Secciones
Policiales

Dejó en coma al tío de su mujer y simuló un robo: era agente de la Policía Federal

Figueroa, de 42 años, creyó que había matado a Golobarda, de 63, a quien desnudó, puso boca abajo y armó una escena del crimen para que la policía sospechara que se había sido víctima de un robo.

Todo ocurrió el 12 de febrero de este año, en una casa ubicada en la esquina de Sucre y Boedo, Florencio Varela. Sergio Ariel Figueroa, de 42 años y agente de la Policía Federal, mantuvo una aparente fuerte discusión con Víctor Daniel Golobarda, de 63 años y tío de su mujer.

La discusión –supuestamente por temas económicos-  llegó a tal nivel que, según la imputación contra Figueroa, el oficial lo golpeó con un palo en la cabeza hasta dejarlo inconsciente. Como creyó que lo había asesinado, Figueroa le sacó la ropa a Golobarda, lo puso boca abajo y armó una escena del crimen para que la policía creyera de que se había tratado de un robo.

Pero la víctima no había muerto: fue hallado aún con vida por su hija María, quien al verlo tendido en el suelo junto a la cama, sin ropa y con manchas de sangre, lo llevó al hospital. Allí, producto de las graves heridas que le ocasionó Fugueroa, quedó internado durante más de un mes en estado de coma, hasta que a mediados de abril recuperó la conciencia y contó lo que pasó.

A partir de la versión de Golobarda, el policía de la Federal –que se desempeñaba como numerario en la Delegación de Chascomús- fue detenido en Florencio Varela por la DDI de Quilmes de la Policía Bonaerense acusado de tratar de matar al tío de su esposa a golpes.

Tras su detención, se incautaron una pistola Bersa con 17 balas, la credencial de Figueroa, su chapa que lo distingue como policía y dos celulares. La causa quedó en manos de la fiscal Vanesa Maiola, de la UFI 6 de Florencio Varela, quien caratuló la causa como "tentativa de homicidio".

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Figueroa, de 42 años, creyó que había matado a Golobarda, de 63, a quien desnudó, puso boca abajo y armó una escena del crimen para que la policía sospechara que se había sido víctima de un robo.