Secciones
Corrupción

Arrestan a dos policías por robar casi un millón de pesos a un empresario yerbatero

Nadie sabía qué traía el hombre en sus valijas, un empresario yerbatero, que había volado el 12 de agosto del año pasado desde Misiones al Aeroparque Jorge Newbery. Sólo estaba al tanto de su valioso contenido un hermano del hombre de negocios, que regresaba en el mismo vuelo hacia Buenos Aires.


En las dos valijas, mezclados entre la ropa, había fajos por un total de 400 mil pesos cada uno. Dinero que el hombre traía desde Misiones para llevar a su casa en el barrio de Balvanera, sobre la avenida Jujuy al 1200.

Cuando los dos hermanos ingresaron en el aeropuerto de Puerto Iguazú, las valijas fueron pasadas por los scanners, que eran controlados por efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Con ese sistema, los efectivos pudieron detectar que en las dos maletas había una enorme suma de dinero. Los agentes le dijeron al empresario que antes de llevar semejante suma de dinero, debía avisar, porque estaba violando disposiciones del Banco Central, pero los dejaron seguir.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
Los dos efectivos de la PSA fueron detenidos ayer.

Los dos hermanos abordaron el avión hacia Buenos Aires. Cuando llegaron al aeroparque los esperaba la mujer de uno de ellos, junto con sus tres hijas. Los seis se fueron en una camioneta hasta la casa del empresario, sobre la avenida Jujuy. Cuando llegaron al domicilio fueron abordados por tres asaltantes.

El empresario se abalanzó sobre uno de los ladrones, que hizo dos disparos y le provocó dos heridas a su hermano. Los tres ladrones escaparon en varias motos, por lo que en primer momento en los medios se informó que se trataba de un nuevo ataque de motochorros. Nada se dijo entonces de la complicidad policial.

El empresario, de 51 años, hizo la denuncia. Y ayer luego de varios allanamientos fueron detenidos los dos efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria destinados en Puerto Iguazú y uno de los tres asaltantes que los atacó cuando llegaban a su casa. Otro está prófugo y un tercero no pudo ser identificado, según informó la Procuración.

El empresario fue atacado por varios ladrones cuando llegó a su casa.

“El empresario también narró que en viajes posteriores fue interceptado por distintos agentes de la policía aeroportuaria que le hicieron notar que tanto F. como Z. habían tenido intervención en el robo”, informó el sitio Fiscales. F y Z son los dos agentes que los habían interceptado en Puerto Iguazú y que fueron arrestados tras los allanamientos.

Según se informó, a partir del análisis de las cámaras de video de Aeroparque también pudo constatarse que los hermanos fueron seguidos por una persona desconocida desde el hall de arribos y por los pasillos, siempre hablando por teléfono celular. Esa persona luego se saludaba con un policía, quien declaró como testigo y permitió identificar al sospechoso.

“Tras requerir a las empresas de telefonía celular en las que tenía líneas activadas a su hombre, pudo comprobarse que éste había mantenido conversaciones con el abonado correspondiente a Z. en un horario posterior al despegue del avión en el que viajaron el empresario y su hermano, y anterior a que ambos arribasen a Buenos Aires”, agrega el informe.

Los asaltantes hicieron varios disparos e hirieron a una de las víctimas.

En el lugar donde se produjo el asalto, se encontró un teléfono celular, que se presume se le cayó a uno de los ladrones cuando escapa corriendo, luego de haber realizado varios disparos. En la memoria del celular había varias fotos de un hombre, que luego fue identificado por las víctimas como uno de los ladrones.

En la causa interviene la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 2, a cargo del fiscal Santiago Vismara, con la colaboración de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), a cargo del fiscal Félix Crous.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!