Secciones
Policiales

Demoraron a un sospechoso por el crimen del diácono degollado: fue la última persona en hablar con él

El sospechoso declaró ante el fiscal de la causa, pero ya fue puesto en libertad. Qué presumen los investigadores.

Un hombre fue demorado en las últimas horas por el crimen del diácono de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen Guillermo Luquín, quien fue encontrado muerto el domingo en su casa de Lomas de Zamora. Según confirmaron fuentes de la investigación, se descubrió que el sospechoso había mantenido una conversación con la víctima a través de una red social, y debido a los datos de esa comunicación, se ordenó su aprehensión.

Luego de declarar ante el fiscal de la causa, el joven quedó en libertad, aunque los investigadores no descartan ninguna hipótesis, dijeron fuente de la investigación.

La información fue confirmada por fuentes policiales, y según explicaron, el sospechoso fue demorado por la Policía Bonaerense para mantener declarar ante el fiscal de la causa, Gerardo Mohoraz, a cargo de la Fiscalía N°6 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. Lo que se sospecha, es que el acusado fue la última persona que chateó con Luquín antes de su muerte.

Durante la mañana y tarde del lunes, el fiscal se entrevistó con familiares del diácono, entre ellos el hermano de él, con la intención de poder reconstruir las últimas horas del fallecido. Hasta el momento hay varias hipótesis de lo que pudo haber ocurrido con el hombre de 52 años, y por supuesto, la idea de un robo no se descarta.

¿Enemigo íntimo? El diácono degollado en Temperley habría sido atacado por alguien que conocía

Sin embargo, se sospecha que el atacante es alguien conocido, o al menos una persona que Luquín esperaba, ya que sobre la mesa se encontró una botella de gaseosa junto a dos vasos y debido a que las cerradura de la puerta de entrada no fue forzada.

Los primeros resultados de la autopsia realizada en el cuerpo del religioso fallecido indicaron que recibió un fuerte traumatismo de cráneo, el cual pudo haber sido efectuado por un velador que fue encontrado roto en la habitación.

Además, los especialistas determinaron que el diácono sufrió cortes en los brazos y en las manos, lo que determina que intentó defenderse se su atacante, quien lo lastimó con un cuchillo. El arma fue hallada también en la cocina de la casa, por lo que se cree que el agresor huyó del lugar con rapidez. En última instancia, la autopsia también arrojó que el religioso recibió cinco cortes, pero que la herida que causó su muerte fue en la vena yugular.

Con estos datos, los investigadores refuerzan la idea de que el ataque se produjo de manera rápida, y que el agresor envolvió el cuerpo de Luquín en una manta antes de huir.  El cadáver del diácono fue encontrado el domingo pasado por el sobrino de la víctima y un amigo, quienes inmediatamente alertaron al 911 sobre el hallazgo.

"Todos los domingos venía antes porque yo voy a dar misa al hospital. Cuando vuelvo, veo que la puerta no está abierta y eran casi las 11. Abro el templo y no había venido, entonces veo a una conocida y le digo que llame a Guillermo", señaló en diálogo con TN Francisco Ortiz, párroco de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen. De acuerdo al sacerdote, al ver que Luquín no respondía a las llamadas, le pidieron a un amigo del diácono que averiguara qué había sucedido.

Por lo que pudieron reconstruir, el sábado el diácono estuvo en la misa de las 18 y de la iglesia se retiró a las 19. Esto indica que el crimen pudo haberse cometido entre el sábado a la noche y el domingo a la tarde, cuando encontraron el cadáver.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

El sospechoso declaró ante el fiscal de la causa, pero ya fue puesto en libertad. Qué presumen los investigadores.