Secciones
Policiales

El cartonero que secuestró a M. podría ir a juicio por abusar de una nena de 4 años

Carlos "Carlitos" Alberto Savanz tiene antecedentes por abusar sexualmente de niños de su barrio, de su sobrino de siete años y hasta de sus dos hijas. 

Un país estuvo en vilo a comienzos del 2020. La desaparición de M, la búsqueda por días, los videos de las cámaras de seguridad desde Villa Lugano hasta Luján, el encuentro con su mamá y la posterior detención de Carlos "Carlitos" Alberto Savanz , el hombre que la secuestró, son imágenes que persisten en el inconsciente colectivo. Y en las últimas horas, se dio a conocer que el acusado iría a juicio oral, pero no por este hecho. 

El viernes, el fiscal Juan Condomí Alcorta, titular de la UFI N°1 de Presidente Perón, pidió la elevación a juicio de Savanz por "abuso simple de menores" por un hecho que ocurrió en una casilla que ocupaba el cartonero junto a su familia en la zona de Guernica durante los primeros días del aislamiento social y obligatorio a raíz de la pandemia. Allí, el acusado de secuestrar a M. abusó sexualmente de una nena de cuatro años, miembro de su familia y con quien mantenía un vínculo directo.

 

La denuncia fue hecha por la ex pareja del acusado, a quien echó del lugar a golpes de fierro tras enterarse de lo ocurrido, en una comisaría de la zona. El hecho fue descripto como una serie de tocamientos de Savanz a la menor, pero un reconocimiento médico-legal no encontró secuelas compatibles con un abuso con acceso carnal. Luego de que la víctima declarar en Cámara Gesell, el fiscal lo imputó y pidió la elevación del caso a juicio sin un jurado popular.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Cabe recordar que Luis Sierra, el hermano de Savanz (39), lo había acusado de haber “abusado” de su sobrino  y afirmó que siempre “manoseaba a chicos cuando aparecía en casa”. Savanz tiene antecedentes por abusar sexualmente de niños de su barrio, de su sobrino de siete años y hasta de sus dos hijas. De hecho, estuvo detenido por robo hace 16 años.

En aquella oportunidad, el hombre había contado que Savanz había abusado de su sobrino y aclaró que la familia no le habla porque sabe "la porquería que es”. "Era muy común que manoseara niños. Hace 5 años que no lo vemos a este. Mi sobrino le contó a su padre cuando tenía 12 años y no quiso que hagan la denuncia por vergüenza a que lo cargaran sus amigos, No es la primera causa que tiene”, había manifestado Luis.

Por su parte, Diego Sierra, el hermano mayor de Carlos, se había referido a la acusación de abuso de su sobrino y aseguró: “Sí, lo sé por mi hermana y por mi otra familia, yo no puedo decir ni sí ni no, sólo lo que me comentó mi familia. Hizo eso porque él fue toda la vida así: si le pone a diez muchachos jugando al truco y le pone diez pibitos jugando a la bolita, se va con los pibitos. Tiene problemas. Es un muchacho grande, pero no lo es. Es una criatura”.

 

Además, explicó que “el apellido Savanz" lo tiene porque su madre era menor cuando lo tuvo. "Tenía 15 años y se hizo cargo una asistente social y quedó con el apellido de ella en la partida de nacimiento. Va a seguir siendo mi hermano y por lo que haya hecho no lo voy a dejar de querer, lo lamento en el alma, no justifico lo que está haciendo (por el secuestro de M.”, había explicado Diego, quien tiene 9 hijos y vive en la ciudad bonaerense de Luján.

La desaparición de M. sucedió el 15 de marzo, cuando Savanz  -un cartonero que había aparecido hacía pocos días por la zona- le prometió que le iba a regalar una bicicleta. Tras pedirle permiso a la madre, no volvieron al lugar.  A partir de allí se inició una investigación, que incluyó el análisis de decenas de cámaras de seguridad que captaron el trayecto que realizó la niña con su captor a bordo de una bicicleta.

Finalmente, tras un llamado de una vecina al 911, efectivos del Comando de Patrullas de Luján lograron dar con Savanz cuando trasladaba a la niña en una caja colocada en la parte trasera de su bicicleta por las calles Las Heras y Gamboa, unas cinco cuadras de la Universidad de dicha ciudad de la provincia de Buenos Aires y a diez de la estación de trenes de esa localidad.

 

Inmediatamente el hombre fue detenido y la víctima fue puesta a resguardo en una dependencia policial hasta el arribo de su madre y de las autoridades judiciales y policiales intervinientes en la causa. Cabe recordar que la pequeña vivía con su mamá en la calle antes de ser secuestrada por Savanz, donde ambas estaban expuestas a muchos peligros. La mujer hacía todo lo posible para cuidar de su hija, mientras que además debía enfrentar la cruda realidad de su problema de adicción.

En abril de este año, la Sala VI de la Cámara Criminal y Correccional confirmó el procesamiento con prisión preventiva de Savanz por el secuestro de la menor por el delito de sustracción de menores. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!