Secciones
Horror en tucumán

El crimen de Rocío: los investigadores creen que la nena fue descuartizada y quemada

La niña de 4 años vivía con su madrina, quien está detenida junto a su pareja y su yerno.

Por el crimen de Rocío Milagros Rojas, la niña de 4 años que estaba desaparecida en el barrio tucumano La Chabela, este sábado el Ministerio Público Fiscal (MPF) de la provincia formalizó la acusación contra los sospechosos y así se dictó la prisión preventiva contra la madrina de la niña, su pareja y su yerno.

Los tres quedaron detenidos el viernes por orden del fiscal Ignacio López Bustos, titular de la Unidad Fiscal de Homicidios I, y ese mismo día fueron acusados por el delito de homicidio agravado por alevosía, premeditado por el concurso de dos o más personas, criminis causae y femicidio, en calidad de coautores.

Amalia Carolina Graneros, de 39 años, era madrina de la niña y quien la tenía bajo su cuidado, después de que ella misma confirmara que la madre de Rocío no estaba en condiciones de tenerla con ella.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Ante la policía, la mujer dijo que mientas ella no estaba en la vivienda ubicada en el asentamiento Chabela, su hija de 18 años había quedado al cuidado de su bebé de dos meses y de Rocío, pero que la nena salió y no volvieron a verla. Por eso, Graneros realizó la denuncia por la desaparición el jueves por la tarde y, desde entonces, la niña de cuatro años comenzó a ser intensamente buscada por la Policía.

Sin embargo, cuando los investigadores presionaron a la mujer tras el hallazgo de pruebas, ella confesó que la menor había sido asesinada y quemada.

"La madrina se quiebra porque se estaban presentando muchas pruebas y cuenta lo que habría pasado con la nenita. Debido a ese testimonio (realizado en presencia de la Fiscalía) llegamos al segundo lugar, a orillas del río Colorado: ahí se encontraron restos óseos fragmentados y quemados, pero tampoco se pudo determinar si es de la nenita o no. Hay un maxilar y un diente de leche, se podrá determinar con una pericia de ADN", explicó Juana Estequiño de Homicidios.

Según se desprende de la investigación, el viernes por la mañana la policía encontró en un predio un pozo con restos carbonizados que podrían pertenecer a la menor y, horas más tarde, siguiendo nuevas pistas, los investigadores iniciaron un rastrillaje a unos 10 kilómetros de ese lugar, sobre las márgenes del río Colorado, en un poblado llamado San Rafael, donde encontraron restos óseos y una muela de leche que podría pertenecer a Rocío.

Los investigadores creen que el cuerpo de la víctima fue descuartizado e incinerado antes de ser diseminado en distintos lugares, aunque todavía resta culminar con los estudios para confirmar que se trate de Rocío.

De acuerdo a la información aportada por el juzgado de Familia de la VI Nominación, Amalia Carolina Graneros no tenía la autorización judicial para estar a cargo de la niña, ya que la Justicia no se la había dado. Según consta en los documentos, el 5 de abril Graneros acudió a una comisaría y denunció a la madre de Rocío por malos tratos, pero no había quedado formalmente a cargo de la nena y su hermano.

Además de la madrina de la víctima, también está detenida la pareja de la mujer, Edgardo Hernán Caro, de 36, y su yerno, Mauro Ortiz, de 21, pareja de la hija de Graneros.

"Se trata de un delito aberrante con pocos precedentes en los últimos tiempos, en el que demostraron un desprecio por la vida. Se encontraron restos óseos en lugares diferentes. Entendemos que por las características del hecho, los imputados enfrentarán una pena de prisión perpetua", sostuvo el fiscal al fundamentar el pedido de prisión preventiva este sábado, basándose en los peligros procesales de riesgo de entorpecimiento de la investigación y peligro de fuga.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!