Secciones
Policiales

Cayó la banda que captaba travestis en el norte, las operaba y las prostituía en Europa

Más de 15 personas, entre ellos un cirujano, fueron detenidos ayer por estar acusados de pertenecer a una banda que reclutaba travestis del interior del país, los obligaba a operarse estéticamente en una clínica clandestina y después los explotaba sexualmente en Italia y Francia.


Más de 15 personas fueron detenidas por captar y explotar travestis.

La orden de detención fue librada por el juez Sebastián Casanello, quien tras varios años de investigación, determinó que la policía Federal debía allanar una vivienda ubicada en Santa Fe, en la cual funcionaba una clínica que era manejada por Alfredo Carande, el cirujano detenido.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
Los investigadores allanaron una clínica clandestina que operaba a los travestis.

Además de la vivienda donde operaba el médico, también fue allanada una agencia de viajes llamada "Le Martial Viajes", ubicada en la calle Florida, la cual se encargaba de realizar los traslados de los implicados hacia otro país, al mismo tiempo que le brindaban documentación falsa.

Según se pudo conocer, la banda tenía un funcionamiento mecanizado. Reclutaban personas oriundas de provincias del norte, como Salta, Chaco y Jujuy, y luego, los llevaban hacía una casa en Santa Fe, donde eran operados estéticamente.

Una vez finalizado el proceso, los delincuentes se encargaban de mandar a algunas de las víctimas hacía países de Europa para ser prostituidas, mientras que otras se quedaban en Argentina y trabajaban en Palermo.

Los travestis que no eran enviados hacia Europa, trabajaban en Palermo.

Del mismo modo, se supo que los criminales captaban a las víctimas con la ilusión de una mejor calidad de vida, aunque una vez que eran reclutadas, les ofrecían un buen salario para poder operarse, y después les exigían la devolución del doble del dinero.

De esta forma, mientras les brindaban alojamiento en el hotel Gondolín, un alojamiento conocido por amparar travestis, los reclutadores le cobraban a cada hospedado la luz, el agua y el gas.

Las víctimas eran traídas del norte y vivían en el hotel Gondolín.

La causa se inició en 2015, después de que la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas efectuara las correspondientes denuncias.

A partir de ahí, las averiguaciones quedaron a cargo del fiscal Ramiro Gónzalez y del juez a cargo del expediente, Casanello, quienes decidieron en conjunto que la causa quede bajo secreto de sumario.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!