Secciones
Fue encontrada esta mañana

Los dos puntos clave de la investigación que sirvieron para que Maia apareciera con vida

Los antecedentes de Savanz y la colaboración de los vecinos de Luján fueron los dos focos centrales para dar con su paradero.

La aparición con vida de Maia Beloso, la niña de 7 años que era intensamente buscada hace tres días por efectivos de la Policía de la Ciudad, de la provincia de Buenos Aires y la Federal, se dio después de que una de las vecinas de la zona de Luján le diera alerta al 911 y al Comando Municipal.

Maia Beloso apareció este jueves con vida.

Según pudo reconstruir BigBang, esta vecina, que vive en una de las calles aledañas a la vías del ferrocarril y además cerca de un instituto de menores que se encuentra cerrado por refacciones, llamada Laura, alertó a las autoridades en horas de la madrugada de ayer.

“El problema que teníamos era que había varios llamados y necesitábamos peirnarlos para desechar la información que no era correcta”, explicó una alta fuente policial.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Después de analizar varias de esas comunicaciones, las autoridades de la bonaerense volvieron a llamar a los informantes para intentar tener algún dato más y empezar a movilizar a los patrulleros para dar con Maia y su captor. Finalmente, cerca de las 8 de la mañana los encontraron a ambos en la esquina de las calles Las Heras y Gamboa, cuando iban en bicicleta. 

El paso siguiente, según explicaron, será que Maia sea sometida a diferentes estudios legistas, sobre todo por los antecedentes de abuso sexual de menores de su captor Carlos Savanz.

“No va a ver mucho a su madre ahora porque necesitamos primero que tenga una pericia psicológica”, agregó la misma fuente que explicó que esperarán unas horas hasta que la menor salga de shock.

Al margen de eso, Maia tuvo una breve comunicación telefónica con su mamá, según explicó el abogado de ella, Rodolfo Baqué, en declaraciones a la prensa.

“Empezaron a hablar. La nena estaba shockeada. Primero habló con la tía, después le pasó con la mamá y empezaron a hablar cosas personales. Y le dijo: ¿cuándo venís mamá? Te extraño y te quiero”, relató el letrado. Y agregó: “Preguntaba insistentemente “¿cuándo venís mamá?”.

Durante los tres días de búsqueda hubo un dato que hizo que los investigadores aumentaran los esfuerzos: el perfil de Savanz. Es que, según consta en los antecedentes de este hombre y que fueron investigados por los efectivos policiales, no tiene un perfil homicida.

Esto hizo que tanto la Bonaerense como la Policía de la Ciudad tuvieran casi la certeza de que Maia estaba con vida y que era complicado que fuera asesinada por su captor, aunque no descartaban esa posibilidad si la búsqueda se extendía por días.

“En el caso anterior de abuso que cometió Savanz, también a un menor en la estación de trenes de Guernica el año pasado, mostró no tener un perfil homicida”, explicó una fuente judicial.

La menor fue encontrada por dos policías.

En ese entonces también pasaron varias irregularidades. La primera fue que la víctima no fue sometida a estudios de cámara Gesell debido a la pandemia del coronavirus (Covid-19) y tampoco tuvo una serie de encuentros con los psicólogos que actúan en este tipo de cosas debido al peligro de contagio. Cuando fueron a notificar el hecho, días después a Savanz no lo encontraron. 

Ahí fue cuando, según reconstruyó este medio, Savanz tomó rumbo hacia la zona de Puente Dellepiane en donde conoció a Maia y a su madre. Mientras buscaba ganarse la confianza de ellas, les construyó la choza en donde vivían. “La veía como su novia”, fue el razonamiento de un experimentado jefe policial acostumbrado a este tipo de casos. A esa conclusión llegaron los investigadores. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!