Secciones
Polémica

Apareció una joven supuestamente secuestrada: la policía sospecha de una simulación

La joven se había autosecuestrado el año pasado en circunstancias muy parecidas a las actuales. 

Los posteos daban miedo. El primero decía: “En una hora en el puente de Fierro. Quiero la plata. Del auto que te compré y me lo encajaste fundido. Qué te pensaste que NO te iba a encontrar, sinvergüenza. Mirá lo que me encontré yo. No sabés lo bien que la pasamos. La plata o comprá el cajón en una hora”. El segundo: “Te salió brava la petiza, te acordás que hace unos años atrás me cagaste y encajaste un auto fundido. Kiero la plata en una hora en el puente de Fierro sino puedes ir comprando el cajón".

La chica que aparecía en la foto y en el video era Cecilia Barroso, una joven de 22 años, madre de dos hijos. Posteos, foto y video aparecieron en su propio perfil de Facebook. Cecilia estaba amordazada y parecía golpeada. Detrás de ella había un fondo de pasto. Así fue hallada finalmente Cecilia en un descampado de la localidad bonaerense de Capitán Sarmiento. Sin embargo, no todo lo que reluce es oro: la policía sospecha que el secuestro no existió, que todo fue una gran puesta en escena.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental


Según la policía informó a Télam, Cecilia "no presentaba signos de abuso ni de secuestro”. Chan.


La joven salió ayer, martes 15,  a las 14, de su casa en Parque Sarmiento, rumbo al centro de la ciudad. Un rato después, alguien vio el macabro posteo en Facebook y le avisó a la familia. El padre de Cecilia hizo la denuncia en la seccional local por averiguación de paradero. Cerca de las 20, la policía la halló en un descampado. Corría con las manos atadas y en estado de shock. Tenía algunas lesiones leves en la cara, rasguños en la zona del tórax. La  Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 10 de San Nicolás, que subroga el fiscal Julio Tanus, caratuló el expediente como “averiguación de ilícito”.

En una primera evaluación, no hubo signos de que hubiera sufirdo abuso alguno. Lo que sí aparecieron son testigos que aseguraron haberla visto en un auto a eso de las 15, un auto en el que iba como acompañante. Lo que sí aparecieron, también, son antecedentes: el año pasado, su padre debió ir a buscarla a Rosario en un caso bastante parecido a este. Cecilia, al parecer, había ido por sus propios medios, había aparecido en un descampado con algunos módicos rasguños, había dicho que la secuestraron. Luego se estableció que había mentido. Los antecedentes en el dudoso arte del autosecuestro, la compulsión al descampado, al rasguño leve, las marcas de estilo en el chamuyo, despertaron las sospechas de la policía y seguramente en el padre de Cecilia, que a esta altura debe pensar que si su hija quiere que el padre le compre un auto usado, hay mejores maneras de hacérselo saber.

Cecilia será interrogada hoy para poder establecer con precisión qué le pasó, o tal vez qué no le pasó. Lo importante es que está sana y salva, aunque esta aparente insistencia en las puestas en escena macabra, este susto mayúsculo a quienes la quieren, podría indicar la necesidad de alguna asistencia psicológica.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!