Secciones
Asesinada en uruguay

Absolvieron al primer acusado por el crimen de Lola Chomnalez: qué pasa con el otro sospechoso

Por considerarlo un mitómano, el juez liberó y absolvió a Ángel "El Cachila" Moreira, el cuidacoches de Valizas acusado de encubrir el asesinato de la adolescente argentina. Gracias al ADN, la nueva hipótesis apunta contra el nuevo imputado.

Ángel “El Cachila” Moreira Martínez es un cuidacoche que estaba procesado por el encubrimiento del crimen de Lola Chomnalez, la joven de 15 años asesinada el 28 de diciembre de 2014 en las playas de Valizas, Uruguay. Después de años de permanecer detenido, en las últimas horas fue absuelto por faltas de pruebas por el juez Juan Letrado Giménez Vera, aludiendo que "no existe medio probatorio alguno en autos que posibilite responsabilizar a M. M. el delito de encubrimiento, ni de cualquier otra conducta penalmente reprochable".

De esta manera, se dispuso su "inmediata libertad en forma provisional y bajo caución juratoria" del acusado. Moreira Martínez había sido acusado y procesado por encubrimiento del asesinato de Lola, y por ese hecho la fiscal Jéssica Pereira exigía 10 años de prisión. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Sin embargo, según el fallo de 58 páginas que dio a conocer el medio uruguayo El Observador, las declaraciones de Cachila presentaban inconsistencias y la teoría de la fiscalía se basaba precisamente en sus dichos. ¿Cómo confiar en las declaraciones de alguien con tendencia a la mitomanía?

Liberado por mitómano

Así había sido diagnosticado "el Cachila" en el 2019 por la perito semióloga Isabel Ledesma, y con esa evidencia el juez describió: “La sola voz de Moreira Martínez relatando hechos poco creíbles por un lado, y contradictorios con respecto a las pruebas que se han acumulado, demuelen cualquier estructura seria que pretenda responsabilizar con certeza jurídica a una persona de la comisión de un delito. Prestarle oído sería juzgar con la ley del encaje, al decir de Cervantes”, explica la sentencia.

Y agrega: "No hay pruebas ni de su participación en el homicidio imputado primariamente, ni en el encubrimiento cuya condena ahora se busca. La conducta de M. M., no resulta atrapada en el tipo penal del delito de encubrimiento, dado que no conoció la existencia del delito anterior, ni ayudó, colaboró contribuyó o facilitó a su autor, con la finalidad de sustraerlo de la acción de Justicia".

El presunto asesino: Leonardo David Sena

En contrapartida con la liberación del primer imputado del caso, el que continúa detenido es el nuevo sospechoso Leonardo David Sena, uruguayo de 39 años, quien fue detenido hace un mes por nuevos datos y cruzamientos del banco genético de Uruguay. Así lo explicó el magistrado:

"A través de material genético pudimos ubicar a una persona, que es quien depositó su material genético, valga la redundancia, en la escena del hecho. Es decir, en la toalla que estaba en el interior de la mochila que llevaba Lola en su interior el día que falleció y en su documento nacional de identificación argentino".

Por su parte, en la versión de los hechos del acusado, reconoció haber robado plata de su cartera pero no así del homicidio: “Cuando bajé a la playa, caminé una cuadra y algo y noté a lo lejos que había algo. La gente iba y venía pero me senté al lado de la mochila. La abrí, cuando vi que no había nadie, vi el monedero, tomé el monedero, saqué la plata”. Y agregó:

"Nunca he matado a nadie. Ni una mosca. Quizás estuve mal todo este tiempo por no haber hablado. No maté a esa chiquilina. Nunca la vi, ni hablé".

La hipótesis de la policía se basa en que el hombre habría intentado abusar sexualmente de la víctima. Ella se resistió, murió en la lucha y el atacante huyó.

El prontuario

Leonardo David Sena tiene dos antecedentes penales que le costaron la cárcel: en 2003, por lesiones personales, y en 2009 por violación. Fue detenido en mayo de 2022 en Chuy, el pueblo límite entre Uruguay y Brasil. Vivió en Rocha y estuvo en Valizas el día que asesinaron a Lola.

Más allá de las pruebas, como señaló el juez Giménez Vera, todavía no se puede "decir que el caso esté cerrado" debido a que el acusado en cuestión no confesó. Lo mismo que sostiene uno de los abogados de la familia Chomnalez, Juan Raúl Williman"Está científicamente ubicado en el lugar del crimen. Reconoce haber tomado contacto con las pertenencias de Lola y que sustrae dinero de la mochila, reconoce lo que es imposible no reconocer porque la evidencia científica lo coloca en ese lugar, pero niega la autoría del crimen".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!