Secciones
Policiales

Atentado en Rosario Central: el momento en el que comienzan el incendio y el joven que escapó

Ocurrió en el centro de la ciudad en medio de enfrentamientos entre barras del equipo canalla y de Newell´s Old Boys.

 
En la madrugada del miércoles, dos barras de Newell´s Old Boys realizaron un ataque a un subsede de Rosario Central, ubicada en la calle Mitre al 800, en pleno centro de la ciudad santafesina. Los hombres prendieron fuego el lugar después de arrojar un balde con nafta y huyeron. Por el atentado, prendieron fuego a un custodio y causaron graves daños en la estructura del lugar.

 

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

El ataque ocurrió cerca de las 2 de la mañana y quedó registrado a través de una cámara de seguridad de otro local. Unos segundos después de que el edificio se prende fuego, se puedo ver que un empleado de seguridad sale corriendo con su ropa y su pelo envuelto en llamas. Mediante un llamado, los Bomberos Zapadores llegaron al lugar junto a una ambulancia. 

 

El joven de 23 años debió ser atendido por las heridas y por haber inhalado humo. Además se había cortado las manos porque para huir rompió una puerta de vidrio. Luego de ser asistido, el seguridad fue trasladado por el Servicio Integrado de Emergencias Médicas (Sies) a un hospital cercano, donde continúa internado, fuera de peligro pero con graves heridas. 

 

Este fue el segundo atentado que sufrió el club Rosario Central desde que unos barras le cortaran la cabeza al busto de Isaac Newell´s, que se encontraba en el Parque de la Independencia. Después de ese hecho y de que los atacantes subieran fotos con la cabeza a las redes sociales, otros barras leprosos rompieron los vidrios de la sede de Central y arrojaron bombas molotov. 

 

 

 

Tras el último ataque que terminó con el custodio herido, el testigo del ataque y quien ayudó al herido relató que el joven se llamaba Alexis, tiene 23 años y que estaba totalmente quemado y con las manos llenas de sangre por los cortes. “Escuché unos gritos y me acerqué. No sabía lo que pasaba hasta que lo vi salir entre las llamas”, relató.

 

Y continuó: “Tenía la cabeza prendida fuego. Ahí nos acercamos. Lo contuvimos y llamamos a la ambulancia. Por suerte se pudo salvar porque era muy complicado lo que le pasó. Se salvó de milagro. Lo que hicieron fue una locura total. El muchacho se podría haber muerto prendido fuego o ahogado por el humo”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!