Secciones
Quién fue

Crimen de Solange Grabenheimer: los groseros errores de la investigación a quince años del hecho

La causa prescribirá hoy debido a que los familiares de la víctima sostienen que la única culpable es Frend, que fue sobreseida.

Pasaron 15 años de la muerte de Solange Grabenheimer, y del inicio de la investigación, por lo que la causa se encamina a formalizar este lunes su prescripción. El motivo central es que la familia de la víctima sigue sosteniendo que la única hipótesis que merece ser investigada es la que tiene en el centro de la escena a Lucila Frend, amiga de Solange y quien fue a juicio por su crimen pero que la Justicia consideró que no fue parte. 

Frend, a 15 años del hecho, envió una carta a la agencia de noticias Télam en donde recordó varias cuestiones respecto a lo que sucedió el 10 de enero de 2007 cuando asesinaron a su amiga y compañera de vivienda. "Hoy es un día muy triste y amargo para mí y para todas las personas que queríamos a Sol y que hace 15 años esperamos justicia. Más frustrante aún es saber que pese a todos los esfuerzos míos personales y de mi familia y nuestro abogado y amigo, el Dr. Francisco García Santillán, por impulsar una nueva investigación, un nuevo fiscal, nada de eso se logró”, dijo.

"Hemos hecho todo lo posible, porque si bien, nada ni nadie nos devuelve a mi amiga Sol, el esclarecimiento era algo que nos merecíamos todos. Sentimientos de tristeza y de impotencia de saber que con la corrupción, a veces no se puede.¿Era esta fiscalía un ejemplo de trabajo profesional y transparente? Infelizmente, más bien lo contrario. Y no lo digo yo, lo dijeron 6 jueces. Me sigo preguntando por qué tuvo que pasar esta pesadilla. Sol era mi gran amiga, la quería muchísimo y le sigo pidiendo que me dé fuerzas en los momentos más difíciles, como hoy”, concluyó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Con la misiva, Frend rompió un silencio de once años. En 2011 fue absuelta por la Justicia y desde entonces no volvió a hablar aun cuando su palabra fue requerida por varios medios de comunicación. Una de las cuestiones que quedan en el tintero tiene que ver también con las cosas que aún están sin resolverse en la investigación. Son varios los puntos en la causa que nunca tuvieron un abordaje correcto o que directamente quedaron sin explicación alguna.

Las falencias de la investigación

La hora de la muerte es uno de ellos. Nunca se pudo establecer y el forense que practicó la autopsia dio tres versiones diferentes a lo largo del caso. Un dato no menor que consta en el expediente es que el especialista Eugenio Aranda, no contaba con el necrotermómetro cuando analizó el cuerpo de Solange, es decir no pudo medir precisamente su temperatura con lo que podría haber tenido una aproximación mucho mayor.

De esta forma, dijo primero que la muerte se había producido entre las 1 y las 7 de la mañana del 10 de enero, con lo que Frend estaba con la víctima. Luego, junto a un grupo de peritos, sostuvo que había sido entre las 9 y las 15, dejando afuera a la principal acusada, para finalmente en el juicio dijo que sucedió entre las 7 y las 13. Cuando se buscó una consulta externa, además, se comprobó que las muestras estaban contaminadas.

La forma en la que se cometió el crimen es otra de las cuestiones sin resolver. No hubo unanimidad de todos los expertos si lo pudo haber cometido Frend por su contextura o no. Incluso las heridas con las puñaladas no se pudo saber si fueron hechas por alguien zurdo, como la acusada, o diestro. 

Tampoco hubo un móvil. A lo largo de la causa se esbozaron diferentes teorías, algunas incluso se metieron en la vida sexual de las personas involucradas en todo el expediente, pero no hubo un motivo por el cual Frend hubiera buscado asesinar a Solange. Al mismo tiempo tampoco se encontró el arma homicida como el famoso encendedor con el que quedó marcada la pierna de la víctima.

Otro de los errores fue la multiplicidad de evidencia que se encontró en la escena del crimen que no fue aprovechada para solucionar el caso. Sangre en sábanas, puertas no forzadas, un bóxer con sangre que nunca se analizó, y hasta la no realización de un croquis de la escena sólo fueron algunos de los elementos que prácticamente se descartaron.

La Justicia tampoco reparó en que días después del crimen Frend ingresó a la cuenta de mail de su amiga. La sospecha siempre estuvo puesta en que lo hizo para borrar evidencia pero jamás se peritó. Asimismo todos los funcionarios judiciales que estuvieron involucrados en la causa permitieron que la defensa de Frend propusiera testigos todo el tiempo para desviar la investigación y generar nuevas ramificaciones. 

No obstante ello, el fiscal del caso desestimó, en sintonía con la familia de la víctima, todo tipo de indicio que dejará a Frend fuera del caso. Esto hizo que por ejemplo se deje afuera de la aparición de huellas que iban hacia la vivienda de otros jóvenes. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!