Secciones
Policiales

Denuncias por abusos a jugadoras menores en Argentino de Quilmes: "Mi hija está destruida"

Omar Giménez, ex entrenador de la categoría sub 16, y su hijo, Diego Giménez, fueron imputados por el delito de grooming. 

El Club Atlético Argentino de Quilmes, que milita en el torneo de la Primera B Metropolitana, expulsó y denunció a dos de sus entrenadores por acosar, en principio, a una adolescente. La víctima, jugadora de fútbol del club de 13 años, recibía mensajes subidos de tono de parte de Omar Giménez, entrenador de la categoría sub 16 de 58 años, y su hijo, Diego Giménez,  de 28, de la sub 14. 

En varios de los chats se puede leer como Giménez le decía a la adolescente que precisaba “ir a tomar una ducha” o que “estaba más buena que comer dulce de leche con cuchara”. Además, le respondía a fotos publicadas con “sos re linda” y “la próxima, foto con el entrenador”.  También le enviaba mensajes subidos de tono, insinuaciones y fotos de sus genitales. “De la puerta para adentro del club no sé qué pasó con mi hija”, dijo, angustiada, Natalia Romano, madre de la víctima

La mujer contó que Omar le pedía videos a la menor y que luego los reenviaba a un grupo de WhatsApp que compartía con otros hombres y que a ella no la dejaban entrar a ver las prácticas. “Él (por Omar) con el hijo hizo un grupo aparte donde estaban ellos dos con las chicas. Él les pedía videos, que bailen, que se muevan, o en el entrenamiento las filmaba, las grababa y lo pasaba a un grupo de WhatsApp de hombres”, contó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

En diálogo con Radio La Red, Romano contó que se enteró de lo que había ocurrido a través de la madre de una compañera.“Ellos eran nuevos y al ser tanta cantidad de chicas dividieron las categorías en sub-14 y sub-16. Mi nena venía feliz los primeros días, hasta que apareció esta gente y ya la última semana la nena no quería ir, me ponía muchas excusas. Yo le decía ‘no me hagas pagar una cuota si no querés ir más, avisame’", manifestó.

Y agregó: "Porque una no piensa... Como mamá no me di cuenta de que me estaba dando un aviso. Cuando él empezó a hostigarla por mensajes, empezó a llorar y mi hija no aguantaba. Yo le pregunté los dos días que la encuentro llorando. No me cuenta a mí, me entero por terceros. Le cuenta a una compañera del club, la nena habla con su mamá, ahí se comunica con el coordinador del club y el coordinador la llama a mi nena para que me despertara y me contara lo sucedido".

En ese contexto, la mujer dijo que su hija utilizaba excusas para no asistir a las prácticas, como dolor en sus manos o en su cadera, al ser arquera. “Le hizo la psicología desde el primer momento. En el primer entrenamiento mi hija ya era la mejor arquera, cuando ni siquiera vio cómo atajaba (porque estaba lesionada). Mi nena me cuenta y me dice ‘mirá lo que me mandó el profesor’", explicó.

De acuerdo con Romano, su primera reacción fue advertirle sobre la "naturaleza" del hombre. "Yo le digo ‘ojo. porque es hombre y ellos te van a decir ‘vamos a buscar una camiseta, la pelota, nunca te vayas’. Nosotras no podíamos entrar, no puedo asegurar que a mi hija no le hizo algo porque nosotras teníamos que esperar del lado de afuera del club. Después hubo una reunión donde nos dijeron que, como las chicas están en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) o iban a jugar con otros equipos, se tenían que independizar. Estamos en pandemia, con el protocolo... Entré a dos entrenamientos, que pagué 200 pesos la entrada. Pero de la puerta para adentro del club no sé qué paso con mi hija”, afirmó.

 

Además, contó que su hija está con fiebre, que ayer -día en que fue a la Fiscalía y la atendió una psicóloga especializada- “lloró muchísimo”. "Está destruida, se siente impotente, siente vergüenza, miedo, siente todo. Lamentablemente es una situación muy fea la que está pasando porque tenía una ilusión en el club, era del club, iba con otras expectativas. No confío, no puedo confiar en el club, en nadie”,”, dijo y advirtió que su hija “no quiere saber nada más” con el club.

A raíz de la denuncia, se detectaron 10 presuntos casos más de nenas que sufrían de este tipo de situaciones. Entre ellas, una madre denunció que su hija, además de ser acosada, fue abusada sexualmente luego de un entrenamiento. Por ahora, el fiscal Daniel Ichazo los imputó por el delito de grooming. “Gracias a mi hija las chicas pudieron hablar. Hay una chica gritando, en el grupo pide ‘chicas, hablemos’. Ese grito quizás ayudó a que las nenas empiecen a hablar”, concluyó.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!