Secciones
Policiales

Denuncian más de 20 casos de abuso en un jardín de infantes de Isidro Casanova: el portero está prófugo

Las víctimas tienen entre 4 y 5 años. 

Los casos de abuso sexual infantil por parte de los responsables de los establecimientos educativos no paran de aumentar y los padres están cada vez más preocupados. Ayer por la tarde se vivió una fuerte situación en el jardín de Infantes 949 de Isidro Casanova, cuando un grupo de padres se acercó al lugar para denunciar al portero de la institución por "abuso sexual" y exigir justicia.

Lo que sucedió fue que hubo al menos 20 denuncias de abuso sexual por parte de los padres de los menores que concurren a la institución, los cuales tiene aproximadamente cuatro años, motivo por el cual se ocasionaron destrozos. En una primera instancia los familiares de las víctimas vandalizaron y rompieron el frente del jardín para luego ir a la parte trasera y prender fuego uno de los toboganes que se encontraba allí. 

Esto mismo hicieron en la casa de Carlos, el acusado que desempeña tareas de portería en el centro de aprendizajes para niños. Si bien la casa del hombre quedó totalmente destruida y arruinada, cuando intentaron ver si lo podían atrapar o al menos acorralar, se dieron cuenta que éste no estaba presente en ese momento en el hogar. Desde ese entonces no se sabe nada de él y continúa prófugo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La causa está en manos de la UFI N°2 de La Matanza, especializada en Conflictos sociales. En la investigación se logró constatar un dato importante gracias a que una de las madres notó algo raro en el momento que dejó ir a su hijo solo al baño, ya que tuvo un "extraño" comportamiento, no lo dejó pasar y lo llevó al pediatra. Pero el desenlace fue empeorando.

Es el médico quien le dice a la mujer que fuera a realizar la denuncia correspondiente a una comisaría, ya que cuando lo revisó encontró algo que si bien no se determinó qué fue, sirvió para que incluso hasta el médico forense que lo revisó más tarde, constatara que se trataba de un caso de abuso, y que lo mejor para la madre era alertar al resto de las familias y cuidar a su hijo lo más posible cuando lo necesitara.

Sin embargo, cuando la víctima se sentó con una psicóloga infantil previo a la cámara Gesell no dijo nada. “Eso es habitual. Los chicos necesitan un tiempo para adaptarse y expresarse. No es fácil para ellos, por mas profesional que sea, sentarse con un extraño y contar algo así”, le explicó una fuente judicial a Infobae. Hasta el momento ninguno de los niños pudo hablar con las autoridades psicológicas.

Dado que el hombre no aparecía y aún no tenía pedido de captura oficial, la policía lo intentó encontrar en su domicilio y en las zonas a las que más recurría en su tiempo libre, pero hasta el momento no se lo encontró. “Si es inteligente, debería presentarse cuanto antes. En el día de hoy incluso. Porque sino puede empezar a jugarle en contra”, explicaron desde la policía.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!