Secciones
brasil

Conmoción total: confesaron los asesinos del periodista británico y el experto indígena desaparecidos en el Amazonas

El periodista había desaparecido el 5 de junio pasado con Bruno Pereira, experto indigenista, en el Vale de Javarí, estado de Amazonas, adonde había ido para escribir un libro.

Luego de una extensa y dramática búsqueda por la selva amazónica de Brasil, el lunes fueron hallados sin vida el periodista británico Dom Phillips de 57 años y el experto indígena Bruno Pereira, de 41, quienes estuvieron desaparecidos durante más de una semana. La noticia fue dada a conocer por el medio de noticias G1, el cual citó a la esposa de Phillips, mientras que el diario británico The Guardian aseguró que el embajador de Brasil en el Reino Unido ya se comunicó con la familia de Phillips para confirmar el trágico hallazgo. “Dijo que quería que supiéramos que… habían encontrado dos cuerpos”, dijo Paul Sherwood, cuñado de Phillips. 

El hombre sostuvo que desde Brasil no fueron precisos sobre el lugar donde encontraron los cuerpos y aclaró que solo les revelaron que estaban en la selva amazónica "Dijo que estaban atados a un árbol y que aún no habían sido identificados. También dijo que cuando hubiera luz, o cuando fuera posible, harían una identificación”, agregó Sherwood. El martes por la noche fue detenido Oseney da Costa de Oliveira, conocido como "Dos Santos", acusado de participar en el caso y hermano del primer arrestado, Amarildo da Costa Oliveira, un pescador al que apodan "Pelado" que supuestamente amenazó al indigenista y al corresponsal de The Guardian un día antes de la desaparición.

Hoy por la tarde, los dos hermanos detenidos confesaron el asesinato de ambos. ¿La causa? Según fuentes policiales, fue en venganza por luchar contra la pesca ilegal en los territorios indígenas. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Ambos estaban desaparecidos desde el 5 de junio cuando se trasladaban por un río en una lancha hacia Atalaia do Norte. Varios testigos coincidieron al afirmar que vieron pasar a "Pelado" a gran velocidad a bordo de una lancha que iba en la misma dirección que la de Phillips y Pereira, antes de su desaparición.

Según TV Bandeirantes, uno de los  asesinos habría dicho que los restos fueron arrojados en una zona de tierra firme, en una región que está dominada en esta época del año por el avance de los ríos creando bosques sumergidos. Sin embargo, la familia del periodista sostiene que las autoridades les confirmaron que los cuerpos estaban atados a un árbol.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó que el periodista británico, desaparecido tras ser amenazado de muerte en la selva amazónica brasileña, "era mal visto" porque hacía artículos contra la minería ilegal y la cuestión ambiental. "Ese inglés era mal visto en la región. Porque hacía muchas notas contra garimpeiros (buscadores de oro ilegales en tierras indígenas), de la cuestión ambiental. Entonces en esa zona muy inhóspita mucha gente no gustaba de él. Debería haber redoblado la atención y resolvió hacer una excursión", dijo Bolsonaro. 

Bolsonaro, con muy poco tacto, sostuvo que ambos pudieron haber sido asesinados, sobre todo porque Pereira, un funcionario en licencia del ente gubernamental Fundación del Indio (Funai), se había ganado enemigos en las mafias locales de la pesca ilegal por haber desbaratado invasiones a las tierras de los pueblos indígenas de la región. La hipótesis del mandatario, claro está, terminó ocurriendo. 

"Si los mataron los dos están bajo el agua y poco sobrará de ellos, Dios no quiera que eso haya pasado. Los dos resolvieron entrar en un área completamente inhóspita solos, sin seguridad y ocurrió el problema", aseguró el jefe del Estado.

Para Bolsonaro, fue "muy temerario" deambular por la selva amazónica sin estar preparados físicamente. En ese sentido, sostuvo que ambos se embarcaron en una "aventura no recomendable" y que pudieron haber sido "ejecutados". El corresponsal inglés y el experto indigenista que trabajaban para la entidad Unión de los Pueblos Indígenas del Vale do Javarí, en el extremo oeste del estado de Amazonas. La intervención en el Parlamento británico se produce luego de que la Policía Federal de Brasil detuvo a dos sospechosos en relación al caso.

Ambos tenían en su poder varios artículos personales pertenecientes a los dos hombres desaparecidos. En un comunicado, dijeron que los objetos recuperados incluían una mochila y un par de botas pertenecientes a Phillips, así como una tarjeta de salud, pantalones negros, unas sandalias negras y un par de botas pertenecientes a Pereira.

El propio Bolsonaro informó que habían aparecido vísceras humanas en la zona donde fueron vistos los dos hombres por última vez. Las muestras fueron peritadas para confirmar si se trata del periodista y el indigenista. Oseney da Costa de Oliveira fue el segundo detenido y se cree que fue uno de los hombres que amenazó al periodista y a Pereira cerca de un territorio indígena el 4 de junio.

Según The Guardian, la familia recibió una llamada de un asistente del embajador el lunes temprano diciendo que sus cuerpos habían sido descubiertos atados a árboles en la selva tropical. Por el avanzado estado de descomposición los cuerpos serán remitidos a Manaus, la capital regional, o Brasilia para pasar por la pericia forense que confirme oficialmente la identificación de las víctimas. “Solo dos personas en un bote en una región completamente salvaje es una aventura que no se recomienda hacer. Puede pasar cualquier cosa. Puede ser un accidente, puede ser que les ejecuten”, dijo Bolsonaro.

 

Por otra parte, un comisario de la Policía Federal brasileña denunció que existe un bloque de parlamentarios bolsonaristas que forman parte de una organización criminal, que permite delitos ambientales y contra las comunidades indígenas en la Amazonia. La denuncia la hizo el comisario Alexandre Saraiva, quien en 2021 fue removido de la jefatura de la Policía Federal en Manaos, capital del estado de Amazonas, por orden del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, tras haber comandado la mayor confiscación de madera ilegal de la historia de la región. "Existe un bloque parlamentario del crimen en la selva amazónica, un bloque de marginales", afirmó Saraiva al canal GloboNews.

La declaración se dio en el marco de las denuncias sobre la operatoria de mafias y narcotraficantes en el Vale do Javarí, estado de Amazonas, y citó a los senadores Jorginho Mello, del gubernamental Partido Liberal de Bolsonaro, y Telmario Motta, del PROS, del estado de Roraima, además de la diputada ultrabolsonarista Carla Zambelli, de San Pablo.

El comisario Saraiva, que sigue en la institución, acusó de defender a la mafia de la madera y del agronegocio en tierras indígenas (que son tierras federales) al ex ministro de Medio Ambiente Ricardo Salles, quien ejecutó la reducción de todos los órganos de fiscalización como la ICM Bio, el Ibama y la Fundación Nacional del Indio (Funai).

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!