Secciones
La pampa

El calvario de Lucio: varias veces fue llevado al médico por golpes, fracturas y traumatismos

Así lo constataron ante la Justicia diferentes instituciones médicas.

El homicidio de Lucio Dupuy sigue sumando pruebas y testimonio claves en los primeros días de la instrucción. Hoy, por ejemplo, la Justicia ya tiene en su poder la historia clínica del niño fallecido de cinco años, y allí constan al menos cuatro ingresos por lesiones, traumatismos o fracturas en distintos hospitales desde diciembre del 2020.

De hecho, el 15 de ese mes Lucio ingresó a la guardia del Hospital Moas de Santa Rosa por “traumatismos de miembro superior” y una “fractura expuesta en el dedo de la mano”. Pero eso no fue lo único que terminaron encontrando los profesionales de la Salud. Después de revisarlo, determinaron que también tenia una “fractura al nivel de su muñeca” y diversas fracturas “en otros huesos del carpo”.

Poco más de un mes después, Lucio tuvo que ir a la salita médica del barrio Río Atuel en donde vivía con su madre y la pareja de ella, debido a que presentaba traumatismos de miembros superior y lesiones superficiales compatibles con un trauma. No llegaron a pasar 15 días que volvió nueva mente a la salita por “heridas en una región no especificada del cuerpo”. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El último ingreso fue el 23 de marzo pasado, cuando lo diagnosticaron con una “mallet finger” que es una deformidad que se forma en el dedo después de varias fracturas que no son tratadas. En ninguno de los cuatro casos, por ahora, se puso en marcha el protocolo de violencia contra los menores de edad que rige para cuando llegan a los hospitales públicos y privados.

Junto con esta novedad, también se supo que uno de los vecinos de la madre de Lucio, Magdalena Espósito, y de su pareja, Abigail Páez, había intentado contactarse con las autoridades para denunciar a ambas pero dio una información errónea al hacerlo. “Lamentablemente, el hermano de esta vecina pasó mal la dirección y el patrullero fue a un lugar equivocado. Fue una presencia que no dejó nada", sentenció el jefe de Policía de La Pampa, Daniel Guinchinao, en referencia al llamado registrado que hizo Pablo Omar González, hermano de la vecina de Lucio. La mujer le había explicado a su hermano que en reiteradas ocasiones escuchaba como el niño era agredido por ambas.

"Después son actuaciones que se hicieron, teniendo en cuenta presentaciones de ambas partes, relacionadas con la tenencia del nene. Pero no hay nada, insisto, relacionado con un supuesto maltrato", afirmó Guinchinao. El jefe policial aclaró que las únicas denuncias radicadas en la ciudad de General Pico "son actuaciones tanto del padre, de los tíos y de la madre pero relacionadas con la tenencia", y no por violencia. ”Hay otro expediente pero por un impedimento de contacto por parte de la madre a la familia paterna. Solo eso", agregó.

En el medio de todo esto, quien también salió a dar su versión de los hechos fue la madre de Páez, Érica Frydlender, quien en declaraciones a una radio local de La Pampa blanqueó que intentó adoptar a Lucio.Abigail me dijo que Magdalena no lo quería al nene y yo se lo pedí”, sostuvo. “Hace un mes discutí con mi hija y le pedí la tenencia de Lucio para que no estuviera cerca de su madre. Ella me dijo que Magdalena no lo quería al nene”,agregó.

“Nosotros a Lucio lo amábamos. No hicimos lo que correspondía y me siento muy arrepentida. A la gente le digo que vaya a la Policía, aunque tenga que aguantarse la burocracia de la justicia”, reclamó. También, la mujer recordó que en varias ocasiones fue testigo de los maltratos hacia Lucio. “Acá yo le pedí que no le levantara la mano.Y ahí arrancaron los problemas. Últimamente no nos dejaban ver al nene”, señaló.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!