Secciones
Denuncia

Cómo era el pago de coimas por el que se pide el arresto del jefe de la policía porteña

No es un sorpresa que el fiscal José María Campagnoli haya pedido hoy el arresto del suspendido jefe de la Policía de la Ciudad, José Potocar. La investigación sobre un circuito de pago de coimas en la comisaría 35a. tiene varios meses, y su nombre aparece en el expediente como uno de los responsables de lo que ocurría en esa seccional, cuando aún se desempeñaba en la Policía Federal.


En el medio se produjo la fusión de una parte de la Federal con la Metropolitana, para que surgiera la nueva Policía de la Ciudad. Pero muchos de los viejos jefes de la Federal pasaron a la nueva fuerza con los antiguos vicios, como los de obtener dinero por izquierda.

“La gangrena continúa, han pasado al conjunto de comisarios, subcomisarios, y jefes de brigada sin beneficio de inventario al contexto de la Policía de la Ciudad”, advirtió hoy el legislador porteño Gustavo Vera, al referirse al pedido de arresto de Potocar.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según el legislador, las cúpulas de las comisarías de la Federal se dedicaron en forma histórica a recaudar dinero en forma ilegal. En el caso de la 35a. se investiga los pagos de comerciantes para recibir protección y los realizados por “trapitos” para no ser perseguidos y que no se les labren infracciones.

Potocar fue Director General de Comisarías en la Federal, antes de pasar a la ciudad. En la misma causa se encuentra detenida y procesada la comisaria inspectora Susana Aveni, que era jefa de Circunscripción y superior del jefe de la comisaría 35a y Norberto Villarreal, quien se encuentra prófugo desde el año pasado.

"Se han podido comprobar el espurio pago que era recibido a contramano de los mandatos legales y, además, las evidentes contraprestaciones que brindaba la cúpula de la comisaría 35° para garantizar la perpetuidad de sus ingresos", escribió el fiscal cuando pidió el arresto de Villarreal.

El nombre de Potocar aparece al menos en la declaración de Marcelo Stefanetti, uno de los oficiales que se encuentra detenido y quien en su declaración indagatoria accedió a describir cómo funcionaba el circuito de recaudación en la comisaría 35, situada en el barrio de Núñez y con jurisdicción también en un parte de Saavedra.

Una de las irregularidades que describió Stefanetti fue el supuesto cobro de servicios de policía adicional que no se concretaban. Dijo que apenas fue destinado en la comisaría 35 le dijeron que se confeccionaban planillas para que figuraran esos servicios y que el dinero terminaba en manos de Potocar, según consta en su declaración.

Stefanetti declaró además que después de esa conversación con el oficial que le explicó cómo funcionaba el sistema, apareció en forma sorpresiva Villarreal, quien se encontraba de vacaciones. Y le dijo que que Potocar ya estaba al tanto de su actitud y que se mantuviera al margen si quería seguir en la misma seccional.

Potocar fue suspendido de su cargo como jefe de la Policía de la Ciudad.

Ese oficial  relató además que hubo una reunión en la que estuvieron Villarreal y Potocar, en la que éste le dijo que lo iban a echar de esa comisaría y que se fuera buscando un destino. Sin embargo, meses después lo llamó un secretario de Potocar para pedirle que le arreglara su coche, que tenía un desperfecto en una rueda.

Aseguró que puso $ 2000 de su bolsillo para reparar el vehículo. Después de ese “gesto” a Potocar se le fue el enojo con Stefanetti y lo citó a su despacho. En esa reunión le entregó $1.500, que contó en el patrullero delante de su chofer para que fuera testigo de la escena.

Ocampo dipuso la suspensión de Potocar.

Stefanetti era el segundo jefe de la comisaría y en su declaración también explicó como los dueños de restaurantes y comercios de la zona de Núñez pagaban todos los meses sumas fijas para obtener protección y que los cobros los realizaban un oficial que al que llamaban "Cachorro".

En la misma causa por la que se pidió el arresto de Potocar se encuentra detenida la comisaria inspectora Susana Aveni, procesada por el juez de instrucción Ricardo Farías. La Cámara del Crimen negó se excarcelación porque considera que ésta podía eludir la justicia o “entorpecer la investigación, procurando amedrentar testigos”.

Potocar fue suspendido y no pasado a disponibilidad porque rige el principio de inocencia. Potocar no está procesado. Sin embargo, en la misma causa judicial se encuentran involucrados otros miembros provenientes de la Policía Federal que hoy están bajo el mando de la Jefatura, situación que podría dar lugar a eventuales conflictos de intereses o afectar el normal desarrollo de la causa”, afirmó el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!