Secciones
Melina tenía 17 años

Dos años de la muerte de la turista argentina en Punta Cana: la bronca y el juicio frenado

La familia de la adolescente fallecida reclama que desde el hotel no presentan testigos y buscan dilatar la situación.

Este lunes se cumplirán 2 años de la muerte de Melina Caputo, la turista argentina de 17 años que falleció en República Dominica a causa de una electrocución ocurrida dentro de un hotel 5 estrellas. Con inmenso dolor, su familia decidió iniciarle una demanda por "daños y perjuicios" a los responsables del Hotel Be Live Collection Canoa de Bayahíbe, y aunque el juicio comenzó hace ya un año, avanza a paso demasiado lento. "No presentan testigos, quieren alargarlo, pero esto no se hace", sostuvo Claudia Flores, madre de la adolescente.

Melina Caputo murió el 16 de agosto de 2019.

Los hechos

El 16 de agosto del 2019, en uno de sus últimos días de vacaciones junto a su abuela, su hermano y sus primos en Punta Cana, Caputo se dispuso a salir del mar por una escalera que daba al muelle del hotel y recibió una descarga eléctrica que le quitó la vida.

En el lugar no había médicos para socorrerla, y a pesar de que varios de los testigos intentaron reanimarla sin éxito y luego su familia la trasladó a un salita médica muy precaria fuera del lugar para salvarla, la adolescente oriunda de la provincia de San Juan falleció sin haber podido recibir asistencia.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El muelle donde la adolescente se electrocutó.

En ese momento, la gente del hotel aisló a la familia de Melina, y hasta les hicieron creer que eran tratados por una psicóloga, quien en verdad era la mujer de un empleado del hotel. 

Cuando finalmente el papá de la joven puedo llegar a República Dominicana, se enteró de que ya habían hecho la autopsia, y recién 11 días después le permitieron volver a la Argentina con el cuerpo de su hija, sin que nadie quisiera allá tomarle la denuncia.

Caputo había viajado con su familia a Punta Cana.

El juicio

Con mucha tristeza, pero con ánimos de hacer justicia, sus papás iniciaron una demanda contra el establecimiento turístico a nombre de la Sociedad Comercial Hotel Canoa S.A, y aunque la causa estuvo a punto de ser cerrada, finalmente el juicio comenzó a principios de marzo de 2020.

Sin embargo, por la pandemia del coronavirus se vio interrumpido, y las audiencias se retomaron el pasado 23 de enero, cuando la familia de la joven declaró ante la jueza. En esa oportunidad ellos contaron cómo vivieron la tragedia, y encontraron como respuesta comentarios muy fríos: desde el hotel culpaban a la abuela de Caputo por haberlos llevado de viaje y por haberles permitido que estuvieran solos en el momento de la descarga.

Además, desde el resort sostuvieron siempre que la joven falleció producto de un problema que tenía en su corazón, aunque una de las pruebas que tiene la causa es el Certificado de Defunción emitido por el Ministerio de Salud Pública del país caribeño, el cual confirma que la víctima falleció luego de sufrir un edema pulmonar y un shock cardiogénico a raíz de una electrocución, lo que no deja lugar a dudas.

De igual manera, poco tiempo antes del viaje, de casualidad Caputo se hizo un estudio de salud para empezar a hacer actividad física en un gimnasio, y la prueba indicaba que su corazón estaba muy bien, por lo que ese examen también fue presentado como prueba.

La joven murió electrocutada en el muelle del hotel.

Con un proceso que se alargó más de la cuenta, y a la distancia por la pandemia, el miércoles pasado declaró por primera vez la testigo clave Celina del Valle Caputo, prima de Melina. Antes lo hicieron también un testigo francés y otro italiano, quien intentó reanimar a la joven.

"El miércoles fue la tercera audiencia. Mi sobrina, la que estuvo con Melina en el momento, contó todo, contó su experiencia. Se puso muy triste, esta es una familia partida desde ese día", sostuvo Claudia Flores, mamá de la adolescente, en diálogo con BigBang.

"La entrevistaron a Celina, y ella es una de la parte más importantes, porque jugaba una carrera con mi hija, a ver quién llegaba primero al muelle. Ella dijo que mi hija se subió al deck, y ahí se fue para atrás. Celina dijo que empezó a gritar que cortaran la electricidad. Nosotros no pudimos escucharla, porque no te dejan estar en la declaración, pero sabemos que se puso a llorar y estaba muy triste", contó.

Las pericias realizadas en el muelle por donde los turistas circulaban, las cuales ya figuran en el expediente, demuestran que los cables que pasaban por debajo no eran los correctos ni tampoco contaban con la aislación necesaria, y que fue eso lo que produjo la descarga contra Melina.

"El cable está solo aislado con una cinta aisladora que no soporta agua y menos agua salada. El cable conducía corriente alterna de 110 V y aparentemente no tenía disyuntor diferencial. Debería haber sido una instalación de baja tensión en 12 V, con transformador de doble aislación y disyuntor (se usan en la iluminación de las piletas de natación que tienen agua dulce de baja conductividad eléctrica) en lugar de usar corriente alterna 110 V", indicaron los especialistas que hicieron el informe tras revisar el muelle, quienes además añadieron que el cable utilizado para llevar electricidad, no era el indicado, ya que se trataba de "un cable tipo taller no preparado para intemperie".

Durante la última audiencia estuvo presente el abogado de la familia Caputo, Robert Placencia, quien lleva adelante la causa desde hace tiempo. "En la audiencia había una jueza que reemplazaba a la otra. Eso ya nos dio mucha bronca. Hubo una pequeña discusión entre las parte interesadas en un momento, porque nuestro abogado se quejó de que la gente del hotel no presenten testigos. Nadie pone la cara. No hay identidad ni nada de quién es ese supuesto testigo, que ya fue suspendido otras veces. Ellos quieren alargar todo, pero esto no se hace", se quejó.

Desde el resort nunca se comunicaron con los padres de la joven, y de hecho, nunca admitieron tampoco ningún tipo de culpa. "Ya no sabemos a quién acudir, el hotel no ha puesto la cara nunca", aseguró.

Este lunes se cumplirán 2 años de la muerte de Melina Caputo, y para recordarla, su familia hará una misa en la Catedral a las 19 horas. "El lunes van a hacer 2 años que mi hija falleció, y no tengo esperanza de nada Estamos muy mal, todos, no hay día en que no deje de pensar en ella. Lo único que quiero saber es cómo sigue todo y qué pasará en la próxima audiencia que es en octubre, espero que ahí tomen una medida", cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!