Secciones
Policiales

Dejó a su beba durmiendo en el auto, se lo robaron y la abandonaron en una plaza

La mujer bajó a comprar y dejó el vehículo en marcha.

A veces, un segundo de inconsciencia puede convertirse en un verdadero drama. El lunes por la mañana, una mujer decidió salir de comprar con su beba de seis meses. La colocó en la butaca para recién nacidos, popularmente conocido con “huevito”, y manejó hasta el centro de Villa Nueva, en Guaymallén, provincia de Mendoza.

 

Hasta ahí nada extraño. Pero lo peor ocurriría cuando la mamá decidió bajar de su vehículo en la puerta de un comercio ubicado en las calles Pedro Vargas y Houssay, en el barrio Unimev. Como no quería bajar a su beba, que estaba durmiendo, decidió dejar el coche en marcha, abierto y descender para hacer una pequeña compra. Esa decisión sería la peor que podía realizar. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Mientras ella se encontraba en el interior del local, dos delincuentes notaron que el vehículo estaba abierto, se metieron y arrancaron. La mujer vio toda la secuencia. Desesperada, comenzó a gritar, y pudo marcar el 911 en su celular. De inmediato, la Policía montó un operativo en toda la zona. 

 

Los oficiales de la Comisaría 44° junto a efectivos de la Unidad de Acción Preventiva (UAP) realizaron un operativo cerrojo. Enseguida, se sumó a la búsqueda un helicóptero policial. Mientras todo eso ocurría, otro llamado alertó al 911. ¿Qué ocurría? Una persona alertaba sobre el abandono de una beba en un plaza ubicada en Rivadavia al 1600, a poco más de 20 cuadras del lugar del robo. 

 

Cuando la Policía llegó al lugar junto a la mamá, un grupo de vecinos cuidaba a la beba. Estaba en perfecto estado de salud y acostada en el “huevito”. Según testigos, apenas vio a su madre, sonrió. En cuanto a los delincuentes, nada se supo de ellos. 

Según las pesquisas, huyeron hacia Maipú. Pero ni el auto, ni los dos delincuentes pudieron ser encontrados. Los rastrillajes continuaron durante varias horas, pero sin resultados positivos. Se cree que el vehículo fue guardado en algún garaje y esperan descubrirlo en las próximas horas. 


Otros robos similires


En septiembre de 2018, en la provincia de Córdoba, la madre de un bebé de 10 meses también vivió un susto tremendo. La mujer había estacionado frente al jardín de su hijo mayor y lo dejó en marcha para dejar al nene en el establecimiento. Un ladrón que pasaba por ahí, subió y arrancó. No había notado que en la parte de atrás, el pequeño dormía.

 

La mujer, desesperada, se colgó de la puerta del auto y fue arrastrada varios metros. No aguantó y se soltó. La rueda trasera la pasó por encima y le quebró una pierna. Enseguida, una testigo del hecho, llamó a la Policía. Fue interceptado a las pocas cuadras porque no sabía manejar el auto. El bebé siguió durmiendo y estaba en perfecto estado.

 

En marzo de 2021, cuando un hombre que trabajaba como remisero había tenido a tener que salir a trabajar con su hijo de 10 años porque no tenía a nadie que se lo cuidara. El menor dormía en el asiento de atrás cuando dos ladrones que simularon ser pasajeros, lo asaltaron en Villa Riachuelo, al sur del Conurbano.

 

El hombre bajó y cuando les rogó a los ladrones que dejaran bajar a su hijo, ellos arrancaron. Nunca habían notado que el nene estaba en el asiento trasero. Sorprendidos por la presencia del menor, lo hicieron bajar en las calles Giachino y Soldano Brito, en Ingeniero Budge, Lomas de Zamora. 

El nene se puso a llorar porque no entendía dónde estaba, ni qué le había pasado a su padre. Los vecinos de la zona que lo encontraron, lo cuidaron y dieron a aviso a la Policía. Media hora después, padre e hijo se reencontraron en un conmovedor abrazo. 

 

El último caso había ocurrido en junio de 2021 y en la localidad bonaerense de Villa Luzuriaga. Un cirujano había pasado a dejar a su hijo de 2 años en la casa de sus suegros antes de irse a trabajar a un hospital. Cuando bajó, fue interceptado por dos ladrones armados. 

La víctima del robo atinó a salir corriendo hasta que recordó que su hijo dormía en el asiento de atrás. Volvió sobre sus pasos y les rogó a los ladrones que le dejen sacar al menor. Al principio se negaron, pero luego accedieron al pedido. El padre sacó al nene y los delincuentes intentaron arrancar el auto. Pero cómo no lo lograron, se fueron a pie. Nunca fueron detenidos. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!