Secciones
Policiales

Denuncian persecución a la principal testigo del caso de abuso contra los jugadores de Vélez

El jueves declarará ante la fiscal del caso la otra amiga de la víctima, identificada como Noelia, señalada como la encargada de haberlas invitado al evento organizado por los jugadores de Vélez. 

Varios integrantes del plantel profesional de Vélez quedaron en la mira de la justicia durante los últimos días del 2020, cuando una joven de 28 años denunció que durante la madrugada del viernes 4 de diciembre fue abusada sexualmente en una fiesta realizada en una casa del country Camino Real, en el partido bonaerense de San Isidro, alquilada por el delantero del Fortín, Juan Martín Lucero

Por el hecho, los futbolistas Miguel Brizuela y Thiago Almada fueron imputados por el delito de abuso sexual. "En virtud de la imputación que fuera notificada formalmente por la Unidad Funcional de Instrucción, especializada en Violencia de Género del Departamento Judicial de San Isidro, a los jugadores Miguel Brizuela y Thiago Almada, el club ha activado el protocolo de acción institucional", había informado la institución de Liniers.

Las imputaciones surgieron del testimonio ampliado de la víctima, la cual declaró cerca de ocho horas. La fiscal que está investigando el caso es Laura Zyseskind, quien además imputó a Juan José Acuña Delbene, un hombre que a casi cuatro meses del hecho todavía sigue prófugo de la justicia. "Acuña tiene tres abogados que van a todos lados y están bancados por el club", advierten desde el entorno de la víctima.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Consultados por BigBang, también señalaron que Vélez está "detrás de la desaparición" del principal apuntado por la Justicia. "El club también está bancando su desaparición porque la idea primaria era imputarlo solo a él y ayudarlo a que se vaya del país, para que la denuncia quedara esto en la nada. ¡A Acuña Delbene se le vio el miembro! La testigo lo vio arriba de la víctima con el pene afuera. Así lo afirmó en su última declaración", le señalaron a este portal.

Juan José Acuña Delbene es un rostro medianamente conocido en el ambiente del fútbol, particularmente en el Ascenso. Tiene 42 años y una larga experiencia como director técnico. De hecho, entre marzo de 2008 y noviembre de 2015 trabajó en el club Defensa y Justicia. La causa está bajo un estricto secreto de sumario para que ninguno de los protagonistas o sus abogados hablen en los medios.

Aún así, trascendió que el miércoles 3 de febrero amplió su testimonial Lucero, acusado por la víctima, identificada como M. (cuyo nombre no damos a conocer a pedido de su abogada) y su amiga, Verónica, de haberles robado sus carteras con todas sus pertenencias, entre las cuales se destaca sus teléfonos celulares y más de 5 mil pesos.

En su última declaración  ante la fiscal Zyseskind, la víctima ratificó su denuncia y señaló a Almada, la gran promesa del conjunto de Liniers, a Brizuela y a una morocha "grandota de pelo negro" como sus abusadores. No dijo nada de Juan José Acuña Delben porque, según sus propias palabras, no lo vio. aunque él fue señalado por su amiga, la principal testigo, que lo vio arriba de la víctima cuando esta estaba desmayada. 

En ese sentido, fuentes consultadas por este portal aclararon que en la denuncia que presentó la defensa y que ya tiene la fiscal de Género de San Isidro, las declaraciones de la testigo "son al menos tres". El texto repasa la primera de ellas, incorporada mediante el acta de procedimiento policial, en la que involucra a varios jugadores en el abuso a su amiga; la segunda prestada en sede de la Comisaría de la Mujer y en presencia de la fiscal.

Allí habla de un sujeto de contextura robusta, gordo, pelado, a quien vio que estaba abusando de su amiga M. (por la que se identificó a Acuña Delbene); y una tercera ampliación, junto a su abogada, en la cual relató una serie de circunstancias de tiempo, lugar y modo, que son disimiles a las anteriores. "Lucero está acusado de robo, mientras que Almada y Brizuela fueron imputados y son los más complicados", le afirmaron a BigBang.

Fuentes del caso le afirmaron a este portal que Vélez está tratando de "embarrar" la cancha para proteger a su "joya" futbolística, Almada, sin importarles que en el camino puedan perjudicar a Brizuela. "Como ya están imputados sus jugadores, ahora Vélez quiere cambiar a Thiago por Brizuela, porque a Lucero dijo en su declaración que la víctima estaba borracha y que subió con Brizuela y no con Thiago, como denunció la víctima", detallaron.

Según el entorno de la denunciante, "nunca" había tenido contacto directo con Brizuela "hasta el momento que él la abuso". "El abogado de Brizuela no aparece en la causa y no va a ninguna audiencia. Lo quieren entregar a Acuña Delbene y a Brizuela para que Thiago se vaya a jugar a Inglaterra", resaltaron. Además, no dudaron en apuntar contra Thiago y definirlo como "la mente maestra" detrás del abuso: "Él organizó todo".  

La causa por abuso sexual

El viernes 5 de febrero, la víctima contó ante su abogada y los tres abogados defensores de Acuña Delbene que al evento organizado por los futbolistas de Vélez fue invitada por una amiga en común, identificada como Noelia A., con la que -aclaró- "no tuvo más contacto" después de lo ocurrido. Durante la fiesta mantuvo con sus amigas una charla con Centurión, quien les contó que habían vuelto de Colombia ese mismo jueves 3 de diciembre.

Además, les había dicho que al día siguiente debían viajar a Paraná para jugar contra Patronato. "Dijo que estaba re en pedo, que estaban desde las 12 escabiando y comieron un falso asado. Que estaba re loco, drogado y que tenía flores para fuma por si queríamos", denunció la víctima. Según conto M. durante la velada se topó con Thiago Almada -figura de Vélez-, con quien se dirigió al primer piso de la casa.

Allí -relató- habían tres habitaciones y un baño. "Entramos a una habitación, en la que había una balanza, un ropero con un espejo, una cómoda y una cama de dos plazas. Empezamos a besarnos y mantuvimos una relación sexual. En un momento siento que abren la puerta e ingresan dos personas más: Brizuela y una morocha grandota de pelo negro y escucho a Thiago hablar con ellos", ratificó la víctima.

Y continuó: "Me sentía mareada, mal y eso no me gustó. Le dije a Thiago 'basta' e intenté irme. Pero en ese momento, siento una mano y otra mano en mis zonas íntimas. Me comencé a sentirme mal, muy mal, y nuevamente dije 'basta,basta; no quiero más', dije que no me sentía bien".

La joven de 28 años recordó que les aclaró a los presentes en la habitación (Thiago Almada, Miguel Brizuela y una mujer de pelo negro largo, de 1.75 de estatura) que se "sentía mal". Sin embargo, remarcó que los futbolistas "continuaron" con el abuso. "Yo recuerdo que no podía salirme. En un momento abren la puerta y escucho la voz de Vero, dice algo así como si estaba bien. No recuerdo haberle respondido porque en ese momento Brizuela me tenía agarrada de los pelos, obligándome a hacerle sexo oral, mientras la morocha tenía sus dedos en mi vagina y Thiago quiso penetrarme por el ano", ratificó.

A pesar de sus ruegos, los futbolistas no cesaron. "A Thiago le dije ´Basta, me siento mal´. Pero él continuó la relación sexual, no puedo afirmar ni descartar haber sido penetrada (por el futbolista de Vélez). Siento que vuelven abrir la puerta, había más personas en la habitación, sentía manos que me penetraban y me manoseaban, personas que entraban y más tarde salían de la habitación", recordó.

Luego apareció Verónica, su amiga, quien la encontró desvanecida sobre la cama. "Me cogieron todos. Vero me cuenta que cuando abrió la puerta yo estaba desmayada con una jarra de plástico en la mano y un pelado robusto (por Juan José Acuña Delbene) estaba saliendo de encima mío, subiéndose los pantalones y riéndose", explicó. 

La amiga de la víctima, de 36 años, reveló que hubo varios encuentros sexuales durante el festejo en la casa de Lucero, la cual arrancó a las 18 del jueves anterior al abuso sexual. Además, comentó que los jugadores de Vélez se opusieron a que llamara a la policía y que le robaron sus pertenencias. "Ninguno nos brindó ayuda y nos dimos cuenta en ese momento que nos habían robado la cartera con nuestras pertenencias", dice la denuncia de la víctima.

Al ratificar su testimonio, la fiscal Zyseskind decidió imputar a Almada y a Brizuela en la causa por abuso sexual, pero por ahora seguirán en libertad. Según las fuentes, existe material suficiente para probar que Acuña Delbene cometió el delito de violación, no así de los jugadores. "La víctima sigue medicada, en terapia y ahora va a ir a pericia psicológica. El jueves declara la otra amiga, Noelia, y el viernes declara una testigo más en la fiesta", informaron.   

En ese sentido, le advirtieron a este portal que Verónica, la amiga de la víctima y principal testigo de la causa, recibe amenazas constantes desde que comenzó la investigación. "La testigo tuvo que salir a Infobae a hablar porque comenzaron a seguir a su hija y la amenazaron. Por eso salió a dar una nota, para cubrirse. La víctima estuvo siendo hostigada, pero no amenazada. Igualmente se tuvo que mudar", concluyeron.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!