por eso mismo, tanto él como su mujer, Adriana Belmonte, están seguros de que "El Cachila" sabe lo que pasó y que, por algún motivo, aún ya estando preso, nunca se animó a contar toda la verdad.

Lola apareció muerta detrás de un médano, donde se cree que al menos dos personas la atacaron.

Durante todo este tiempo, por la cabeza de Diego Chomnalez pasaron distintas hipótesis: que el acusado encubre a un familiar o que existe algún poder que lo presiona. "Hay algún motivo por el que no lo dice, que debe ser algo muy fuerte, porque la pena puede ser distinta si él lo cuenta. Yo hasta consulté con un psiquiatra, que me dijo que no puede no saber no saber lo que pasó ese día. Todos dicen que tiene la cabeza quemada por las drogas, pero el ya está desintoxicado hace un año y medio", explicó.

Por su parte, el abogado Williman sostuvo que a lo largo del 2020 se estuvo trabajando en la prueba que responsabiliza a Moreira, aunque también se siguió investigando para poder llegar a la otra persona que, ellos como querella, creen que coparticipó en el crimen junto a "El Cachila".

"La familia y los abogados no tenemos dudas respecto a la participación de Moreira, lo que tenemos claro es que falta otro copartícipe, y en eso se viene trabajando. Nosotros no dudamos que Moreira estuvo ahí, incluso se agregó una pericia semiológica (donde se detectó que mentía al hablar de Lola) y después se agregó la declaración de la psicóloga que en su momento habló con él, y lo mismo se hizo con la declaración de los funcionarios aprehensores que escucharon el relato de él aclarando toda la situación. La fiscalía tiene elementos para acusar, y entiendo que esa acusación será en 2021", señaló el letrado.

Los papás de Lola buscan saber quiénes son los cómplices.

A pesar de no haber podido este año viajar a Uruguay por la pandemia del coronavirus, tanto Diego como su mujer saben que lo que más quieren en el mundo, es poder encontrar a los culpables de la muerte de su hija y por eso mantienen su mente activa y ponen toda su energía en orar.

Además, ambos recuerdan a Lola como una joven muy alegre y simpática, que tenía un carácter bastante fuerte, como muchos de los miembros de la familia Chomnalez.

"Ella era muy cuidadora de la especie nuestra y de los animales. Era una persona muy tierna y para nosotros es un regalo que la recuerden", dijo. Por último, agregó que el único consejo que puede darle hoy a las chicas, es que traten de no estar solas en lugares así y que al menos salgan de a dos para estar acompañas.

Hay un ADN de un hombre que no se sabe de quién es.

El crimen

El 27 de diciembre de 2014 Lola Chomnalez viajó a Barra de Valizas para encontrarse con su madrina Claudia Fernández, quien estaba de vacaciones en la ciudad uruguaya junto a su esposo y su hijo de 14 años. La adolescente pasó la noche con la familia, y al día siguiente salió después del mediodía a caminar sola por la playa.

Como no regresaba, su madrina decidió avisar a la policía y a los padres de la joven, quienes viajaron rápidamente a Uruguay. Luego de dos días de búsqueda, el cuerpo de Chomnalez fue encontrado a 4 kilómetros de la playa de Valizas, y a 140 metros de la orilla del mar. La autopsia determinó que murió por asfixia por sofocación y que presentaba varios cortes hechos con un arma blanca en distintas partes del cuerpo.

Hasta el día de hoy, ningún testigo dijo haber visto a la menor en la playa, y solo hay un detenido por el crimen, quien nunca tampoco admitió haber participado del asesinato.

Temas

  • Crimen
  • Lola Chomnalez
  • Valizas
  • Uruguay
  • Pruebas
  • Acusado
  • Investigadores
  • adolescente

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios