Secciones
Policiales

El arma del atacante de Cristina estaba "apta para disparar": cómo funciona y porqué no salió la bala

Se trata de una pistola Bersa modelo Lusber 84 de calibre 32. 

El arma que usó  Fernando André Sabag Montiel para intentar asesinar a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, estaba "apta para disparar". Así lo establecieron los resultados de las medidas ordenadas por la jueza federal María Eugenia Capuchetti. El atentado contra la vida de la ex presidenta ocurrió minutos después de las 21, en la intersección de las calles Juncal y Uruguay, en el barrio porteño de Recoleta.

Allí, Sabag Montiel, de 35 años, de nacionalidad brasileña y que reside en el barrio porteño de Villa del Parque, burló la custodia de la funcionaria, estiró su brazo entre las personas que la rodeaban y le gatilló dos veces en el rostro. El atacante actuó cuando Cristina llegaba a su casa tras una larga jornada con reuniones en el Senado de la Nación, mientras firmaba ejemplares de Sinceramente y saludaba a la militancia que desde hace más de 10 días se acerca a su domicilio.

El hombre le intentó disparar a centímetros de su rostro. Afortunadamente, falló. El arma tenía cinco proyectiles, pero se encontraba mal la corredera, de acuerdo con una pericia preliminar y de milagro la bala no salió. La vicepresidenta alcanzó a cubrirse el rostro con las manos y agacharse, mientras que el hombre -que se encuentra detenido- fue reducido de inmediato por los presentes. Su arma fue arrojada al suelo, fue resguardada y peritada.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Se trata de una pistola Bersa modelo Lusber 84 de calibre 32Los pesquisas de la Policía Federal Argentina dijeron que la pistola tenía cinco balas en su cargador y que en su base tiene una numeración parcial con el número 250. El arma es una pistola semiautomática y que el calibre también es conocido como el 7.65 milímetros. Una de las cuestiones que intentará determinar las pericias es porque, afortunadamente, falló el arma.

 

Un miembro de la policía científica de la bonaerense le explicó a BigBang que esa clase de armamento solo necesitan un cartucho en la recámara de explosión para poder disparar. "Se puede cargar el arma agarrando la corredera, deslizándola hacia atrás, colocando el cartucho en recámara y deslizando la corredera. Ahí queda el arma con el martillo percutor montado. Se puede colocar el cargador también con otro cartucho, pero esos armamentos antiguos suelen tener esa clase de falencias al disparar", explicó el efectivo de la policía de la bonaerense a este sitio. Las hipótesis sobre las razones por las que el arma falló se multiplicaron a partir de la viralización del arma usada por Sabag Montiel en las redes sociales.

Expertos señalaron que "sin la municiones en la recámara, el arma nunca iba a disparar porque la uña no iba a enganchar la munición con el cargador mal puesto". Lo cierto es la Policía Federal aseguró que el arma no disparó porque no había una bala en la recámara. Sin embargo esta es, hasta ahora, la teoría más repetida y lógica. Como señaló el oficial de la bonaerense a este sitio, para ser disparadas esta clase de armamento debe tener una bala en la recámara. La primera bala tiene que ser ingresada en la recámara de forma manual, tirando la corredera hacia atrás. Luego, una vez disparada, la segunda bala –como las siguientes- toma posición de forma automática.

Particularmente el modelo Lusber 84, calibre 32, tiene lugar para 8 municiones. Es un arma semiautomática de simple acción. “Tengo entendido que el modelo Lusber se produjo entre 1973 y 1978. Es decir que el arma utilizada en el atentado tiene un poco más de 40 años de edad, es uno de los modelos iniciales de la marca, se fabricaba en Ramos Mejía”, explicó  Andrei Serbin Point, experto en armas, en las redes sociales. Las primeras versiones señalan que el arma no disparó por el faltante de la munición en la recámara. Pero existen otras posibilidades a tratar como que haya un problema en el fulminante, la parte que detona y provoca que se dispare el proyectil.

 

Otra posibilidad es que debido a la edad del arma, exista un problemas en la aguja percutora, que es la pieza que va por dentro y que hace detonar la munición. De manera milagrosa, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner salvó su vida y declaró como testigo ante la jueza Capuchetti en la investigación por el atentado contra su vida. La funcionaria declaró como testigo durante casi 50 minutos en su departamento del barrio porteño de Recoleta frente a la magistrada y el fiscal Carlos Rìvolo. De acuerdo a su entorno, se mostró "entera" y predispuesta a declarar sobre lo ocurrido, en el trámite en su casa.

 

La decisión de dirigirse hacia el departamento de la Vicepresidenta se tomó a media mañana luego que al menos 30 testigos pasaran por el tercer piso de Comodoro Py 2002 para declarar en el juzgado de Capuchetti, entre ellos manifestantes que estaban en el lugar, policías federales y los propios custodios de Cristina. El ataque se investiga como "homicidio calificado en grado de tentativa" y hasta ahora sólo tiene como imputado al agresor. A pesar de ello, desde el entorno del fiscal advierten que "se investigan todas las hipótesis" y las circunstancias en que ocurrieron los hechos, ya que se cuenta con todas las filmaciones de la zona.

 

Sabag Montiel ya fue sometido al examen médico legista que determinó que, en principio, estaría en condiciones de ser indagado. Uno de los testigos del hecho -llamado Javier- declaró que el detenido llegó a "gatillar dos veces" a escasos centímetros de la cabeza de la Vicepresidenta. A la salida de los Tribunales contó que “estaba formando parte del cordón” de militantes. “Cristina viene hacia a mí, me acaricia y por la altura de arriba de mi hombro, veo que se asoma un brazo con un arma. Veo la figura del arma, pero no logro ver qué arma era. Retrocede y ahí yo me doy vuelta y lo agarro”, relató Javier, quien se encontraba a la izquierda del agresor. 

Al ser consulado sobre si el detenido le dijo alguna frase a la Vicepresidenta, contestó: "No escuché nada. Pero sí se escuchó que gatilló. Para mí, gatilló dos veces. No sé si Cristina se dio cuenta porque justo me doy vuelta porque veo el arma, giro hacia la derecha y lo agarro junto a otra gente. Varias personas se sumaron para agarrarlo porque en la vereda había varios. Lo agarramos y le decimos: ‘vos tenes un arma’ y él decía ‘no, no’; entonces lo tanteamos un poco y se le cayó el arma. Apenas vemos que cae el arma, parte de los organizadores –del operativo militante de protección de la Vicepresidenta- se lo llevan mientras un hombre pisa el arma y la retiene allí”.

 

El detenido pasó la noche alojado en una dependencia de la Policía Federal ubicada en la calle Cavia 3350, del barrio porteño de Palermo. El examen médico legista señaló que está "ubicado en tiempo y espacio", por tal motivo seguirá detenido en la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal hasta que se resuelva dónde y cuándo se lo indagará. La jueza ordenó esta madrugada allanamientos, cruces de llamados entre la línea telefónica del detenido y otros, además de la pericia sobre su teléfono.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!