Secciones
san luis

A una semana de su desaparición, sigue la búsqueda de Guadalupe: ¿qué se sabe hasta ahora?

Eric Lucero, padre de la niña aportó "nuevos datos" vinculados a la búsqueda de su hija al ampliar su declaración ante la Justicia, los que podrían derivar en nuevos allanamientos.

Este lunes se cumplió una semana de la desaparición de Guadalupe Lucero, la nena de 5 años que fue vista por última vez en el barrio 544 Viviendas, ubicado en la zona sur de la capital San Luis. A lo largo de esta jornada, se prevén rastrillajes en más de 15 sectores, principalmente en la Ruta 3 hacia el sureste al cerro El Lince, en la zona oeste de San Luis y en Potrero de los Funes.

Lucas Chacón, jefe de relaciones Policiales de la provincia de San Luis, aclaró que se sumó la provincia de Santa Fe con tres binomios idóneos para la búsqueda de personas. Desde las últimas horas del lunes de la semana pasada, se fueron desplegando diversos operativos policiales y la provincia recibió la colaboración de profesionales y efectivos del país y zonas aledañas para encontrar a la pequeña.

Sin embargo, pese a los esfuerzos de los investigadores, no surgió ninguna pista que pueda abonar una hipótesis firme sobre su desaparición. El domingo, la inteligencia policial volvió sobre sus pasos en la investigación y se desplegaron nuevos operativos en la zona donde desapareció y, sobre la tarde, los rastreos se extendieron a la localidad de Potrero de los Funes, el centro turístico que tiene un lago en cuyas inmediaciones se realizaron rastrillajes.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Se trata de nuevas medidas para dar con el paradero de la niña, quien fue vista por última vez el lunes pasado cerca de las 19.30, cuando jugaba con otros niños y niñas durante el cumpleaños de su tía. Emma, una prima de la Guadalupe, dijo que se había ido con una mujer de características físicas similares a las de una de sus tías, que tiene 20 años.

Esta es la principal hipótesis sobre la que se basan los investigadores para realizar la búsqueda. El sábado, la mamá de Guadalupe, Yamila Cialone, concurrió al Poder Judicial porque el juez de Instrucción Penal N°2, Ariel Parrillis, quien tiene a su cargo la causa, dispuso realizar Cámara Gesell a los niños y niñas que jugaban con Guadalupe el día de su desaparición.

Por su parte, el padre de la niña, Erik Lucero, pidió ampliar su declaración testimonial para aportar un nuevo dato que le había llegado telefónicamente durante la mañana y que creó expectativas de un giro en la investigación. Junto a su abogado, Héctor Zabala, afirmaron que se trataba de "un dato, como otros que se habían aportado a la causa" pero que querían que constará en "el expediente".

Esto, según el letrado se debe a que durante la investigación "algunos aportes que habían realizado no habían sido chequeados por la Policía". Zabala sostuvo que se trataba "de un dato recibido en las primeras horas de la mañana que luego se intentó corroborar con la persona que llamó y, al no encontrarla en su domicilio, se decidió que conste en la causa como otros, que se han aportado a la investigación".

En este contexto, el abogado explicó que el padre de la menor "recibió datos en su celular de personas que dicen haberla visto y se los aportó a la Justicia, que luego los descartó. Eran de personas que viven cerca del lugar donde desapareció Guadalupe”. "Es uno más entre los tantos que hemos aportado a la causa. Fue recibido en el teléfono particular del padre que ya fue peritado y devuelto por la justicia", confirmó. 

Durante el día se prevén rastrillar 15 sectores, principalmente en la Ruta 3 hacia el sureste al cerro El Lince Por eso el domingo, el operativo policial volvió al lugar donde desapareció la niña y llevó adelante un nuevo rastrillaje sin lograr dar con datos que indicaran que la pequeña pudo haber sido retenida en alguna vivienda cercana al lugar donde desapareció.

El miércoles último arribó a San Luis personal del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU), dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación, para trabajar en forma coordinada con la fuerza de seguridad provincial en la búsqueda de la niña. Además, en el marco de la búsqueda de Guadalupe fue puesta en vigencia la denominada "Alerta Sofia", renovada cada 24 horas.

También se fijó una recompensa de 2 millones de pesos para quien aporte datos certeros sobre el posible paradero de la niña . Por otro lado, se introdujo la hipótesis de la trata de personas en la búsqueda, pero nada dio resultado hasta le fecha en ese sentido. A medida que pasaron los días, profesionales bomberos de cuarteles de San Luis, Mendoza, Córdoba, San Juan y La Pampa se unieron a la búsqueda, en forma coordinada con la Policía de San Luis.

Con canes y un sistema de drones para "peinar" los territorios de búsqueda, más de 400 efectivos buscan sin descanso a Guadalupe: ya se hicieron allanamientos en varios barrios de la capital puntana, y se controlaron además los pasos fronterizos, medida que los abogados de la madre y padre de Guadalupe consideraron "tardía" ya que la pequeña despareció en un barrio aledaño a la Autopista de la Serranías Puntanas que vincula a la provincia con sus pares limítrofes.

La búsqueda de Guadalupe cambió la fisonomía de la ciudad de San Luis, signada ahora con presencia policial permanente en las calles y allanamientos, tanto en el centro como en los barrios periféricos. La nena desapareció entre las 19 y las 20 del lunes 14 de junio, de la casa de su tía, situada en el barrio 544 viviendas, en la ciudad de San Luis, y desde entonces nada de sabe de ella a pesar de los controles que se realizaron en todos los accesos a la provincia.

Tanto los familiares de la nena como los investigadores coinciden que la pequeña Guadalupe nunca se hubiese ido sola y menos por tantas horas. Los chicos que jugaban con la nena, la vieron irse de la mano con una joven cuya identidad desconocen y que nunca habían visto. De hecho, a partir de las cámaras de seguridad de un kiosco de la cuadra, se detectaron un auto negro y una moto con dos personas que circulaban “en actitud sospechosa”.

Guadalupe es tez trigueña, tiene cabello lacio, por debajo de los hombros, un lunar en la mejilla izquierda, y al momento de su desaparición vestía una campera parca negra con capucha, buzo rosa y llevaba botas negras. Cualquier dato, comunicarse al 0800-333-5500.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!